Tecnologías emergentes aplicadas en la educación

La consultora Ruth Martínez recomienda un cambio de actitud y el fomento de la innovación en el sector educativo.

Los entornos virtuales, junto con nuevas metodologías y conceptos en el ámbito de las tecnologías emergentes, son herramientas valiosas para el aprendizaje, plantea la investigadora española y consultora en innovación educativa, Ruth Martínez. “Se está cambiando la forma de impartir la formación, con un enfoque más dirigido a la gestión de emociones y al alumnado”, expresa.

Las tecnologías emergentes a las que se refiere Martínez comprenden las telecomunicaciones, los dispositivos móviles, códigos QR, la realidad aumentada, juegos, mashups y ambientes 3D, entre otras, que, a nivel global, están apoyando tendencias como la gamificación, el e-learning y el flipped classroom (“el aula al revés”), en la que los estudiantes realizan más tareas en la clase que en la casa y trabajan más en equipo de forma interactiva.

“El profesor no tiene que temer a la tecnología ni volverse un experto en cada nueva tecnología que aparezca en el mercado, lo más importante es su actitud para incentivar a los alumnos a aplicarlas en tareas o para resolver ciertas situaciones”. Por ejemplo, menciona la consultora, en las matemáticas, o en tomar fotos de edificios que se parezcan geométricamente a ciertas figuras.

Para Martínez, experta en en diseño de actividades de aprendizaje con tecnologías emergentes, actualmente hay tanta penetración de tecnologías en la sociedad que es absurdo centrarse en las competencias basadas en saber cómo funciona Excel o Powerpoint, o una aplicación móvil.

“Cuando el docente quiere adquirir ese conocimiento, el alumno ya le ha dado dos vueltas. Es mucho mejor, desde mi punto de vista, la tendencia de los flipped classroom, plantear retos, desafíos, para que el alumno tenga unas competencias o habilidades, una actitud basada en el esfuerzo, la resiliencia, la tolerancia al fracaso y entusiasmo para sacar lo mejor de ellos y resolver problemas, por ejemplo, en el caso actual de Panamá, para el ahorro energético”.

De esta manera, según la consultora, no se trata tanto de apoyar la inversión o gasto en tecnologías emergentes, sino otros temas, como el fomento de la creatividad, la innovación, la motivación del alumnado y el ´emprendizaje´. Además, destaca Martínez, antes de usar cualquier tecnología, hay que plantearse el porqué y para qué.

“Los profesores deben preocuparse de que los alumnos logren los objetivos pedagógicos que les han marcado, y deben diseñar actividades de aprendizaje que les resulten suficientemente motivadoras para que ellos las quieran hacer”.

La consultora, que dictó esta semana un taller y una conferencia sobre estos temas en la Universidad Tecnológica de Panamá (UTP), considera que la experiencia ha sido como “una semilla” y ha despertado bastante interés localmente, a nivel de investigación, de docencia y de proyectos para el Centro de Investigación, Desarrollo e Innovación en Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (Ciditic) de este centro educativo.

“La base del conocimiento de un país reside en la investigación básica y aplicada”, concluye. “Tiene que haber sinergias para llevar a cabo ideas y proyectos”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código