Una frágil democracia

La democracia latinoamericana está enferma, situación que se analiza en la novela ´El ocaso de los inocentes´, que se presenta hoy en la Feria del Libro de Panamá.
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/02/0_201412023LPeiq.jpg /deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/02/0_201412023LPeiq.jpg
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/02/0_201412023LPeiq.jpg

Al escritor y abogado Juan David Morgan le preocupa que en América Latina la justicia y la democracia andan enfermas, mientras que la corrupción estatal y el crimen organizado tienen una salud de hierro.

Este fenómeno, que ha visto empeorar en la última década, lo analiza desde la ficción en su novela El ocaso de los inocentes, que presenta hoy, a las 6:00 p.m., en el salón Chaquira de Atlapa en la Feria del Libro de Panamá.

No es gratuito que el inicio de su nueva obra comience con un atentado a un millonario ingeniero a manos de dos jóvenes sicarios, ya que no ve con buenos ojos dar los mismos derechos humanos a integrantes del crimen organizado que a los que cometen delitos mucho menores.

Esta situación lo lleva a estudiar la frágil realidad social del presente en su nueva obra. “Es enorme la cantidad de crímenes que ocurren no solo en Panamá, sino en toda la región y hasta qué punto son crímenes que se pueden atribuir a las pandillas y al narcotráfico, y cuántos a una escasa justicia verdadera”.

Mientras que la serenidad del istmeño ante las adversidades cotidianas la considera una virtud y un defecto por igual. “Por tradición y desde nuestras independencias, hemos sido pasivos y pacíficos. Hubo un movimiento de guerrillas en los tiempos de la dictadura, pero duró poco. Hasta la represión de la dictadura no fue tan violenta como ocurrió en otros países. Esto nos hace diferentes, un ejemplo es Colombia, donde la violencia se da desde los tiempos de Bolívar, y México con su revolución”.

No niega que en Panamá cada vez más la sociedad civil se organiza y protesta, pero igual siente que falta alzar más la voz ante las desigualdades cotidianas, y le preocupa que un día el pueblo se canse y llegue al desenfreno, fruto de una disconformidad acumulada.

De Panamá también le preocupa una actitud política que puede poner en peligro la democracia. “Los políticos se pasan de un partido a otro sin problema. La única política del país es el interés, no se puede hablar ya de ideologías”.

Lamenta que el istmeño crea que solo tiene poder cada cinco años cuando va a las urnas, cuando ese poder, opina, debe ser permanente. Con todo y eso, cree en la democracia. Aunque el sistema que rige al Panamá de los últimos lustros “no es necesariamente para el pueblo, porque falta más justicia social y debe haber más control de los órganos del Estado que no son poderes, sino órganos que deben responder a la gente. El poder lo debe tener el pueblo”.

Por eso el título de su novela no es gratuito: El ocaso de los inocentes. “Estamos viviendo la muerte de los inocentes. Estamos en el reino de los culpables, donde pocos tienen mucho poder y la mayoría no tiene ninguno”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código