Innova

Salud mental, genética y factores ambientales

Algunos hábitos y prácticas modificables pueden tener incidencia sobre el desarrollo de diferentes enfermedades.

Temas:

El cerebro controla todas las funciones vitales y las superiores que nos definen como humanos. El cerebro controla todas las funciones vitales y las superiores que nos definen como humanos.
El cerebro controla todas las funciones vitales y las superiores que nos definen como humanos.

En el campo científico es usual el debate sobre el impacto que tiene la genética versus el ambiente en el desarrollo de enfermedades. Esta semana, varios expertos conversaron sobre este tema en el ámbito de la salud mental, en el “Café científico” que organiza la Senacyt una vez al mes.

La Dra. Gabrielle Britton, en su introducción, mencionó que la mayoría de las enfermedades, en general, son producto de la interacción entre una susceptibilidad genética y las experiencias o factores ambientales. En la neurociencia, su especialidad, muchas veces la pregunta gira en torno a si es posible evitar enfermedades como el alzhéimer o el autismo, cuando algún familiar lo tiene.

Un aspecto importante que se resaltó en el conversatorio fue la neuroplasticidad, que se refiere a la capacidad que tiene el cerebro para cambiar a lo largo de la vida, en función de cuánto se “use” o se aprendan cosas nuevas, lo cual mantiene las neuronas activas y formando nuevas conexiones.

Britton explicaba que desde el periodo prenatal hasta alrededor de los 20 a 25 años es una época “crítica” del desarrollo, en la cual se dan muchos cambios en el cerebro que determinan en quiénes nos convertimos.

Hay una variedad de trastornos neurosiquiátricos y neurológicos y la ciencia intenta identificar diferentes polimorfismos que puedan ser factores de riesgo.

“Según la literatura, un gran número de enfermedades neurosiquiátricas emergen durante la niñez y la adolescencia”, dijo Britton.

La plasticidad del cerebro es el fundamento por el cual la literatura apunta a que el ambiente puede tener un gran impacto en la incidencia y susceptibilidad a diferentes enfermedades.

Estudios desde mediados del siglo pasado demostraron que desarrollarse en un ambiente enriquecido tenía un gran impacto en la formación de nuevas sinapsis o conexiones neuronales y en la expresión de proteínas importantes para la plasticidad neural.

Aunque la capacidad de producir cambios disminuye con los años y el esfuerzo que toma hacerlos es mayor, muchos estudios muestran, por ejemplo, que aunque una persona se vuelva muy activa a los 60 años, puede retrasar el deterioro cognitivo y prolongar la vida.

“La gente se asombra porque cree que es inevitable envejecer, enfermar y morir. Pero la manera en que lo hacemos, creo que está más bajo nuestro control de lo que sabemos”, indicó Britton, quien recomienda un estilo de vida saludable.

‘DIETA’ TECNOLÓGICA

La tecnología se considera un factor ambiental que está influyendo en la aparición de algunos trastornos mentales, problemas de aprendizaje, e incluso, obesidad, al fomentar el sedentarismo.

La Dra. Emelyn Sánchez explicó que los rápidos cambios en la forma de socializar, aprender, comunicarse, etc. que impulsa la tecnología, a algunas personas les causa dificultad para adaptarse, y en los niños menores de dos años tiene un efecto en su desarrollo. Los bebés que empiezan a usar tecnología a muy tempranas edades no están “siguiendo” el rostro humano y esto afecta su percepción visual y auditiva.

En términos de memoria y lenguaje, [la tecnología] está produciendo un atraso en niños, que llegan con falsos autismos. Niños que no hablan, no conocen la dimensión del sonido. Para producir lenguaje debemos ver el rostro humano. Ellos no están percibiendo el sonido de la boca, porque la tableta es plana y muchas veces los muñecos que ven no son humanos, explicó.

Además, la tecnología ha mejorado la lectura rápida, pero en detrimento de la lectura comprensiva. Sí hay una mejoría en el tiempo de reacción, pero también una “sobrecarga de tareas” que lleva a las personas a sentirse exhaustas al final del día porque prestan atención a muchas cosas a la vez.

“No acumulamos datos porque todo está a la disposición. Eso es bueno porque permite usar la eficiencia cerebral para otras funciones, pero la escuela se ha quedado desfasada porque sigue siendo una acumulación de datos, y eso no es lo que te permite sobrevivir hoy”.

Impulsividad, hiperactividad, baja tolerancia a la frustración, poca perseverancia, nuevas adicciones, trastornos del sueño y de ansiedad, son algunas consecuencias adversas del mal uso de la tecnología, que lleva a las personas a querer que todo sea instantáneo.

La Dra. Sánchez explicó que hoy día, en la televisión y los videojuegos todo es muy rápido. Y cuando los niños se enfrentan al mundo real, que es más lento, le falta color, no hay “puntos”, retos u “otros mundos”, así que el mundo real se torna aburrido y tiende a haber síntomas de movimientos y de impulsividad. También, si se aburren de un juego, lo dejan, descargan otro. Y la escuela no funciona así. Todos estos pueden ser síntomas de trastornos de aprendizaje.

Por otro lado, si no hay periodos de tener calma y “aburrirse”, hay poca creatividad, porque son esos momentos los que estimulan las ideas.

La exposición a luz blanca todo el tiempo conlleva a trastornos del sueño. “Los adolescentes chatean a media noche y tienen problemas de concentración al día siguiente por alteraciones del sueño”.

También se dan trastornos de ansiedad al no revisar el teléfono celular; alucinaciones auditivas, personas que “oyen” su celular sonando; trastornos motores como dolores musculares, de cuello, y en la escuela, cuando un niño tiene mejor movimiento en un dedo que en toda la mano.

“Hay que tener una dieta tecnológica para los niños y para nosotros, para evitar estas dificultades”, concluyó la Dra. Sánchez.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

23 Jul 2017

Primer premio

6 4 1 5

BADC

Serie: 16 Folio: 8

2o premio

0129

3er premio

3908

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código