La fiesta de la pollera

El Concurso Nacional de la Pollera Margarita Lozano será hoy desde las 3:30 p.m. y se tiene previsto que finalice a las 7:30 p.m.

Temas:

La fiesta de la pollera La fiesta de la pollera

La fiesta de la pollera

La pollera no es una vestimenta basada en la moda, es un símbolo de la identidad panameña. La pollera no es una vestimenta basada en la moda, es un símbolo de la identidad panameña.

La pollera no es una vestimenta basada en la moda, es un símbolo de la identidad panameña.

Julio es un mes en que Las Tablas, provincia de Los Santos, se viste de fiesta, pues rinde homenaje a su patrona la virgen de Santa Librada.

Junto a esta festividad religiosa también se realiza cada 22 de julio el Festival Nacional de la Pollera, que encierra el Concurso Nacional de la Pollera Margarita Lozano.

Este certamen recibe el nombre de doña Margarita Lozano, quien fue la primera reina de este festival, que se llevó a cabo en 1957.

Hoy miércoles, desde las 10:00 a.m. hasta las 2:00 p.m. se realizarán las inscripciones para esta competencia, que incluye cinco categorías, recuerda Eduardo Cedeño Ducasa, presidente del Club de Leones de Las Tablas, organizadores de este evento.

Las secciones a evaluar serán las polleras de gala, que incluyen las marcadas, las zurcillas y las sombreadas caladas. Las otras dos categorías contemplan las polleras regionales y la pollera montuno.

Para la elección de estos galardones, el jurado evaluará la confección, el donaire y el joyero, detalla, por su parte, Deysi de Cárdenas, coordinadora del Festival Nacional de la Pollera.

Se escogerán cuatro ganadoras por categorías. Sin embargo, aclara, solo competirán por el galardón máximo del concurso, que es la medalla Margarita Lozano, las ganadoras del primer lugar en las tres categorías de polleras de gala. En este punto, el jurado solo calificará la confección, resalta.

Al hablar de los premios, indica que serán joyas de oro que fabrican los orfebres de Los Santos y cada una está valorada en mil dólares.

El concurso, que se realiza en el Gimnasio Auditorio de Las Tablas, arranca a las 3:30 p.m. y se tiene previsto que finalice poco más de las 7:30 p.m., aunque eso dependerá de la cantidad de participantes que se inscriban.

En 2014 compitieron alrededor de 68 empolleradas, dice Deysi de Cárdenas, recordando que la ganadora en esa ocasión fue Stephania Ceballos.

Una vez finalizada la selección de las ganadoras 2015 habrá un recorrido por las principales calles de Las Tablas, junto a la reina de la LVII versión del Festival Nacional de la Pollera, Morgan McGowen.

Este evento es solo una pequeña muestra del amor por esta vestimenta tradicional. Sin embargo, hay quienes la lucen de manera incorrecta, en opinión de los folcloristas, quienes señalan algunas de esas fallas.

Trastocar el traje típico

La esencia de la pollera como traje típico nacional está basada en la delicadeza de la mujer para confeccionar un vestido para su uso con los elementos que la engalanen.

Este vestuario es un símbolo esencial de “nuestra identidad. Nos define como una cultura propia, al igual que nos ata a nuestras raíces europeas y afrocaribeñas”, expresa el folclorista panameño Cristóbal Rodríguez.

Esta esencia, dice Rodríguez, se ve afectada por los aportes de las técnicas nuevas de elaboración, lo que influye en la evolución, corte y confección de la pollera.

El fallecido folclorista Edgardo De León Madariaga opinaba en su libro Presencia y Simbolismo del Traje Nacional que “la mujer panameña no ha tenido limitaciones para la aplicación de las variadas telas, la amplitud de los paños, las labores y riqueza en el uso de su joyero”.

Elaborar la pollera implica una gran responsabilidad por parte del artesano, ya que debe tener el conocimiento necesario para no afectar su esencia, opina Rodríguez, quien reside en Estados Unidos y realiza desde hace 19 años el Encuentro Folclórico Panameño en Tampa, Florida.

MANTENER LA ESENCIA

Hoy día se pueden observar fallas como la mezcla de arreglos, abalorios y adornos con polleras que usualmente tienen sus propias características, considera Khrisna Camarena, miembro del Consejo Internacional de Organizaciones de Festivales de Folclore y de las Artes Tradicionales.

En cuanto a las labores de este vestuario, hay polleras de gala que lucen dibujos de un tamaño desproporcionado, señala el investigador de polleras Eduardo Cano.

Otro punto en el cual se está fallando, añade, es cuando se usan cintas de dos colores en los enjaretados (pasar las cintas del cuello de la camisa).

Al hablar del arreglo de la cabeza de la dama, se deben usar tembleques de colores y no de un solo color como muchos lo hacen, afirma.

También se encuentran casos en que los pistilos de las flores de los tembleques son muy grandes y la cabeza se ve deforme.

En este renglón, Camarena menciona que hay piezas que tienen arreglos de tembleques santeños en una pollera enjaretada al estilo penonomeño, por ejemplo.

Por otro lado, si eligen utilizar sombrero, deben usarlo solo o con algunas flores de tembleques que vayan por debajo del ala del sombrero, y que no pasen por detrás de las orejas, advierte Cano.

Pasando al plano del joyero, se tiene que saber cuáles son las prendas adecuadas. Hay quienes exageran en las cantidades de prendas, incluso, las repiten y eso se nota a simple vista, dice.

Por ejemplo, en las polleras montunas se deben usar tres cadenas y no el joyero de una pollera de gala. Estas cadenas son la guachapelí, el rosario y la cadena chata. Además, el tapa hueso debe ser de cinta negra y no de colores, porque le quita vistosidad al vestuario.

OBSERVACIONES

A estos cambios que les llaman “evolución no les veo razón de ser, ya que la pollera no es una vestimenta de moda, como algunos quizás piensan; la pollera es un símbolo de la identidad panameña”, reitera Eduardo Cano.

Señala que las personas primero deben saber el tipo de pollera que van a arreglar, y si no tienen el conocimiento, hay que asesorarse.

Luego de saber cómo ataviar a la empollerada, deben asegurarse de tener los accesorios indicados.

Otro aspecto que algunos también pasan por alto es el planchado, tanto la camisa como el pollerón deben plancharse con talles proporcionados con una prudente separación. “Nunca la pollera debe plancharse con talles pequeños o plisados, pues le resta gracia, volumen y no permite apreciar el diseño de la labor”, explica.

En tanto, el folclorista Cristóbal Rodríguez resalta que el buen gusto y el sentido común siempre están dentro de la moda, pero hay que evitar el uso exagerado de prendas y tembleques que no permiten apreciar la belleza de las peinetas y tocado.

Estas equivocaciones se observan tanto en fiestas patrias como en patronales, actividades escolares y desfiles, entre otros eventos, enumera Khrisna Camarena.

También se nota en algunos grupos de proyección artística que han variado los arreglos, telas y formas por la necesidad escénica o la creatividad del director de cada grupo, comenta.

Considera que estos errores se dan por la falta de divulgación apropiada sobre este vestuario.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

CUATRO APREHENSIONES Ventura Ceballos irá este viernes a audiencia

En la actualidad permanece en una celda de alta seguridad, cuyo paradero no ha sido informado a la ciudadanía, debido a sus dos fugas anteriores.
LA PRENSA/Roberto Cisneros

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código