Tras del lente y frente a la cancha

Gracias a los medios para los que fotografía, el reportero Emiliano Lasalvia conoce a los protagonistas del fútbol argentino, figuras también del fútbol mundial.
Según Lasalvia, ‘los diarios en la Argentina se juegan más por la literalidad al poner una imagen, que poner una imagen con un contenido que vaya más allá de lo literal’. CORTESÍA/E.L. Según Lasalvia, ‘los diarios en la Argentina se juegan más por la literalidad al poner una imagen, que poner una imagen con un contenido que vaya más allá de lo literal’. CORTESÍA/E.L.
Según Lasalvia, ‘los diarios en la Argentina se juegan más por la literalidad al poner una imagen, que poner una imagen con un contenido que vaya más allá de lo literal’. CORTESÍA/E.L.

Este año, Emiliano Lasalvia mandó cinco fotografías al concurso de fotoperiodismo World Press Photo, “solo para participar y estar en contacto con la profesión, no con una expectativa concreta”.

Según Lasalvia, quien nació en 1978, estar en la premiación -que se llevará a cabo en el mes de abril en Amsterdam- le dará la posibilidad de conocer gente que, de alguna manera, genera la fotografía mundial.

“Para mí, conocer gente como John Stanmeyer [ganador de la Fotografía del Año de esta edición por su trabajo ´Señal´] es un placer y una oportunidad de seguir aprendiendo. La fotografía es más de contacto y transmisión de experiencias. Lo que más me ilusiona es poder conocer a esos tipos”, confiesa.

¿A quién le dedica el premio?

Las cosas llegan en determinados momentos que tienen que ver con el esfuerzo que uno le haya puesto antes. Para ser políticamente correcto, a mi hija, que va a cumplir dos años en marzo. Pero mi hija es tanto, que cuando le dedico algo mío es ponerme yo por delante de ella. Debería dedicárselo a las personas que me bancaron en todo el proceso de trabajo previo.

bajo el cielo barilochense

Más allá de lo que se puede pensar de un argentino, antes de iniciarse en la fotografía, Emiliano Lasalvia jamás había entrado a una cancha de fútbol. Para él, asegura, “el deporte no representaba nada”.

Es más, se recuerda a los dos años, bajo los considerados cielos más hermosos de la Tierra, los de Bariloche, en Patagonia, acompañando a su papá a hacer copias fotográficas en blanco y negro en un laboratorio que había armado; no persiguiendo una pelota. A los 12 ya tenía entre sus manos una Olympus OM1.

Al tener una madre matemática y un padre fotógrafo, estar entre ambos mundos, “me ha servido para resolver cuestiones de la fotografía”, dice.

Incluso, mientras estudiaba astronomía, se encontraba trabajando de fotógrafo en El Día de La Plata, su primer trabajo en medios.

Entonces, ¿cómo terminó en el deporte?

Empecé en La Nación, cubriendo partidos de fútbol gracias a un fotógrafo histórico, Gerardo Horovitz, que quería que cubriera fútbol. Parece que rendía bien para el diario, aunque lamentablemente, pareciera que el deporte es lo único en lo que los medios, por lo menos en la Argentina, ponen más dinero para hacer coberturas.

¿Qué otros temas le parecen interesantes para capturar?

Me encanta la fotografía como excusa para meterme en la vida de otros. Escuchar cosas que nadie te contará después. El deporte está bueno como entrenamiento, porque te da velocidad para tomar decisiones. Todo sucede en fragmentos de tiempo muy cortos. Lo tenés o no lo tenés, todo o nada. Eso te da cierta agilidad o gimnasia para que después cosas que suceden en la cotidianidad, las puedas registrar con facilidad.

¿Qué hace diferente la fotografía deportiva de la de otros temas?

La diferencia no está en el momento que se aprieta el obturador, sino en entender lo que está pasando. Dividir la fotografía no tiene sentido; tiene que ser más universal que específica y entender a las personas. A Shakira le hice una foto, que era linda, revoloteando el pelo, en una cobertura para AP hace unos años. Sucedió en un momento específico y debía estar ahí. Quizás hay cosas similares y analogías con el deporte. Después lo vas extrapolando a todo. Me encanta hacer deporte con un estándar alto, pero es parte de una cosa grande, que es la fotografía.

Un error que haya cometido en la cancha.

Uno no es infalible y lo que está bueno es reconvertir esos errores en experiencias. Pero un ejemplo es el gol de la clasificación de la Argentina contra Perú en 2009. Tenía a Martín Palermo [exjugador de la selección argentina], a un metro y medio, abrió los brazos y dijo “gracias Dios” bajo la lluvia, después del gol. No lo pude fotografiar porque tenía un lente largo. Y era una imagen alucinante.

¿Ha pensado en la fecha de expiración para fotografiar deportes?

No podría decir que no quisiera hacer más deportes. Me gusta la fotografía con la adrenalina que tiene el deporte. Eso de está o no está, y lo que sucedió no volverá a suceder. Por mi personalidad necesito esa exigencia y eso me complementa para fotografiar otras cosas.

Por último, ¿el cielo de Patagonia o la acción en la cancha?

El cielo de Patagonia. Extraño mucho la Patagonia, más allá de que suene romántico. Si no estás en Buenos Aires, no te podés dedicar a esto. Sin embargo, creo que lo que más me gustaría fotografiar es Argentina campeón del mundo, en el Maracaná, con Messi revoleando la camiseta después de ganarle a Brasil.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código