Las ´mamis´ de Rolo andan de paseo

Las mujeres que pinta el artista panameño Rolo De Sedas se han convertido en un ícono que ya han visitado varios destinos; el más reciente es Argentina.
Rolo De Sedas tiene como centro de su obra a la mujer y la naturaleza. LA PRENSA/Verónica Gutiérrez. Rolo De Sedas tiene como centro de su obra a la mujer y la naturaleza. LA PRENSA/Verónica Gutiérrez.
Rolo De Sedas tiene como centro de su obra a la mujer y la naturaleza. LA PRENSA/Verónica Gutiérrez.

Ginebra, Florencia y Barcelona son algunas de las ciudades que han sido testigos de las “mamis” de Rolo De Sedas. Esas mujeres engalanadas con el traje típico nacional o con sus atuendos étnicos, o simplemente inmersas en la naturaleza, se han convertido en el sello personal del artista.

La parada más reciente de estas féminas de mirada coqueta es Argentina, en donde De Sedas expone desde la semana pasada alrededor de 25 obras, en la Usina de Arte de Buenos Aires.

Esta exposición que forma parte de la celebración del mes de la patria fue el primer punto del itinerario de De Sedas, quien participará hoy en la inauguración de un mural inspirado en su obra en la plaza República de Panamá, en Córdoba, Argentina.

Arte AL AIRE LIBRE

“A mí me encantan los espacios públicos”, admite el panameño, que cursó estudios de maestría en Arte, Arquitectura Efímera y Artesanía en la Universidad Politécnica de Cataluña, España, pero terminó haciendo un doctorado en Arte para Espacios Públicos y Regeneración Urbana, en la Universidad de Barcelona.

Y es que a Rolo De Sedas lo que le gusta son los espacios. “Yo pinto porque es algo rápido y porque me encanta también, pero me chifla la naturaleza”, expresa.

En Panamá, uno de sus trabajos más populares se encuentra en las ventanas de Villa Agustina, en el Casco Antiguo, desde donde sus “mamis” miran a todo el que camine por la avenida A.

Pero ese no es el único espacio intervenido por el artista. Con la Fundación Sembrarte, a la que pertenece junto con otros cuatro amigos artistas, ha hecho otras intervenciones.

La más reciente es un mural en el barrio de Santa Ana.

Mujeres

De Sedas no solo encontró en Barcelona las herramientas para hacer lo que le gustaba, sino que descubrió su manera de pintar.

“Yo tenía compañeros de todas partes del mundo y cada uno estaba hablando de sus países. Hice un garabato muy rápido de cómo era el traje de Panamá”, dice.

Ese garabato fue la primera de las mujeres que hoy son casi un símbolo de identidad.

En ese momento no lo sabía, pero en la ciudad catalana fue donde desarrolló su estilo, que define como “desenfadado, lineal y fresco”.

“Tiene que ver con este simbolismo de la mujer, la fertilidad, la naturaleza, la feminidad. Es como el arquetipo de la madre naturaleza, pero es local, lo acentúo en Panamá”, explica el pintor, que define su arte como “eco-neo pop tropical”.

Los colores, las formas que usa, están basadas en lo que ve en las calles del istmo. “Mi trabajo es de identidad”, expresa De Sedas, que no se considera folclorista. “Soy totalmente ignorante de la materia”.

El Sello de Rolo

La marca de De Sedas quedó plasmada en el estudio del editor de Vanity Teen, en Barcelona, y en el restaurante Iolo en Buenos Aires. Pero su visión va más allá.

“Estoy trabajando en una aplicación para dispositivos móviles, que son juegos basados en mis imágenes y el laboratorio es de una gente joven que se llama Imagine Lab”, dice.

El artista ha trabajado además artículos promocionales y sus imágenes están plasmadas en una línea de trajes de baño, camisas y vestidos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código