Mañana: Café con La Prensa sobre la reestructuración de la ciudad de Panamá

Tántalo Kitchen

La columnista aplaude tanto los ingredientes frescos como la relación costo calidad de este establecimiento.

Cuando entré al sitio, comencé a refunfuñar para mis adentros porque las sillas son altas, como de bar, y la altura de las mesas acorde. Pero las sillas resultaron más cómodas de lo que consideré. El menú, impreso en una hoja tamaño legal, muestra que la línea culinaria es de clásicos internacionales, pero panameñizados.

Lo primero que pedimos fueron unas berenjenas con una crema de albahaca con pepita de marañón y reducción de balsámico. Las berenjenas vienen en delgadas tiras, como un carpaccio, decoradas con una pasta de pepitas de marañón molidas con albahaca, parmesano rallado y unos toques de balsámico. De sabor delicioso, pero demasiado pastoso en boca. Otro plato que exhibió un toque criollo fue el “Saganaki a la panameña”, queso prensado, apanado y frito, con un toque de orégano. La porción es generosa, pero en mi opinión el orégano sobró. Lo prefiero mil veces con un toquecito de jugo de limón. Aparte de ello, pedimos un pulpo criollito: mi RdT se quejó de que le tocó un trozo duro, pero a mí no. Viene salteado con sus mitades de tomate uvita, un toque de ajo y ají peruano. Bueno para los picanteros. A sugerencia de nuestro salonero pedimos los langostinos Tía Michelle, que vienen con cáscara en una salsa con mantequilla y mezcla de especias que tiene un sabor bastante parecido a la famosa pasta harissa de Túnez, con bastante polvo de pimentón y un toque de limón. Sabe bien remojada en los panecillos que acompañan el plato, aunque hago la salvedad de que el coco que trae la salsa ni asomó la cabeza. Los mismos panecillos arropan las mini albóndigas de los sliders o hamburguesas pequeñitas, que traen arúgula, cebolla morada y queso azul, con un ketchup casero, presuntamente de tomate de árbol y jalapeño. Interesantes y sabrosonas.

Entre los platos fuertes, optamos por el filete con salsa de tamarindo. Viene encima de hojas de mostaza salteadas, con una salsa con tamarindo y Worcestershire (salsa inglesa, m´ijo), que evoca al ketjap manis, una salsa indonesia a base de fermento de soja, miel de palma y otros saborizantes.

De postre, unos Bananas Foster, el famoso plato de Nueva Orleans, que aquí viene con dos rebanadas de pan blanco rebozadas, bananos caramelizados con mantequilla y canela, y bolas de helado. La porción es generosa y de ella comimos gustosas tres personas. El sitio se está convirtiendo en punto de reunión para el set boho y las habitaciones de los pisos superiores han sido decoradas por artistas locales, y reflejan los eclécticos gustos de cada creador. Bar completo. Dixit.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

KNOCKOUT Julio Escobar: 'A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios'

A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios
Roberto Cisneros

Esta semana se cerró la etapa de pruebas del Concurso por la Excelencia Educativa. Hoy Julio Escobar, su creador, que además preside la Fundación para la Promoción de la Excelencia Educativa –que ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código