Su majestad Cantinflas

Mario Moreno, o Cantinflas, hubiera cumplido hoy 100 años y aún su fama sobrevive.
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_2014120395euPS.jpg /deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_2014120395euPS.jpg
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_2014120395euPS.jpg

Un chico que no llegaba a los 20 años y que soñaba con la fama y sus placeres, probaba suerte en los teatros de carpas mexicanos, por allá por 1930, pero parecía que entretener no iba a ser lo suyo. Durante un acto, vencido por los nervios, olvidó su parlamento y de su boca solo salieron soberanas incoherencias. A unos les pareció gracioso y a otros no.

Así, de la casualidad y entre varios gritos de rechazo, nació Cantinflas, considerado por muchos como el mejor humorista latino.

Mario Moreno, el hombre detrás del show, llegó a este mundo el 12 de agosto de 1911. Hoy, el actor habría cumplido 100 años. Creció en las calles “bravas” de Tepito y fue el sexto de una docena de hijos de una familia pobre. No terminó la escuela, durante su adolescencia fue limpiabotas, torero, vendedor, militar (o lo intentó al menos) y probó en el boxeo, pero lo noquearon en el primer asalto de su primer combate. Fue su debut y despedida. Los desaires terminaron cuando convirtió aquella palabrería sin sentido en su arma de risas.

En las carpas, Mario Moreno personificaba al mexicano humilde que le sonreía a la vida . En otras palabras, Mario Moreno se reflejaba a sí mismo en un Cantinflas que también parodiaba a los políticos y gobernantes. Tiempo después dijo que esos teatros nómadas fueron su “mejor escuela”.

Después del teatro llegó el turno del cine. Entre 1936 y 1981, hizo 51 películas. En ese lapso Cantinflas se volvió inmortal en México. Hollywood, empero, no consintió al humorista. Su paso por la meca del cine fue efímero: dos producciones.

Su otro gran legado fue su verborrea chistosa, absurda, punzante, de dobles sentidos y con juegos de palabras, legitimizada en 1992 por la Real Academia Española.

Se casó en 1934 con la actriz rusa Valentina Ivanova, y en 1961 adoptó el que fue su único hijo. El actor murió en 1993 por un cáncer pulmonar. Tenía 81 años.

Palabras más palabras menos, así se cuenta la vida del héroe mexicano que hoy recuerdan sus admiradores.

Quienes lo conocieron destacan, con los sentimientos a flor de piel, lo simpático que era Mario Moreno, con el sombrero de Cantinflas o sin él.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

25 Jun 2017

Primer premio

8 9 8 4

BBAD

Serie: 21 Folio: 4

2o premio

6710

3er premio

5570

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código