¿Cuándo me debo ir?

Los especialistas coinciden en que no hay una edad específica para dejar el hogar paterno, pues hay varios factores que influyen al momento de tomar la decisión.

Un ave deja su nido en cuanto puede extender sus alas sin caer, eso ocurre temprano en su vida.

En los seres humanos, sin embargo, el momento de emanciparse de sus padres cambia con los tiempos y las culturas.

En Europa, por ejemplo, se tiende a convertirse en alguien plenamente independiente cada vez más tarde.

Los especialistas estiman que esto es un fenómeno que se está extendiendo en el ámbito mundial. Las razones van de lo psicológico a lo socioeconómico.

Aunque un buen número de jóvenes de entre 20 y 39 años tiene una ocupación laboral, “se debe tener claro que el hecho de trabajar, de tener un ingreso, no quiere decir que se tenga suficiente capacidad económica para independizarse de los padres y formar un hogar propio”, anota el sociólogo istmeño Bolívar Franco.

Agrega Franco que es “curioso, pero el joven muchas veces se siente emocionalmente maduro para independizarse, pero económicamente inseguro. Esto trae conflictos en el hogar, principalmente con sus padres”.

La crisis económica, el alto costo de la vida, la formación profesional y su respectiva especialización han retrasado la salida de los hijos del hogar, dice.

Con el sociólogo coincide el doctor en psicología José E. Hurtado, quien menciona a un sector de esa generación y a la que denomina “nini”.

“En España habían muchos trabajos para los cuales no se tenía que estar capacitado, como la construcción, y por estar trabajando no estudiaban, pero cuando explota la burbuja y no hay trabajo, implica que ni estudias ni trabajas. En Panamá se da con el caso de los call center”, dice Hurtado.

Por eso, los de la generación “nini” se ven obligados a volver con sus padres.

“Los factores socioeconómicos implican un alargamiento de la adolescencia”, según Hurtado.

Cultura familiar

El querer tener un hogar propio es “natural” y “sano”, y lo normal es que luego de salir del hogar de crianza se sigan teniendo buenas relaciones con los padres, hermanos, tíos y abuelos, y teniendo una vida formada con una pareja, en caso de que se haya elegido ese camino, comenta Hurtado.

Franco, por su parte, menciona también el rol cultural. “Los latinoamericanos somos más dados a mantenernos en el hogar por más tiempo que otros grupos culturales, como serían los europeos y los norteamericanos”, expresa.

Con respecto a la familia, el sociólogo comenta también que el hogar se convierte en uno de los espacios culturales y socioeconómicos más seguros de nuestra sociedad.

Por otro lado, los jóvenes de las zonas urbanas son más independientes, mientras que los de zonas rurales son más apegados a la familia, destaca Franco.

Proyecto

A diferencia de las familias primitivas, las contemporáneas tienden a ser cada vez más pequeñas, “pero a la vez los individuos de esa familia necesitan más herramientas para poder vivir una vida más sana, más productiva y más competitiva. Entonces, eso hace que necesiten mucho más tiempo de maduración para poder ser semillas fértiles”, expresa el psiquiatra José A. Calderón, expresidente de la Sociedad Panameña de Psiquiatría.

Para Calderón, el clan es un árbol cuyos frutos, los hijos, caen para formar un proyecto de vida, que no necesariamente es formar otra familia, sino lograr propósitos en la vida.

“¿Cuándo un individuo está listo para salir del hogar? Cuando tiene un proyecto de vida, y eso no tiene una edad específica”, aclara.

“Por supuesto que hay parámetros básicos que podríamos decir que deberían orientar a la sociedad: que el individuo tenga una formación académica y moral completa”, comenta.

No obstante, agrega que el momento de la emancipación se dará cuando el individuo se sienta seguro de sí y esté listo para buscar su propio proyecto de vida, que puede ser de estudios, trabajo o proyecto familiar, que no riñe con los otros dos.

También hay individuos responsables que se ven obligados a vivir con sus padres toda la vida, porque sus progenitores no tienen a nadie más que cuide de ellos o porque la casa es lo suficientemente grande como para que todos residan en ella, respetando el rol de cada uno, resalta Calderón.

Lo que sí se considera inadecuado es que el hijo siga dependiendo económicamente de sus padres, lo que sería “llamativo”, según la sociedad actual, cuando la persona alcanza los 30 años. A esa edad ya debería tener una meta clara de su vida, precisa el galeno.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

23 Ago 2017

Primer premio

8 3 0 1

ACCD

Serie: 19 Folio: 11

2o premio

3552

3er premio

1426

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código