¡Al fin el Biomuseo!

El museo dedicado a la biodiversidad tiene hoy su inauguración formal y a partir del 2 de octubre sus puertas estarán abiertas al público.

Temas:

LA PRENSA/Jorge Fernández. LA PRENSA/Jorge Fernández.
LA PRENSA/Jorge Fernández.

Al caminar por el sendero que conduce a la entrada del Biomuseo y ver flores, pájaros saltando sobre el pasto verde y una hilera de árboles jóvenes reemplazando la cerca que por una década se hizo parte del paisaje de la calzada de Amador, no se puede hacer más que sonreír.

Desde las escaleras y atravesando el vestíbulo, se ve plasmado el agradecimiento a quienes hicieron posible la obra. Y antes de entrar a la exhibición está Igua, encargada de recibir a los visitantes del museo. 

Vestida con un atuendo guna moderno y brindando una sonrisa, da la bienvenida y cuenta que la expresión de emoción “¡al fin voy a poder ver el Biomuseo!” es una de las que más ha escuchado durante la preapertura de la obra.

Y sí, se acabó la espera. A partir del 2 de octubre se podrá visitar la obra en honor a la biodiversidad de Panamá todos los días, menos los martes.

La primera parada después de recibir una explicación de cómo funciona la audioguía es la sala Biodiversidad, una introducción al concepto.

“Panamá es uno de los países más biodiversos del mundo. Hay más especies de árboles en una hectárea que en todo Norteamérica”, dice la voz de la audioguía.

El sonido de animales da la sensación de estar entrando a la selva sin humedad. En las vitrinas se explica la importancia de la biodiversidad para la medicina y la agricultura, así como lo necesario que es conservarla antes de que sea demasiado tarde. Quienes recorran la sala con detenimiento podrán descubrir parte de ese mundo que se esconde tras el verdor los bosques.

La siguiente sala es Panamarama, un cuarto con 10 pantallas que muestran un cortometraje de seis minutos, grabado en siete lugares de Panamá, incluyendo Sherman (Colón), Chorro Macho (Coclé), Volcán Barú (Chiriquí), entre otros.

En la tercera sala El puente surge es en donde se concentra el mensaje principal del Biomuseo, que “el istmo de Panamá surgió para cambiar el mundo para siempre”.

La bióloga marina Yiniva Sánchez señala una roca basalto de almohada de 70 millones de años, la más antigua del biomuseo, y empieza el recorrido por el tiempo a través de los tres tipos de rocas: las volcánicas, sedimentarias y metamórficas, que guardan testimonio del surgimiento del país.

Pero no solo las rocas son testigos de la historia, el cráneo de un perezoso gigante encontrado en 1949, cerca de Pesé (Herrera), también es prueba del tipo de especies que existieron hace millones de años y pasaron por Panamá. Esa es la introducción a la siguiente sala El gran intercambio, en la cual hay réplicas en tamaño real de los animales que migraron del norte al sur de América y viceversa.

Finalmente la Huella humana, la última galería, es abierta y está formada por 16 columnas que se dividen en cuatro épocas señaladas por los colores verde, naranja, azul y rojo. Ahí el guía Luis Miranda cuenta cómo ha cambiado la vida en el país desde la prehistoria hasta la actualidad. Desde ahí y con imágenes de desastres naturales, llama a tomar conciencia del rol que deben tener los panameños para conservar su riqueza natural.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código