Una deuda por cancelar

Olga Zubieta de Oller fue una gran impulsora del arte nacional cuando estuvo al frente del histórico Instituto Panameño de Arte, mejor conocido como Panarte.
Los familiares de Olga Zubieta de Oller publicarán pronto el libro ‘Colectiva’, que recoge algunos de sus escritos. CORTESÍA. Los familiares de Olga Zubieta de Oller publicarán pronto el libro ‘Colectiva’, que recoge algunos de sus escritos. CORTESÍA.
Los familiares de Olga Zubieta de Oller publicarán pronto el libro ‘Colectiva’, que recoge algunos de sus escritos. CORTESÍA.

Desde hace muchos años, tengo una deuda que deseo cancelar, aunque sea a medias. Los recuerdos se entrelazan tan vívidos que me es difícil ponerlos en orden.

Son remembranzas que hoy, con el transcurrir de los años, dejan ver su trascendencia y cobran su verdadero valor. Fueron momentos de gran significado para la plástica en nuestro país, que no deben dejarse al olvido. Por esa razón siento que debo este reconocimiento.

Comienzo por decir que allá por los años de 1950 no existían galerías de arte; los pintores cargaban sus obras debajo del brazo para enseñárselas a sus posibles compradores que, por cierto, no eran muchos; los precios de las obras de los noveles artistas de entonces eran muy modestos, comparados con los que hoy se pagan.

El pintor dedicado solamente a su arte estaba condenado a pasar penurias. En el concurso Ricardo Miró existió una sección para premiar obras de arte, estímulo que fue eliminado.

Pero aun así, allí estaban los artistas dispuestos a dar la lucha y a llenar de sueños y colores esos lienzos en blanco que esperaban el toque mágico de los pinceles para convertir su blancura en imágenes, paisajes, personajes, abstracciones, y en las más disímiles formas que reflejan las lecturas interiores que hace el pintor sobre la vida y luego plasma en el lienzo o en metales para convertirlas en formas escultóricas.

Recuerdo que ansiosos por mostrar sus obras se reunieron Alfredo Sinclair, Mario Calvit, Antonio Alvarado y Alberto Dutary (q.e.p.d.). Con entusiasmo y “con las uñas” improvisaron una muestra en el Arco Chato; el catálogo lo hicieron en papel crespón; el dinero y los patrocinadores escaseaban.

Quedará para la historia del arte panameño, hasta ahora no recogida, que fue la primera colectiva que se realizó en Panamá. Había que inventar espacios para exponer, y el éxito de la muestra despertó en los artistas el deseo de seguir presentando sus obras colectiva o individualmente. Y necesitaban un hogar para su arte.

En un viejo edificio frente al parque Urracá, un buen día se inauguró el primer Instituto Panameño de Arte. Parecía un sueño. Raúl Rolando Rodríguez Porcell y Alberto Dutary fueron los Quijotes de este comienzo. Y fueron congregándose alrededor de esta quijotada los “sin casa”, esos que no tenían lugar donde colgar sus obras.

Empezaron las tertulias, las exposiciones y el descubrimiento de talentos. Y así comenzó a florecer la inquietud por conocer las obras de tantos pintores desconocidos y otros cuyas obras se habían quedado en el olvido. Al fin, la cultura plástica había encontrado un hogar que pronto se quedó pequeño para las actividades que desarrollaba.

Panarte se mudó, y ya mejor organizado se ubicó en un simpático y pequeño chalet en la avenida Perú que se convirtió en nuestro referente artístico.

Pero siento que no he pagado mi deuda con la mujer de aspecto menudo y frágil, pero chispeante y tesonera que estuvo detrás de este proyecto que necesitó mucho de su esfuerzo, capacidad creadora, perseverancia, conocimiento de los valores artísticos, tenacidad para enfrentar momentos de crisis económica y, sobre todo, de su pasión por el arte.

Esa mujer a la que le debemos cariño y agradecimiento, sobre todo los que vivimos en un mundo en el que la creación y los creadores han formado parte de nuestras vidas, es Olga Zubieta de Oller, que algunos llaman “la Zubi” y, para otros, como Mario Calvit, es “la Fula”.

Estimuló a jóvenes creadores; trajo el arte de otras tierras a nuestro país; escribió sobre estos temas en los medios de comunicación; le abrió las puertas de Panarte a otras corrientes artísticas que albergó recitales, conferencias y debates. Panarte, administrado por la incansable Olguita, fue la varita mágica que llenó de cuadros y esculturas muchos hogares y sitios públicos; abrió espacios para la creación y estimuló una generación de artistas para que desarrollaran sus potencialidades. Algunos de ellos son hoy considerados maestros en el mundo de la pintura y la escultura.

Próximamente, los familiares de Olga publicarán un libro denominado Colectiva, que recoge algunos de sus escritos sobre las actividades desarrolladas por Panarte.

Estas reseñas son una valiosa contribución al conocimiento de una etapa, en la cual expusieron sus obras pintores y escultores nacionales e internacionales.

Creo que la sociedad también tiene que saldar una deuda con esta mujer, que se esforzó en mantener una ventana abierta para que se refrescara el aire de nuestra cultura con la excelente expresión de nuestros valores artísticos.

Es merecedora de un homenaje nacional, de una condecoración especial y, sobre todo, del reconocimiento eterno de los que quieren expresar sus sueños, sus angustias, sus esperanzas. De los que desean un mundo en paz y utilizan, para ello, los pinceles, los colores y las formas. El Instituto Nacional de Cultura y el Museo de Arte Contemporáneo tienen la palabra.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código