El deterioro cardiovascular

La asociación de hipertensión y diabetes potencia el riesgo cardiovascular que cada vez toca más temprano a la población.

La prevalencia de hipertensión en Latinoamérica es del 35% de la población adulta, y la de la diabetes mellitus tipo 2 es del 8% al 10% según el doctor Gabriel Waisman, jefe de Servicio de Clínica Médica del Hospital Italiano de Buenos Aires, Argentina.

Waisman asevera que el incremento de ambas patologías ha sido significativo en la región en los últimos 15 años, con un incremento del 25% para la hipertensión arterial y más del 50% para diabetes, y advierte que la asociación de ambas es “una bomba explosiva en la salud cardiovascular”.

La mayoría de los pacientes diabéticos es hipertenso (75%) y la mitad de los pacientes hipertensos tiene mecanismos de insulinorresistencia y predisposición a desarrollar diabetes, dice.

Waisam, que además es jefe de la Unidad de Hipertensión Arterial del hospital argentino, comenta que el riesgo cardiovascular global se potencia en los hipertensos diabéticos, y más del 80% muere por enfermedad coronaria o vasculocerebral, riesgos que se potencian aún más en individuos que fuman, tienen colesterol alto o beben alcohol en exceso.

En el caso de Panamá, según los casos registrados, alrededor del 22% de los adultos es hipertenso y cerca de 6% es diabético, acota el cardiólogo Daniel Pichel.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, para 2050 se triplicará la prevalencia de diabetes.

predisponentes

Según Waisman, hay tres factores que más predisponen a estas enfermedades. Uno es el aumento en la edad de la población producto del incremento de la expectativa de vida, una situación no modificable. Los otros dos factores sí son modificables: el sedentarismo creciente y el marcado incremento en el sobrepeso-obesidad de la población, que se da en gran medida a causa de los antecedentes genéticos, particularmente predispuestos a padecer síndrome metabólico y diabetes, amplía.

Waisman también observa que tanto la hipertensión arterial como la diabetes se presentan en forma cada vez más frecuente a menor edad con estadios muy precoces de adolescentes.

Al respecto, advierte que “los pedriatras hacen muy buena medicina de prevención, pero poca prevención cardiovascular”.

Un aspecto urgente a considerar es entre los 12 y 18 años, cuando empiezan a aparecer factores de riesgo dentro de las casas con el uso de computadoras, videojuegos, celulares, causando menos actividad física, lúdica y recreativa.

También se da el consumo de comida chatarra en familias que tienen herencia para tener hipertensión arterial o diabetes, recalca.

Según Pichel, la obesidad en niños y adolescentes tiene relación directa con el aumento de diabetes e hipertensión en la población joven. Y la acumulación de grasa, principalmente en la región abdominal, favorece el aumento de los niveles de glucosa y presión arterial.

Recalca que la diabetes es la principal causa de insuficiencia renal y diálisis. La segunda causa es la hipertensión. También causa ceguera por daño en las arterias de la retina. Y la grasa acumulada en las paredes de las arterias puede producir infartos cardíacos y cerebrales, además de daño circulatorio de los miembros inferiores que llevan a amputaciones.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código