Tiburones de las finanzas

Serán pocas las producciones sobre finanzas, pero han sido dirigidas por maestros como Frank Capra, Oliver Stone, Joel Cohen y Michael Moore.

Uno de los primeros títulos que inició la corta relación entre la bolsa y el cine fue La marca de fuego (1915), de Cecil B. DeMille, que narra los dolores de cabeza de un broker de Wall Street que tenía una esposa que no solo era un saco sin fondo en cuanto a gastos se refiere, sino que además le gustaba tomar prestado dinero de un fondo benéfico para hacer sus propias inversiones, y los resultados eran desastrosos.

Mientras que la comedia Big Business Girl (1931), de William A. Seiter, demuestra que las piernas y el cerebro de una chica guapa (Loretta Young) pueden ser la mejor tarjeta de presentación para hacer excelentes inversiones.

En el drama La locura del dólar (1932), de Frank Capra, un presidente de un banco ve cómo la caída de la bolsa y un robo millonario por parte de uno de sus empleados pone en peligro su trabajo y su matrimonio.

Traición (1948), de Edgar G. Ulmer, es una producción del cine negro en torno a un tipo que aparenta ser bueno como la miel, pero en el fondo devora las fortunas ajenas y a cuanta mujer se le ponga al frente.

En tanto, La pasión de su vida (1950), de Gregory Ratoff, retrata a George Constantin, un hombre de negocios implacable, que no perdona una, que todo tiene para él el signo del billete verde, pero su talón de Aquiles es su hija, a la que se le ocurre enamorarse de un reportero que investiga los trapos sucios del señor George.

PREMIADAS

Robert Wise se une a tan selecto clan con La torre de los ambiciosos (1954), la primera producción de esta temática que logra éxito rotundo a nivel de distinciones, pues recibió cuatro nominaciones al premio Oscar, así como el premio especial del Festival de Cine de Venecia. Gira en torno a cómo los herederos de una empresa de muebles usan todos los recursos para tratar de quedarse con el negocio.

Otra que recibió una nominación al Oscar, esta vez en el aparte de mejor vestuario, fue Tiburones de las finanzas (1956), de Henry Koster, en la que un hombre dedicado a los negocios busca a su sucesor.

La comedia Entre pillos anda el juego (1983), de John Landis, nominada a la estatuilla dorada como mejor canción original, es una contienda entre un pesimista y un humanista sobre si el ser humano es bueno o lo contrario.

Después aparece uno de los títulos más emblemáticos de este recuento parcial: Wall Street (1987), de Oliver Stone, por el cual Michael Douglas obtiene un Oscar y un Globo de Oro al encarnar a Gordon Gekko, un tipo de negocios de la peor ralea. En 2010 llegó una segunda entrega.

Otro cineasta de calibre que exploró a los agentes de bolsa fue Brian De Palma con La hoguera de las vanidades (1990), aunque los resultados estéticos fueron inferiores frente a lo obtenido por Stone. La prueba es que este drama recibe el poco envidiable elogio de llevarse cinco nominaciones al Razzie, incluyendo peor película, director y guion.

Mientras que los trucos poco honorables de unos agentes inmobiliarios en Chicago colaboran al nacimiento de un clásico: Glengarry Glen Ross, del director James Foley, cuyo guion está basado en una reverenciada obra de teatro de David Mamet, quien firma el texto fílmico. Al Pacino fue nominado al Oscar como mejor actor de reparto.

Una polémica novela de Bret Easton Ellis es el punto de partida de una película de culto: American Psycho (2000), de Mary Harron, y cuyo estreno ocurrió en el Festival de Stiges, que muestra a Patrick Bateman (Christian Bale), un implacable miembro de Wall Street que pierde la cordura.

Otro tratado duramente por los Razzie fue ¿Conoces a Joe Black?, de Martin Brest y protagonizada por Anthony Hopkins (un recio magnate) y Brad Pitt (la muerte personalizada), que obtuvo una nominación a la peor secuela.

En El Informador, thriller de Ben Jounger, Seth (Giovanni Ribisi) tiene un comportamiento tan despreciable que parece el sobrino de Gekko y hermano de Patrick Bateman.

BUENOS SUJETOS

Doug (Michael J. Fox) es uno de los pocos personajes fílmicos sanos de este grupo. Se trata de un conserje que sueña con abrir su propio hotel, aunque un experto en finanzas no está de acuerdo con ese anhelo en Conserje a su medida (1993), Barry Sonnenfeld.

Joel Cohen en la dirección y con un guion firmado por él, su hermano Ethan y su amigo Sam Raimi, se hace cargo de El gran salto, brillante radiografía de la ambición más loca cuando los accionistas de una influyente empresa comienzan a rastrear a la persona más ingenua para contratarla como nueva directora de la compañía y manipularla a su antojo. Estuvo en competición en el Festival de Cine de Cannes.

Laurel Ayres (Whoopi Goldberg) tiene más talento que un puñado de sus colegas hombres, pero en el oficio de analistas financieros ser hombre es un plus que ella pretende destruir en la comedia Cómo triunfar en Wall Street (1996), de Donald Petrie.

Otro pan de Dios es Chris Gardner (Will Smith), que la pasa color de hormiga junto a su hijo, pero luego triunfa en la cinta En busca de la felicidad (2006), de Gabrielle Muccino, y por la que Smith fue nominada al Oscar y al Globo de Oro.

Hay que mencionar a la cinta Mentiras mortales, que estuvo en la sección oficial del Festival de Cine de San Sebastián y por la que Richard Gere recibió una nominación como actor principal dramático en los Globos de Oro. Gere es Robert Miller, que tiene una hermosa esposa, una hija adorable, una gran fortuna, pero esto último no es tan cierto si les preguntas a sus acreedores. Encima, le pone los cuernos a su señora. O sea, su vida es un cuadrado.

DOCUMENTAL

El género documental también ha dado su gran aporte con tres ejemplos: Enron, los tipos que estafaron a América (2005), de Alex Gibney; Capitalismo: una historia de amor (2009), de Michael Moore; e Inside Job (2010), de Charles Ferguson.

El primero es un abordaje sobre la empresa Enron Corporation, protagonista de un sonado escándalo financiero. Mientras que Moore pone en su sitio a los integrantes de Wall Street y Ferguson nos explica cómo ocurrió la debacle de la economía global en 2008.

Enron fue nominado al Oscar como mejor documental, categoría que se llevó Inside Job, y el de Moore fue aplaudido en el Festival de Venecia.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código