Más allá de la visual urbana

La urbe panameña debería contar con obras artísticas de exteriores que reflejaran la identidad de sus habitantes.

Las muestras artísticas en las urbes dotan de iconicidad a los espacios y, lo que es más importante, los humanizan. Dejan ver a quien recorre las avenidas o los parques parte de la identidad del pueblo que lo habita.

Según el escultor Marcos Lee, este tipo de obras de exteriores “tiene que estar justificado y entrar en diálogo con el entorno que le rodea, tener un fundamento, un sentido”.

La ciudad de Panamá posee los espacios propicios para este cometido, sin embargo, no son aprovechados.

ESCULTURA EXISTENTE

La escultora Donna Conlon observa que la escultura que más abunda en la ciudad son los bustos de corte figurativo que recuerdan a personajes históricos, muchos de los cuales son obra de artistas extranjeros.

Entre los más conocidos están la estatua de Vasco Núñez de Balboa, realizada por el escultor valenciano Mariano Benlluire y donada por el rey Alfonso XIII de España al gobierno de Belisario Porras en 1921; la estatua ecuestre del general Tomás Herrera, obra del artista francés Augusto Denis, la única de este tipo en el país; la escultura en honor a Belisario Porras, en el parque que lleva su nombre, desvelada en 1948 por el presidente Enrique Jiménez y a cargo del escultor español Victorio Macho.

Más recientes son la Cabeza de Einstein, el busto del genio encargado por el Consejo Comunitario Hebreo de Panamá, obra del escultor panameño Carlos Arboleda, la cual fue inaugurada en enero de 1968; y el Monumento a Arnulfo Arias que Mireya Moscoso inauguró en 2002, del artista colombiano Héctor Lombana.

Hay otros de tipo memorial como El Friso alegórico a la justicia, conocido como el monumento a José A. Remón Cantera, que data de 1957 y es obra del peruano Joaquín Roca.

También son famosos los monumentos a Goethals, dedicado en 1953 y diseñado por el arquitecto Alfred Shaw, así como el Monumento a Octavio Méndez Pereira en la Universidad de Panamá, confeccionado en 1982 por el artista panameño Etanislao Arias, entre otros.

El ejemplo de Latinoamérica

En varias ciudades de América Latina se encuentran estas obras de exteriores contemporáneas, más allá de los monumentos históricos. Ejemplos de ellos son la plaza Botero en Medellín, Colombia, que alberga una veintena de piezas del artista Fernando Botero; la ciudad de Brasilia, en Brasil, donde la escultura se une a la arquitectura en el famoso planeamiento urbanístico del arquitecto Oscar Niemeyer; las múltiples obras plásticas que se encuentran en ciudad de México o Caracas, Venezuela, que alberga más de 400 piezas de arte en sus espacios públicos, en la que destacan las obras del maestro Carlos Cruz-Diez, por mencionar uno.

Debate

Para la escultora Emily Zhukov la escultura ya no es solamente monumental, “el arte contemporáneo ha traspasado estas definiciones con las obras interactivas”.

Sin embargo, más que la presencia de la escultura en sí, es la necesidad de exposición a distintas clases de elementos culturales lo que requiere el público istmeño.

La escultora Donna Conlon señala que la importancia del factor cultural es tan inmensa, porque “sin cultura quedamos sin alma”. Conlon explica que “apoyar el arte en lugares públicos es democratizar el arte”.

Por su parte, el escultor Lee, quien ha intentado en múltiples ocasiones llevar a cabo proyectos para distintas áreas urbanas, explica que “al presentar las propuestas, las personas encargadas que tienen el mando para decidir, lo rechazan al no tener la capacidad cultural para decidir en un asunto como este”.

Más allá de que se requieran estas obras para solaz estético, Lee apunta que lo verdaderamente preocupante está en que el panameño “no siente esta necesidad de cultura”, ya que “no está educado para comprender que hace falta, lo que muestra nuestra carencia de sensibilidad y progresiva deshumanización”.

¿Qué debe hacerse, entonces? Conlon opina que “debemos enfatizar en el aspecto cultural cada vez que sea posible: en las escuelas, medios y plataformas públicas y privadas”.

Lee apunta que “el país tiene que reeducarse. Volver a darle su lugar a materias artísticas que se han eliminado de los planes de estudios, conocimientos que enriquecen al individuo de forma general”. El artista concluye que “hay que volver a ofrecer a los jóvenes la facultad de entender las artes y motivar a las instituciones gubernamentales y privadas a que apoyen este tipo de proyectos que son parte de la responsabilidad social”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código