La casa cultural del arrabal

La Casa Santa Ana, ubicada en la Calle 13 Oeste con calle B, en su tiempo fue una de las viviendas más suntuosas.

Temas:

Se puede observar lo que será la Fundación Casa Santa Ana, de tres pisos y una azotea, que revitalizará Santa Ana para ser un centro cultural y político. Se puede observar lo que será la Fundación Casa Santa Ana, de tres pisos y una azotea, que revitalizará Santa Ana para ser un centro cultural y político.

Se puede observar lo que será la Fundación Casa Santa Ana, de tres pisos y una azotea, que revitalizará Santa Ana para ser un centro cultural y político. Foto por: Luis García

El mirador octagonal destaca la importancia de la ubicación de la vivienda en una esquina clave.LA El mirador octagonal destaca la importancia de la ubicación de la vivienda en una esquina clave.LA

El mirador octagonal destaca la importancia de la ubicación de la vivienda en una esquina clave.LA Foto por: Luis García

La vivienda sobrevivió a base del inquilinato hasta hace dos años, cuando la compró Johnny Roux. La vivienda sobrevivió a base del inquilinato hasta hace dos años, cuando la compró Johnny Roux.

La vivienda sobrevivió a base del inquilinato hasta hace dos años, cuando la compró Johnny Roux.

El techo de hormigón de este salón es único en la arquitectura de su época en Panamá.LA El techo de hormigón de este salón es único en la arquitectura de su época en Panamá.LA

El techo de hormigón de este salón es único en la arquitectura de su época en Panamá.LA Foto por: Luis García

En este espacio se exhibirán colecciones permanentes y temporales, tanto de artistas nacionales como internacionales. En este espacio se exhibirán colecciones permanentes y temporales, tanto de artistas nacionales como internacionales.

En este espacio se exhibirán colecciones permanentes y temporales, tanto de artistas nacionales como internacionales. Foto por: Luis García

La casa cultural del arrabal La casa cultural del arrabal

La casa cultural del arrabal

La Casa Santa Ana ocupa un solar esquinero de aproximadamente 400 metros cuadrados. Es el edificio más alto de Santa Ana, cuenta su propietario Johnny Roux, que la adquirió hace dos años con la idea de convertirla en un centro cultural.

Actualmente tiene vigas de acero y hormigón armado, en las losas del techo, las escaleras y los pisos de algunas habitaciones, cuando no, son de madera. Desafortunadamente, la mayoría de la carpintería original se ha perdido.

Esta vivienda formaba parte del extramuro, conocido como el arrabal de Santa Ana. La casa fue edificada hacia 1920 por el comerciante italiano Carlos Carbone.

Situación en Santa Ana

A mediados del siglo XIX, la calle 13 Oeste aún se conocía como la “Calle del Matadero”, pues ahí quedaba el desolladero donde llevaban el ganado que iba a ser sacrificado.

La calle B, en su tiempo, fue una de las calles más importantes de la ciudad. La avenida A aún no existía y este era la única ruta de salida hacia el oeste. Esta era la ruta hacia la única fuente de agua que se ubicaba en El Chorrillo.

A finales del siglo XIX, todo el espacio libre se edificó y emergió una clase social emergente y acomodada en las afueras de San Felipe.

Este período de auge duró hasta la década de 1930, cuando Santa Ana era el centro político y el alma intelectual de la metrópoli, como dice el periodista Guillermo Sánchez Borbón.

Inscripción y legado

La primera inscripción de la finca 1470 menciona “tres casas de cal y canto (calicanto), de madera y tejas y sus patios anexos y tres bodegas”.

Los tres inmuebles pertenecían a Antonio Carrillo, que falleció en 1890. Quedaron entonces estas al mando de su hija, Filomena Carrillo, que había contraído nupcias con Carlos Carbone, un próspero comerciante italiano.

Carlos Carbone inscribió la casa actual en noviembre de 1921, cuando manifestó que las tres en realidad conformaban una sola y “hoy constituyen una casa de mampostería, de dos pisos”. Cuando ambos mueren, la casa queda en manos de Juan Antonio Carbone, que falleció en 1964.

Ya el barrio de Santa Ana había decaído y antes de quedar en ruinas, la casa se había convertido en un edificio de alquiler.

Estilo de la sede

Las habitaciones se desarrollan alrededor de un patio interior. Ahí, una escalera llama la atención debido a su parecido con una torre.

Hay dos escaleras completas, una que accede por la entrada principal que da con la Calle 13, y otra por donde entraba el servicio en la Calle B.

Las dos plantas superiores son parecidas y se estima que fueron originalmente viviendas debido a su uso posterior de inquilinato. Se puede observar algunos baños y excusados que se han agregado.

El salón más llamativo es aquel esquinero en el segundo alto, que consiste de un techo de hormigón decorado con casetones, posiblemente el único en la arquitectura de la época de Panamá. La presencia de esta habitación en el segundo alto sugiere que era el salón más importante de la casa.

Se desconoce el nombre del arquitecto del edificio, aunque muestra estilos del peruano Leonardo Villanueva Meyer, que era el arquitecto más prominente del Casco Antiguo para 1920.

En la azotea se destaca un mirador que muestra tácitamente la importancia de esa esquina. Columnas sobre pedestales rodean su mirador.

La fundación

Casa Santa Ana es una oenegé con sede en el antiguo barrio de Santa Ana. Su principal interés es promover el intercambio cultural entre Panamá y otros países a través del arte, la investigación y el intercambio creativo. Su misión es fomentar el arte contemporáneo y ayudar a la revitalización de lo que era Santa Ana antes, un centro cultural y político, dice Roux.

Está programada para abrir al público en 2019, y contará con biblioteca, sala de cine y auditorio, librería, tienda, un café y una amplia terraza para eventos.

“La idea nace porque he sido coleccionista de arte toda mi vida. Siento que el arte panameño necesita ayuda para pulir el talento y que sean expuestos a exhibiciones de otros artistas más conocidos”, menciona Roux.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código