teatro

Algo grande está pasando en el teatro

Una mirada a las puestas en escena que se presentaron en la ciudad de Panamá a lo largo de este 2016.

Temas:

‘La Fogonera’ es una adaptación del clásico cuento de hadas ‘La Cenicienta’, en el Azuero de 1908. CORTESÍA ‘La Fogonera’ es una adaptación del clásico cuento de hadas ‘La Cenicienta’, en el Azuero de 1908. CORTESÍA

‘La Fogonera’ es una adaptación del clásico cuento de hadas ‘La Cenicienta’, en el Azuero de 1908. CORTESÍA

En ‘Los Ciegos’, ocho ciegos perdidos en una isla esperan la llegada del guía que los llevó hasta allí. CORTESÍA En ‘Los Ciegos’, ocho ciegos perdidos en una isla esperan la llegada del guía que los llevó hasta allí. CORTESÍA

En ‘Los Ciegos’, ocho ciegos perdidos en una isla esperan la llegada del guía que los llevó hasta allí. CORTESÍA

Alejandra Araúz ha desarrollado al detalle las varias capas de sus múltiples personajes en ‘Apenas son las cuatro’. Alejandra Araúz ha desarrollado al detalle las varias capas de sus múltiples personajes en ‘Apenas son las cuatro’.

Alejandra Araúz ha desarrollado al detalle las varias capas de sus múltiples personajes en ‘Apenas son las cuatro’.

Este año escribí veintiuna reseñas de obras de teatro que se mostraron en la ciudad de Panamá. Desde obras en gira internacional como Mujeres apasionadas, una de las mejores propuestas del año, remontajes de propuestas que encantan al público como Gorda y los clásicos de García Lorca, la ciudad de Panamá ha disfrutado de una gran diversidad teatral en 2016.

Con mi terca tendencia de académico he tratado de encontrar un estilo, forma o fondo que caracterice o hasta defina estas obras como una muestra del teatro panameño. Aunque aún no he encontrado ese factor unificador, la experiencia de escribir estas reseñas me ha dejado tres impresiones positivas de lo que está pasando en el teatro en la ciudad de Panamá.

OLAS

Lo primero es que algo grande está pasando en términos artísticos. Uso la muy poco satisfactoria palabra “algo” porque no sé qué es exactamente lo que ocurre. Solo lo puedo sentir. Por una parte, tenemos un Teatro Guild que está mezclando su tradición de teatro comunitario con la innovación. El Guild se atreve a montar obras que representarían un riesgo comercial para cualquier otro productor teatral en Panamá. Sus producciones Reborning y There are such things fueron propuestas con limitaciones, pero un deleite para cualquiera que cree que el riesgo y la colaboración entre ciudadanos impacta positivamente la innovación social.

Por otra parte, con la ola de migración del sur y cientos de panameños regresando del extranjero, nuevas y frescas perspectivas están convirtiendo propuestas como la de La Jaula de las Locas en piezas de museo, para darle paso a propuestas con más matices como la sensual Los ciegos, de Carlos Algecira y la maravillosa Stop Kiss, dirigida por Monalisa Arias.

CLÁSICO

Lo segundo es que este año nació un nuevo clásico del teatro panameño. La Fogonera, escrita y dirigida por Agustín Clément, combina inteligente y sensiblemente nuestra multiculturalidad utilizando un teatro musical que habla a niños y adultos por igual. Así como Chiquilinga y La Cucarachita Mandinga se han convertido en referentes del teatro infantil local, La Fogonera será una pieza que marcará el punto en nuestra historia popular en que reconocemos y nos enorgullecemos de ser más complejos que una pollera y un trapiche de Azuero.

Por último, este año nos ha brindado actuaciones de gran peso, sobre todo de las actrices. Los quejidos de la loca, ciega y sorda interpretada por Mariela Aragón Chiari en Los ciegos y la muy bien pensada propuesta de Diana Mellado en Stop Kiss resultaron un deleite emocional e intelectual. Pero me llama la atención particularmente el trabajo de Alejandra Araúz.

Cuando regresé al país en 2014, se decía entre murmullos que “la Araúz” era la actriz del momento. La vi en varias obras y me pareció una buena actriz con frescas propuestas, pero no lograba capturar mi atención. Hasta que recientemente la vi en Apenas son las cuatro, una obra que sin esta actriz simplemente no hubiese funcionado. Araúz constantemente nos ofrece propuestas honestas, maduras y con fondo, creando personajes de la nada o apropiándose de los clichés y estereotipos para hacernos explorar nuestra compleja humanidad.

Algo grande está pasando en Panamá, o debería decir, en la franja de ocho kilómetros entre el Teatro Inida y el Moliere Petit Studio. Fuera de esta franja, la oferta teatral es casi inexistente. Se hace imperante expandir la oferta teatral a Panamá Este y Oeste, y al resto del país. Algo interesante está pasando en el teatro en Panamá y como gestores culturales debemos asegurarnos de incluir al público como participante en esta evolución. Montarse en una autopista para ver teatro no es factible para la gran mayoría del público teatral en potencia de esta ciudad, por mucho que la obra “nos mate de la risa” como prometen recurrentemente algunos productores.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código