Los cineastas del mañana

Miguel González, Félix Puga y Andrea Cogollos fueron los más destacados realizadores en el reciente Festival de Cortometrajes de Hayah.

Una historia acerca del mundo de los sonidos que habitan en los recuerdos de las personas ciegas, otra sobre lo complicadas que son las relaciones de pareja y una acerca de soledad y los dilemas que te presenta la vida, fueron las que se destacaron en el reciente Festival de Cortometrajes de Hayah.

Memoria de la lluvia, 7 días de agonía e Inevitable cuentan, respectivamente, las historias descritas, que fueron elaboradas por realizadores que pertenecen a una camada de jóvenes que buscan hacer un nombre en las lides del mundo cinematográfico y dan sus primeros pasos como suele ser: haciendo cortometrajes.

El panameño Miguel González, de 25 años, es el productor de Memoria de la lluvia, que se llevó el primer lugar del festival y la mención de honor a la Mejor Fotografía.

González estudió en la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños en Cuba y lleva unos cuatro años dedicados al campo audiovisual. Su experiencia incluye varios cortometrajes de ficción y documentales, como Si seguimos vivos, que fue hecho en un asilo de ancianas en Cuba y que ha sido premiado en varios festivales cinematográficos.

Destaca que para hacer realidad este proyecto participaron profesionales de distintos países, empezando por el director y guionista Enrique Medrano, de Honduras.

El segundo lugar del Festival de Hayah correspondió a 7 días de agonía, del director panameño Félix Puga, de 32 años, quien se preparó en realización de cine y televisión en la Escuela de Artes y Espectáculos de Madrid, España. En los años que lleva dedicándose a las filmaciones, ha laborado en Medcom como productor asociado y ha hecho tres cortometrajes y un documental corto.

Además del segundo puesto en el Festival de Hayah, 7 días de agonía también se llevó los reconocimientos a la Mejor Dirección y Mejor Actuación.

Andrea Cogollos completa la terna ganadora del Hayah. Tiene 20 años, nació en Venezuela y lleva tres años residiendo en Panamá. Cuenta que su cortometraje Inevitable es el resultado de una asignación de dos de las materias que cursa en la carrera de comunicación social en la Universidad Santa María la Antigua, que fue concretado junto con otros 11 compañeros de aula. “Puedo considerar Inevitable como mi primer cortometraje, ya que había realizado otros proyectos universitarios pero de menor envergadura”, comenta.

ESCOLLOS

A la hora de contar los pormenores de estos trabajos cinematográficos, Cogollos y Puga coinciden en la falta de respaldo financiero, “no creen en estos proyectos”. “Pedimos patrocinio a varias empresas pero no obtuvimos respuesta, así que los 12 integrantes del grupo costeamos la producción”, cuenta Cogollos, mientras Puga dice que tenían el equipo y ayuda prestada, pero el presupuesto lo tuvieron que cubrir “con nuestros escasos medios”.

González, por su parte, señala que en su equipo enfrentó dificultades a nivel artístico. “Para mí una de las cosas más difíciles para rodar Memoria de la lluvia fue crear el mundo del pasado de los personajes. Parte de la historia transcurre en una casa y esta debía estar en el campo, pero nunca pudimos conseguir una como el director y todos queríamos. Al final tuvimos que rodar en una casa en plena ciudad, lo cual nos aportaba a la historia, pero por otra parte nos dificultaba por el control sonoro y más que en este cortometraje el sonido, desde el guión, tenía mucha importancia. Controlar esto fue una de las cosas más difíciles”, relata. 

¿Qué sigue para los jóvenes realizadores? Cada uno tiene proyectos en mente para más adelante, mientras siguen desempeñándose en distintas áreas: González recién abrió su propia productora, Kairos Films; Puga trabaja en el campo de las leyes y Cogollos planea terminar en unos años su licenciatura.

¿Cómo ven el paronama cinematográfico en Panamá? Todo el mundo es bastante pesimista al respecto, dice Puga, pero “con la cinta Chance dejamos claro que somos perfectamente capaces de hacer una película profesional”.

Sin embargo, hay obstáculos por superar, acota González. En muchos países de Latinoamérica existen fondos de apoyo al cine que el Estado designa anualmente para que los cineastas puedan aplicar con sus proyectos, mas “nosotros no tenemos pero ni un centavo en el fondo. Hay quienes están trabajando en ello, pero  aún faltan confirmar detalles. En este país donde se dice que la economía está creciendo, me pregunto  ¿por qué no existen aportes o fondos directos destinados al arte (cine en nuestro caso)? La expresión de la cultura a través de las artes tiene esta dolencia...”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código