Sanz, mirada al horizonte

Más allá de las ventas de taquilla, el concierto de Alejandro Sanz logró reunir las características de un buen recital masivo.
ARTISTA. Sanz, sencillo y cándido durante la velada. ARTISTA. Sanz, sencillo y cándido durante la velada.
ARTISTA. Sanz, sencillo y cándido durante la velada.

A las 9:18 p.m. se apagaron las luces ambientales del Figali Convention Center.

Los gritos del público, conformado en su mayoría por mujeres, anunciaban la pronta aparición del artista.

Un juego de luces y proyecciones de video sobre el escenario sirvieron de exordio para aumentar la expectativa de los presentes, quienes a su vez corrían anhelantes por llegar a sus asientos antes de que se iniciara la velada. El telón blanco que cubría la tarima finalmente cayó, dejando ver a un Alejandro Sanz sencillo y cándido en medio del escenario.

Al concierto del artista madrileño, llevado a cabo el pasado jueves en la capital panameña, se le puede catalogar como un verdadero éxito. Más allá de las ventas de taquilla, el evento logró reunir las características de un buen recital masivo: Un grupo musical talentoso, un juego de luces impresionante y un artista admirado en toda América Latina.

La función se inició con fuerza al compás del tema Llamando a la mujer acción, seguido de la pieza Cómo decir sin andar diciendo. Antes de interpretar su tercer tema se dirigió a la audiencia, mientras explicaba su intención de “poner a todos de pie”, propósito que logró con solo tocar el primer acorde de Se vende.

El concierto ofrecido por Sanz forma parte de su gira mundial llamada “La música no se toca”, que se inició en octubre de 2012 y que ha recorrido otros países como Estados Unidos, Colombia, Perú, Brasil y Ecuador, y que continuará esta noche en Costa Rica.

Musicalmente hablando, gran parte del mérito en la actuación de Sanz se debió a su orquesta de 10 músicos, que dirigidos por el dominicano Mike Ciro complementaron las canciones con instrumentos heterogéneos como el piano, trompeta, percusión latina, guitarras eléctricas y voces híbridas que aportaron en distintos momentos variaciones musicales.

Alejandro también demostró su maestría en la guitarra, que aprendió a tocar a los 7 años, haciendo varios cambios entre acústico y eléctrico durante el concierto. En el evento compartió una anécdota juvenil, cuando le comentó a su madre su interés por ser artista. “Me dijo que eso era una utopía, y como decía el uruguayo Eduardo Galeano, está en el horizonte”, comentó. “Caminas hacia el horizonte y este se aleja. ¿Entonces, para qué sirve la utopía? Para eso, sirve para caminar”, dijo Sanz citando al escritor.

Su cuarto tema fue Desde cuándo, y le siguió un popurrí compuesto por Nuestro amor será leyenda, El alma al aire y Labana.

El concierto, que duró cerca de dos horas, fue ameno. Sanz, quien posee en su currículo 15 Grammy Latinos y 25 años de carrera artística, cantó unos 18 temas representativos de sus álbumes. La noche adquirió un halo de romanticismo, y entre cada pieza algunas parejas aprovecharon para robar un beso a sus acompañantes. El ápice del recital fue durante la canción No es lo mismo, que permitió a la banda hacer despliegue de sus habilidades melódicas para finalizar con una explosión de rítmica destacada por el riff de la guitarra eléctrica de Brittany Denaro.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código