La magia de la fotografía analógica

Con 25 años, Tomás Cortés ha hecho de su pasión un emprendimiento, su trabajo lo hace feliz.

Temas:

A Tomás le gusta la parte artesanal y personal de su proyecto. CORTESÍA A Tomás le gusta la parte artesanal y personal de su proyecto. CORTESÍA
A Tomás le gusta la parte artesanal y personal de su proyecto. CORTESÍA

No está seguro de cómo se dio el flechazo, pero el placer que conlleva para él todo el proceso de hacer una fotografía analógica lo volvió adicto a ella.

Tomás Cortés, de 25 años, ha hecho de su pasión su estilo de vida y no solo la comparte en los cursos de fotografía que imparte, sino que vende sus propios rollos para cámaras analógicas, a los que ha bautizado Alfred, por su admiración al director Alfred Hitchcock. La idea, justamente, nace mientras estudiaba cine en Argentina.

¿Cómo consigue los rollos ?

Todos los rollos Alfred tienen materias primas distintas, pero consigo con fabricantes como Kodak o Fuji que venden negativo en grandes cantidades y los fracciono usando chasis reciclados.

¿Dónde se venden los rollos?

Principalmente, en Argentina y Panamá, también están en Costa Rica y Colombia. En Panamá se consiguen en Armónica Shop, Diablo Rosso y The Rock Spot.

¿Qué es lo más difícil y lo más fácil de emprender?

Depende de cada uno. El problema muchas veces es tener demasiadas ideas geniales para tu proyecto, pero llevarlas a cabo y terminarlas muchas veces es lo más difícil. Las cosas toman tiempo en desarrollarse y en completarse, pero se hace fácil este proceso si el proyecto realmente te apasiona.

¿Cómo ve el mercado de la fotografía analógica en Latinoamérica y en Panamá?

En Latinoamérica no sabría decir, porque no me he expandido lo suficiente como para saberlo. En Argentina el mercado es enorme, a mi parecer. Muchos argentinos toman fotos de rollo, hay una buena movida analógica y hemos tenido una buena presencia y acogida durante cinco años en el mercado. En cuanto a Panamá, llevamos un poco más de un año y siento que la movida crece. La gente se está entusiasmando con el tema.

¿Hay curiosidad por la fotografía analógica?

Sí, pero no siento que sea algo para todo el mundo. Veo el entusiasmo de las personas durante los cursos, porque es emocionante hacerlo y vivirlo, pero son pocos lo que se mantienen y no se rinden a la primera. Muy pocas veces las personas no entienden que es un proceso de varios rollos antes de empezar a sacarle provecho al formato. Ser paciente al proceso es una cualidad clave para tomar fotografía analógica.

¿Qué es lo que más le cuesta a una persona?

No poder ver resultados inmediatos. Una cámara digital toma tantas fotos seguidas que realmente no importa el disparo, la exposición o el pensar y analizar bien un encuadre. La fotografía analógica nos enseña a perfeccionarnos, a ser pacientes, aprender a mirar, esperar el momento justo y, al mismo tiempo, ser rápido para no perderlo. La película no es infinita, cada foto vale y cuesta, y el instante capturado depende de la seguridad que tiene el fotógrafo para confiar en que la imagen está siendo capturada correctamente.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código