El deseo de ser otra mujer

La falta de aceptación y la inseguridad llevan a las mujeres a exponer su salud al realizarse procedimientos no indicados para cambiar su aspecto físico.

La mujer latina estereotipada con la imagen voluptuosa y curvilínea no está a gusto ni se identifica con esta idea, y prefiere parecerse al concepto de belleza que existe entre las mujeres anglosajonas, explica la psicóloga colombiana Silvia Gaviria.

De la unión de las realidades e ideales surge un híbrido que no se construye naturalmente y que lleva a las mujeres a buscar medios para satisfacer su deseo por lucir diferente “incluso vulnerando su salud”, asevera Gaviria.

Comenta que las mujeres recurren a “procedimientos estéticos que muchas veces son contraproducentes, y a cirugías que algunas veces no están indicadas y tienen consecuencias graves”.

los Peligros

Gaviria destaca que, según estudios, 50% de las mujeres que no se sienten cómodas con su figura evitan situaciones sociales en las cuales tengan que exponer su cuerpo.

También hay un estudio global de la marca de jabón Dove en el cual se utilizó una muestra de más de 3 mil mujeres de 15 a 64 años y los resultados indicaron que las damas que se mostraron más en desacuerdo con su imagen fueron las latinas, y entre las más descontentas se registraron las de nacionalidad brasileña y argentina.

Así mismo, en el grupo que aspiraba a hacerse cirugías para mejorar su imagen, destacaban venezolanas, colombianas, argentinas y brasileñas, amplía Gaviria, quien estuvo de visita en Panamá para exponer sobre el tema “El culto al cuerpo: origen de nuevas expresiones psicopatológicas en las mujeres de América Latina”, en el recién celebrado Congreso Centroamericano de Psiquiatría.

La especialista advierte que este tipo de información es “preocupante”, porque muchas veces estas mujeres caen en manos que no son calificadas para hacerse intervenciones. “En función de esto, hemos tenido una mortalidad importante que no ha sido denunciada y cuyas cifras no conocemos”, recalca.

Adicionalmente, con procedimientos como el aumentar los pechos o los glúteos, por ejemplo, se afecta el sistema dinámico motor y la columna sufre, acota Elvia D´Orcy, médico psiquiatra del Instituto Nacional de Salud Mental (Insam).

Inseguridad

Consultada sobre el tema, D´Orcy dice que “este culto al cuerpo no es nada más que inseguridad, y no saber quién tú eres”.

Si una persona se siente bien y está de acuerdo con lo que tiene y lo que es “no tiene que someterse a mutilaciones”. Este comportamiento es “igual al de un adicto, porque lo se quiere es sentirse aceptado y pertenecer a un grupo”, recalca D´Orcy.

Al respecto, Gaviria comenta que además de las tradicionales patologías que se han asociado a la alteración de la imagen corporal, como son los trastornos de la conducta alimentaria, en la actualidad se presentan otras que tienen que ver con los valores, la autonomía y con el empoderamiento de las mujeres.

Al referirse a la belleza, Gaviria dice que se debería incluir atributos “relacionados con la inteligencia y la espiritualidad, aquellos aspectos que encantan y prevalecen”, pero “en nuestra cultura generamos todas las expectativas del éxito en el físico y la apariencia, lo cual dejará muchas frustraciones”.

Advierte que los médicos se deben cuestionar sobre “el aspecto ético que se ha vulnerado porque muchas mujeres no son evaluadas previamente en su esfera mental”, antes de someterse a alguna cirugía.

Aceptarse

Gaviria recalca que la mujer que “se acepte y se identifique con ella misma y que valore sus atributos psíquicos, físicos e intelectuales, no va a competir en el plano de la belleza”.

Indica que este es un tema que compete a la educación en el hogar, en el colegio, y que debiera ser promovido por todas las instancias con alcance social.

Las asesoras de imagen Vecky Dreyfus y Patty Castillo consideran que está bien mejorar la parte física, “siempre y cuando no se piense que cambiando el aspecto físico nuestras emociones o personalidad también cambiarán”.

Sobre las intervenciones con cirugía, las expertas indican que “debe haber límites, corregir no es lo mismo a cambiar el aspecto físico”.

Indican que “una cosa es querer mejorar una parte especifica del cuerpo y otra es cambiar drásticamente nuestro físico queriendo ser otra persona”.

D´Orcy sugiere que ningún individuo “debe pasarse la vida viendo qué le hace falta o qué nueva cirugía puede hacerse”. Más bien, el propósito de cada quien debiera ser aceptarse y complacerse a sí mismo, para luego buscar una relación sana con el resto de las personas y no al revés, asevera.

Acota la psiquiatra panameña que lucir bien es una cosa y cambiarse a “hecha de retazos”, es algo diferente.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

KNOCKOUT Julio Escobar: 'A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios'

A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios
Roberto Cisneros

Esta semana se cerró la etapa de pruebas del Concurso por la Excelencia Educativa. Hoy Julio Escobar, su creador, que además preside la Fundación para la Promoción de la Excelencia Educativa –que ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código