Sangre, como biopsia

Hoy se conmemora el Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer, un acertijo que está siendo estudiado por la ciencia.

Temas:

Sangre, como biopsia Sangre, como biopsia
Sangre, como biopsia

Científicos alrededor del mundo se esfuerzan por encontrar mejores mecanismos de diagnósticos, que le permitan al paciente con cáncer tener acceso a un tratamiento más oportuno, tarea encaminada hacia una tendencia denominada medicina de precisión.

Ahora la ciencia hurga en los misterios del cáncer en la sangre. Hoy, 4 de febrero, Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer, vale la pena destacar que actualmente se trabaja a nivel de investigación en una alternativa que busca reemplazar en un futuro la biopsia de tejido de un tumor maligno.

Se trata de la “biopsia líquida”, que no es más que la extracción de una muestra de sangre que analiza las células tumorales que circulan en esta para así estudiar la biología y la genética de ciertos tumores que están en estadios avanzados.

Este estudio en sangre es posible porque cuando las células mueren no desaparecen sin dejar rastro, sino que dejan su huella en forma de pequeños fragmentos de ADN que circulan en el plasma de la sangre, material conocido también como ADN libre circulante.

En los últimos años, ha cobrado fuerza la investigación de las células de cáncer circulante y de ADN de origen tumoral que circula en la sangre que ha dado como resultado esta alternativa experimental.

En el 2015, por ejemplo, el Vall d’Hebron Instituto de Oncología de Barcelona, España, se convirtió en el primer centro científico del mundo en contar con la tecnología de la biopsia líquida para evaluar a pacientes que padecen cáncer colorrectal metastásico (avanzado).

La española Ana Vivancos, doctora en bioquímica y biología molecular, que funge como investigadora principal del grupo de genómica del cáncer del Vall d’Hebron Instituto de Oncología, explica a La Prensa que la biopsia líquida consiste en el análisis de mutaciones tumorales en sangre.

La biopsia líquida, también conocida como test de biomarcadores [sustancias producidas por células cancerosas o por otras células del organismo como respuesta al cáncer] basados en la sangre, es un método más rápido, mucho menos invasivo (al ser una sencilla extracción de sangre) y altamente sensible para la detección de biomarcadores como el RAS en cáncer colorrectal metastásico, en lugar de una biopsia de tejido o un procedimiento quirúrgico, resalta.

“Aproximadamente la mitad de los pacientes con cáncer colorrectal metastásico tienen tumores con mutaciones RAS”, afirma Vivancos. Los resultados de estudios que evalúan el estado de estas mutaciones en estos pacientes han demostrado, afirma, que terapias con anticuerpos monoclonales (versiones sintéticas de proteínas del sistema inmunológico diseñadas para atacar un objetivo) especiales pueden mejorar los resultados en pacientes con este tipo de cáncer.

La ciencia desafía al cáncer

En la muestra de sangre de un paciente con cáncer podría estar toda la información que el oncólogo necesitaría para brindarle un tratamiento a la medida.

Y eso es lo que se persigue con la biopsia líquida, una metodología que consiste en captar, por ejemplo, el ADN libre de las células tumorales que se encuentra en la sangre del paciente, que se libera en determinadas circunstancias, como muerte celular, explica a este medio el doctor español en genética humana Javier Benítez, director del Programa de Genética del Cáncer Humano del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas, de Madrid, España.

“La cantidad de este ADN tumoral es mínima, pero suficiente para hacer determinados estudios”, agrega.

De acuerdo con Benítez, basta con tomar una muestra de sangre (alrededor de 10 mililitros y 15 mililitros) para recoger el ADN tumoral presente en el plasma sanguíneo. Esto permitirá estudiar la cantidad de ADN que hay circulando por la sangre, ya que “cuanta más cantidad, mayor masa tumoral, y viceversa”. También puede estudiar genes, y esto sirve para hacer un seguimiento de la enfermedad. Si con el diagnóstico hay una mutación en un gen tumoral, se pueden tomar muestras de sangre periódicamente para ver si se mantiene ese gen mutado o desaparece.

Con miras a impulsar este tipo de tecnología, los emprendedores Bill Gates y Jeff Bezos apoyan el surgimiento de GRAIL, una startup que se dedicará al estudio de la biopsia líquida.

NO HA LLEGADO A PANAMÁ

De acuerdo con el oncólogo Roberto Iván López, jefe del servicio de oncología del Instituto Oncológico Nacional (ION), la metodología de la biopsia líquida es un tema que ha evolucionado en los últimos años. “Todavía es un tema de investigación, no es una prueba establecida y aún no se están realizando este tipo de estudios en Panamá”, resalta.

Con esta técnica se ha permitido conocer la heterogeneidad del cáncer, monitorear la evolución de tumores, y se ha estado evaluando su valor como marcador pronóstico de la enfermedad y como marcador predictivo a la respuesta a distintos tratamientos, explica.

Pie. Expandir Imagen
Pie. LA PRENSA/credito

“También se está evaluando su utilidad en la resistencia que pueden desarrollar los tumores a las terapias establecidas”, afirma el médico, quien participó la semana pasada del Simposio de Tumores Gastrointestinales de la Sociedad Americana de Oncología Clínica, en San Francisco, Estados Unidos, en el que se abordó el tema de la biopsia líquida.

En otras palabras, la biopsia líquida podría mejorar el diagnóstico y el tratamiento del cáncer, dice el oncólogo Ignacio Véliz, del ION.

Actualmente no se utiliza para la detección temprana del cáncer, ya que su sensibilidad es muy baja para los estadios iniciales de la enfermedad, aclara Véliz.

A la fecha, agrega el oncólogo, las pruebas con la biopsia líquida se efectúan en casos de cáncer de mama, colon, próstata y pulmón.

La principal ventaja de la biopsia líquida es, a su juicio, que con ella se obtiene la información adecuada para ofrecerle al paciente un medicamento personalizado sin la necesidad de un procedimiento invasivo, como la biopsia de tejido.

Además, con la biopsia líquida se puede hacer “una monitorización en tiempo real del comportamiento del tumor. En lugar de tomar una muestra del tumor para evaluarlo, tomo una muestra sanguínea. Por otro lado, no tendría que esperar hasta aplicar seis semanas de tratamiento para saber si el tumor es sensible o no a una terapia, puedo tener esa información a los 21 días de haber administrado el tratamiento”.

Según el ginecólogo-oncólogo Jorge E. Lasso de la Vega Z., director de docencia e investigación, ya existen pruebas de este tipo para algunos cánceres, pero lo que se pretende es una prueba que sirva para la detección de todos los tipos de cáncer.

“El sueño es reemplazar radiografías, endoscopias, ultrasonidos, mamografías, etc. con una simple toma de sangre. Incluso se pretende detectar tumores que actualmente no tienen ninguna prueba que permita su diagnóstico temprano”. Solo queda esperar.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código