´Stalkear´, una pulsión moderna

Aunque algunos lo vean como invasivo, el ´stalker´ se resguardará en la excusa de que Facebook fue creado para eso.
DATO. En Facebook hay recomendaciones de ‘cómo stalkear’ e incluso ‘instrucciones para stalkear correctamente’, realizados por quienes reivindican esta actividad. EFE DATO. En Facebook hay recomendaciones de ‘cómo stalkear’ e incluso ‘instrucciones para stalkear correctamente’, realizados por quienes reivindican esta actividad. EFE
DATO. En Facebook hay recomendaciones de ‘cómo stalkear’ e incluso ‘instrucciones para stalkear correctamente’, realizados por quienes reivindican esta actividad. EFE

Al consultarle a varias personas que no dudaron en confesarlo ­pero que prefirieron conservar su anonimato­ , revelaron que el estilo de acecho más popular en su época de estudiantes era “marcar a la casa del sujeto y cerrar el teléfono apenas contestara”.

Afirman, algunos con un dejo enamoradizo pero a la vez tétrico, que solamente “querían oír su voz”, aunque otros admiten, con sinceridad en demasía, que llamaban para saber “si estaba en su casa y con alguien”.

Estos stalkers ochenteros, que al revisar su pasado aseguran avergonzarse, afirman haber obtenido fotocopias del horario de clases de la persona fijada; seguido, fotografiado y hasta tener informantes que dieran señas de sus actividades, entrometiéndose en la vida de otros.

El stalker moderno no se asemeja a ese, ni mínimamente. Toda la información esta a la plenitud de un clic: sus fotos, sus pasatiempos, lo que le gusta y lo que no, sus amistades, actividades e incluso sus pensamientos.

No por nada se ubica la tentadora consigna en la parte titular de la red creada por Mark Zuckerberg: “¿Qué estás pensando?”.

Una investigación realizada por el profesor Kevin Wise, de la Universidad de Missouri, Estados Unidos, asegura la existencia de dos conceptos para tomar en cuenta en este tema.

Existe la “navegación social”, es decir, ver en Facebook las noticias de familiares y amigos, y “búsqueda social”, que se da cuando el observador se comporta como si estuviera obsesionado con quien está buscando, con el propósito de apoderarse de la persona, aunque sea de manera virtual y por medio únicamente de datos.

Según Ángel Saavedra, especialista en social media, esta práctica no está tipificada como delito “ya que quienes acceden a esos datos lo hacen de fuentes abiertas, es decir, que son datos publicados voluntariamente por las personas”.

Paulatinamente, lo que empieza como una actividad de fisgón, con el stalkear puede convertirse en una señal de acoso en tiempo real.

Esta obsesión, de conocidos o extraños, puede llegar a traspasar la pantalla, por ello es importante no aceptar a cualquiera como amigo, por más de esa sensación ambigua de gran privacidad.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

KNOCKOUT Julio Escobar: 'A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios'

A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios
Roberto Cisneros

Esta semana se cerró la etapa de pruebas del Concurso por la Excelencia Educativa. Hoy Julio Escobar, su creador, que además preside la Fundación para la Promoción de la Excelencia Educativa –que ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código