Vestir de naturaleza

/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_20141203qpQyAQ.jpg /deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_20141203qpQyAQ.jpg
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_20141203qpQyAQ.jpg

Ya lo venía anunciando Greenpeace y otros organismos ambientalistas. Algunos químicos utilizados en la ropa de marca, que tanto nos gusta, podrían resultar peligrosos, porque al liberarse en el medio ambiente y degradarse dan lugar a otros componentes responsables de trastornos más graves como el cáncer.

Para probar esta hipótesis, en 2012 Greenpeace analizó 141 prendas de 20 marcas conocidas en todas las latitudes, probando así que casi todas tenían un químico llamado etoxilato de nonilfenol, que en cantidades elevadas podría ser un disruptor hormonal.

Estos resultados fueron denunciados por Greenpeace en el informe “Puntadas tóxicas, el lado oscuro de la moda” (www.greenpeace.org/international/en/publications), que puso en el ojo del huracán a varias firmas europeas y estadounidenses de uso habitual entre los consumidores de la moda.

Los químicos utilizados en la industria textil responden a la necesidad de lavado y teñido de las prendas. No obstante, al mezclarse con el agua resulta tóxico para la fauna acuática, sin contar los quebrantos que podría ocasionar a la salud humana.

En la actualidad, hay cerca de 11 compuestos que Greenpeace propone eliminar en esta industria para evitar mayores impactos a la naturaleza.

A esta propuesta se han unido varias empresas de moda, como la sueca H&M, que ya presentó su primera línea de ropa ecológica basada en telas de algodón, lino orgánico y poliéster reciclado.

Aunque este tipo de prendas sigue siendo difícil de conseguir y presentan otros inconvenientes, como sus costos elevados, paulatinamente las empresas de diseño y las grandes firmas comienzan a ceder para darle oportunidad a una nueva forma de vestir.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Rescatistas panameños se encuentran en México, con el objetivo de reforzar las labores de rescate y asistencia humanitaria.
Cortesía/Sinaproc

TRAS SISMO DE 7.1 GRADOS Panamá lidera uno de los equipos de rescate en México

Panamá lidera este jueves 21 de septiembre de 2017 uno de los grupos que –con el uso de equipo liviano– se encuentra apoyando las labores de búsqueda y rescate bajo los escombros de los edificios que colapsaron en la ciudad de México, tras el potente sismo de 7.1 grados ocurrido esta semana.

Así lo dio a conocer el director general del Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc), José Donderis, quien detalló el apoyo que está brindando el grupo de socorristas panameños, conformado por 35 especialistas.

El equipo de rescatistas panameños participó este miércoles 20 de septiembre en tareas de rescate en estructura colapsadas en el área de Linda Vista, en la ciudad de México. Allí se localizaron tres cuerpos y este jueves acaban de ser reasignados a dos sectores más, contó Donderis.

 


"Esperamos localizar a personas con vida en las próximas 48 horas, ya las tareas de rescate en superficie terminaron", agregó el funcionario.

Donderis dijo también que se prepara a un segundo equipo USAR (Urban Search And Rescue) Panamá, que fue asignado al área entre las calles de Quéretaro y Medellín. Este equipo va a trabajar en conjunto con los bomberos del estado de Tijuana, detalló el jefe del Sinaproc.

Más de 50 sobrevivientes han sido rescatados de varios sitios de desastre en ciudad de México, desde que el sismo de magnitud 7.1 sacudió la tarde del martes el centro del país, dejando hasta ahora al menos 245 muertos y mil 900 heridos.



Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código