Feria Internacional del Libro de Panamá

Violencia primitiva

Sergio Ramírez recibirá mañana el Premio de Honor ‘Panamá Negro’ en la Feria Internacional del Libro de Panamá.

Temas:

Sergio Ramírez. Cortesía  Sergio Ramírez. Cortesía
Sergio Ramírez. Cortesía Centroamérica Cuenta

Sostiene Sergio Ramírez que la literatura negra (o policíaca) explora el lado primitivo del hombre. De eso sabe este autor nicaragüense, pues ha contribuido a este género con títulos indispensables como Castigo divino (Alfaguara, 1988), ‘El cielo llora por mí (Alfaguara, 2009) y Ya nadie llora por mí (Alfagura, 2017).

La Feria Internacional del Libro de Panamá le otorgará el Premio de Honor “Panamá Negro” mañana 19 de agosto, a las 8:00 p.m., en el Salón Portobelo de Atlapa.

Para el creador de Centroamérica Cuenta, importante encuentro literario de la región, recibir esta distinción es de “una bondad generosa, porque no soy solo escritor exclusivo de novelas negras. Para mí es un asunto de procedimiento, busco la forma que encaja en lo que quiero contar”.

Su acercamiento a los más sombríos rincones del humano se debe a su “necesidad de retratar la sociedad tal como es, o como yo la veo”.

La novela negra, entre otras, evidencia los demonios internos de cada quien. “Somos violentos refrenados, que siempre conservamos algo del demonio que alguna vez fuimos en tiempos más primitivos. El instinto es el que engendra la violencia, y eso no lo hemos perdido. El instinto creado en la oscuridad de la cueva, en la manada”.

Sobre Ya nadie llora por mí, que es la continuación de El cielo llora por mí, y que llegará a las librerías de Iberoamérica en octubre, adelanta que tiene como principal al mismo personaje, el inspector Dolores Morales, “solo que retirado ahora de la policía y dedicado a precario investigador privado en Managua, averiguando infidelidades conyugales. Pero es la Managua de hoy día donde florecen los árboles de fierro en parques y avenidas”.

Sergio Ramírez ha obtenido el Premio Internacional Dashiell Hammett de Novela (1990) por ‘Castigo divino’ y el Premio Internacional de Novela Alfaguara (1998), por ‘Margarita, está linda la mar’, entre otros. Expandir Imagen
Sergio Ramírez ha obtenido el Premio Internacional Dashiell Hammett de Novela (1990) por ‘Castigo divino’ y el Premio Internacional de Novela Alfaguara (1998), por ‘Margarita, está linda la mar’, entre otros. AFP

LA SORPRESA AL FINAL DEL TÚNEL

A Sergio Ramírez le gusta la poesía, la música y el cine, tanto como leer y crear obras en torno a la corrupción y a la suciedad de la sociedad.

Le agradan esos detectives y policías de pasado poco claro, callados y taciturnos, pero que son capaces de ir tras seres marginados que les encanta hacer añicos a la ley y a la justicia.

ENSEÑAR EL ALMA

-¿Qué se aprende sobre las tragedias humanas escribiendo novela negra?

En el crimen, es la mano oscura de la adversidad la que toca a las personas. En los asesinatos, el muerto desaparece de la escena, pero en ella entran otros, deudos, amigos, enemigos, investigadores, cómplices. De todos ellos hay que enseñar el alma, que ya sabemos también es no pocas veces oscura. Es lo que uno debe saber ver, esa oscuridad, y aprender las maneras de verla.

-¿Cuáles pasiones calan más en esta narrativa?

Lo que está en toda la literatura: amor, locura, muerte, poder y sus ramificaciones y contrarios: odio, bondad, arribismo, dinero fácil, envidia, sometimiento, vicios, solo que puesto todo desde la perspectiva de lo que está por ser descubierto, es decir, en el túnel del misterio, al final del cual se halla la sorpresa.

-¿Sus autores de novela negra de cabecera?

Edgar Allan Poe, por supuesto, en el altar mayor. Y los dos ángeles guardianes que son Joseph Chandler y Dashiel Hammett. Y por su sutileza, no falta en esos altares Simenon.

-¿Cuál es su detective literario preferido?

El inspector Maigret de Simenon. Tranquilo, casero, pegado a su pipa, toma con calma su copa de calvados, reflexiona, ya se sabe que es agudo, aunque no lo muestre. En las obras completas de Simenon entro por cualquier puerta a una casa inteligente.

CARENCIAS SOCIALES

-Este género evidencia que este mundo le hace falta justicia social. ¿Cree que ese es el peor de los problemas de América Latina?

En la novela policial anglosajona, y en general en la europea, la razón y la ley rigen la trama. No se puede pensar en jueces corruptos ni en policías venales, y el entramado social y político pocas veces aparece. En América Latina el escenario es absolutamente contrario, y el investigador resulta afectado por la anormalidad de las instituciones, es rozado por la corrupción o cae en ella, o por fuerza se vuelve cínico. No hay detectives entre nosotros que no sean oscuros, o que no reflejen las carencias sociales, mal pagados, poco reconocidos socialmente.

-¿La realidad es aún más sombría que lo plasmado en la novela negra?

La realidad latinoamericana es más sombría que como se la ve en las novelas, y yo diría que difícil de seguir, porque muta constantemente. Los hilos de la corrupción son una verdadera madeja. La corrupción es transnacional, si no veamos el caso Odebrecht, que alcanza muchos países. Ni en África hay tantos expresidentes presos, o prófugos, como aquí.

-¿La novela negra debe, idealmente, estar comprometida con la sociedad del presente, en cuanto a evidenciar lo que no anda bien entre nosotros?

La novela negra se convierte es un arma de denuncia, aunque el novelista no se lo proponga. O ayuda a la gente a reconocer, y a recrear, lo que le están diciendo los medios de comunicación. La novela negra parte de una perspectiva ética porque contamos las cosas como están ocurriendo, con la esperanza, a lo mejor vana, de que un día sea todo lo contrario: sociedades basadas en el respeto institucional y en la transparencia de quienes gobiernan. En ese sentido, contamos más bien crímenes públicos que crímenes privados. Son más atractivos aquellos.

-¿Qué novelas negras le han gustado como lector en los últimos años?

Te lo digo por personajes, más que por títulos: Pepe Carvahlo de Vásquez Montalbán; Mandrake de Rubem Fonseca; el Zurdo Mendieta, de Elmer Mendoza y Mario Conde de Leonardo Padura.

-¿Qué películas sobre personajes o situaciones propias de la novela negra le agradan más?

Las negras-negras clásicas como El Halcon Maltés, del realizador John Huston, con el insustituible actor Humphrey Bogart, o Chinatown, donde Roman Polanski dirige a John Huston; y las nuevas, las series de Mandrake y Conde. Sin olvidar la serie donde Bruno Cremer encarna a Maigret, tan bien como lo hacía en el cine Jean Gabin.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código