Alimentos

El hambre con base en las emociones

El llamado apetito emocional no es una cuestión de falta de voluntad; es una dificultad para manejar de forma sana las emociones.

Temas:

Este problema puede afectar las personas de cualquier edad, según especialistas. Fotolia Este problema puede afectar las personas de cualquier edad, según especialistas. Fotolia
Este problema puede afectar las personas de cualquier edad, según especialistas. Fotolia

Con el trajín que caracteriza al siglo XXI, entre deberes personales y del trabajo, un gran número de personas suele alimentarse de manera incorrecta.

Por ejemplo, comen en un estado de distracción y eso los puede llevar a comer en exceso. Comer sin control trae como consecuencia directa el aumento de peso, recuerda el psicólogo Aristides De Ycaza.

En el ámbito conductual, su estima bajará y sus sentimientos de reproche por el haber comido de esta forma aumentará, asegura.

Incluso, puede tener más ansiedad ante esta situación y retornará a comer nuevamente como un mecanismo para sentirse mejor. “Esto es un círculo en el que la persona se siente atrapada”, explica el especialista.

Si la dinámica de comer en exceso se debe a causas emocionales, a la larga puede traer más depresión y problemas con el autoestima debido a la creencia de que se tiene falta de voluntad para continuar una dieta o bajar de peso, agrega María Eugenia de Martín, psicóloga clínica e instructora de Mindful Eating.

No obstante, comer por razones emocionales no es una cuestión de falta de voluntad; se trata de una dificultad para manejar de forma sana las emociones y por eso es tan importante que la persona que reconoce tener este problema busque ayuda, expone.

EN AUTOMÁTICO

Un ejemplo de “comer en automático” es cuando se está entretenido en una buena conversación con amigos y la atención se concentra en ello y no en lo que se está comiendo, menciona de Martín, presidenta de la Fundación Relaciones Sanas.

Si enfrente hay un plato grande de espagueti y a la vez estás teniendo un momento agradable con un amigo, empezarás a comer en automático mientras pones atención a la conversación que se está dando en el momento, ilustra.

Probablemente se termine el plato de espagueti sin darse cuenta de que su estómago le avisó que ya no necesitaba más.

En “piloto automático” no se tiende a tomar el tiempo de ver la comida cuando uno va a ingerirla, ni tampoco se disfruta o saborea, agrega María Teresa Alemán, psicóloga especialista en desórdenes alimenticios y obesidad. “Uno se mete la comida, mastica enseguida uno o dos veces y traga”.

Explica que no se come de más por la influencia de los amigos, sino por haberse desconectado de las sensaciones físicas de llenura o satisfacción mientras comes.

Igual puede ocurrir cuando se ingieren alimentos viendo el celular o la televisión, agrega de Martín.

¿QUÉ HACER?

Comer en base a las emociones del momento se maneja buscando ayuda psicoterapéutica, apunta de Martín.

Un psicólogo puede ayudar a entender las causas por las que una persona come y brindarle herramientas para manejar sus emociones en lugar de buscar la comida para autorregularse.

Una de estas herramientas es el uso de la técnica mindful eating o comer con atención plena, que le enseña a la persona técnicas para reconectarse con la sabiduría interna de su cuerpo, aprendiendo a leer las sensaciones de su cuerpo, sobre todo las de su estómago, y a relacionar estas sensaciones con las emociones.

Cuando las personas develan las causas ocultas de su apetito emocional y se reconectan con sus cuerpos, logran liberarse de la esclavitud de las dietas y las prohibiciones y se reencuentran con el placer de comer a través de la moderación y el equilibrio, sustenta.

Además, hay que tener un buen plan dietético a seguir con la asesoría de un nutricionista.

La atención psicológica ayuda a la motivación, a tener consciencia del estado de salud y generar expectativas realistas.

VÍCTIMAS

El problema del apetito emocional puede afectar a niños y adolescentes que en estos momentos son los más vulnerables con desajustes en su alimentación y la ingesta constante de comida rápida.

En los jóvenes y adultos se tiende a enmascarar esta situación con responsabilidades del trabajo, pero al tiempo se dan cuenta de que tienen un problema de sobrepeso y empiezan a atenderse por sintomatologías como cansancio y alteraciones en el colesterol y presión alta, entre otros males asociados, señala el psicólogo Aristides De Ycaza.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

23 Ago 2017

Primer premio

8 3 0 1

ACCD

Serie: 19 Folio: 11

2o premio

3552

3er premio

1426

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código