La invasión, un cuarto de siglo después

El país es otro después del 20 de diciembre de 1989, fecha considerada como la más cruenta de toda la historia nacional. ‘La Prensa’ publica un completo suplemento sobre el ataque militar y el régimen dictatorial que lo antecede.

Temas:

La invasión, un cuarto de siglo después La invasión, un cuarto de siglo después

La invasión, un cuarto de siglo después

La memoria en manos de artistas La memoria en manos de artistas

La memoria en manos de artistas

La actriz Alejandra Araúz, de 26 años, sosteniendo imágenes de la invasión durante su intervención en el Metro de Panamá. La actriz Alejandra Araúz, de 26 años, sosteniendo imágenes de la invasión durante su intervención en el Metro de Panamá.

La actriz Alejandra Araúz, de 26 años, sosteniendo imágenes de la invasión durante su intervención en el Metro de Panamá.

Hoy se cumplen 25 años de la invasión de Estados Unidos (EU) a Panamá, uno de los eventos más dramáticos y destructivos en la historia del país.

En esta fecha, hace un cuarto de siglo, las tropas estadounidenses buscaban capturar al general Manuel Antonio Noriega, acusado en EU por narcotráfico, y destruir su régimen, señalado por violaciones a los derechos humanos.

Aunque a la fecha se ignora la cantidad exacta de muertos que dejó la acción militar, un conteo parcial de la Coordinadora Popular de los Derechos Humanos de Panamá, que publica este diario, da nombre y apellido a 317 de las víctimas.

De igual manera, se desconoce aún el monto total de las pérdidas materiales, y tampoco se sabe de alguna respuesta a los reclamos hechos a EU por los afectados ni por los familiares de los fallecidos.

Manuel Antonio Noriega, el último dictador del régimen militar panameño y la causa que justifica la acción militar adelantada por Estados Unidos, se halla recluido en el centro penitenciario El Renacer, condenado por homicidio.

La memoria en manos de artistas

El documental Invasión, seleccionado para representar a Panamá en la carrera para el Óscar, sacó a flote en octubre pasado el tema de la invasión de Estados Unidos a Panamá. El acontecimiento que había estado hundido en la memoria colectiva ha tenido, sin embargo, muchas formas de representaciones artísticas en estos 25 años.

Entre las expresiones que han surgido a propósito de aquel 20 de diciembre de 1989 está El libro de la invasión, escrito en 1998 por Pedro Rivera y Fernando Martínez, que este año se edita por primera vez para Panamá, pero también hay poesía y otras obras de diferentes ramas artísticas.

“Es muy interesante lo que hemos descubierto, una cantidad inmensa con el tema de la invasión en literatura, pero también en la música. El arte no falta, en el Museo de Historia tenemos unos cuadros alusivos a la invasión, fotografías, las artes escénicas”, comenta Carlos Fong, quien forma parte del proyecto “20 de diciembre: Memoria de Todos”, cuya agenda de actividades comenzó el 11 de diciembre y termina esta noche con una tarima conmemorativa en el Mirador del Pacífico en la cinta costera.

Murales, intervenciones en el Metro de Panamá, conversatorios, lecturas dramatizadas y proyecciones cinematográficas se han desarrollado en diferentes puntos del país para no dejar que lo vivido quede en el olvido.

“Hay mucha literatura, muchos pintores, poetas que hablaron de la invasión y eso se necesita dar a conocer”, expresa, por su parte, Ana Elena Tejera, artista e investigadora que trabaja en la organización del proyecto.

“Hemos visto a artistas que pintaron en esa época o se inspiraron en esa época, a pesar de que no la vivieron. Y ha sido bueno”, califica.

El arte de recordar y sanar

A Clara Tristán se le acerca un muchacho. Se para frente a ella, observa calladamente las fotografías que sostiene, hace un comentario y empieza una conversación, un viaje al pasado.

Clara tiene 24 años, uno menos de los que han pasado desde la invasión de Estados Unidos a Panamá, y al hablar de ese acontecimiento del cual sostiene dos imágenes en cada mano se emociona.

“No sé si te parece lejano el decir ‘invadieron Panamá’. No invadieron a Panamá, nos invadieron a nosotros. Todos somos Panamá”, comenta la joven terminada la actividad. “Porque fueron mis abuelos, mis padres, mis hermanos y no debo pensar que como no lo viví está lejos de mí”, dice quien aún estaba en el vientre de su madre ese 20 de diciembre de 1989.

La joven es uno de los seis voluntarios del teatro Carilimpia y Producciones Talingo, que el jueves pasado recibían a los usuarios en la estación del Metro de la Iglesia del Carmen, con salida a vía Venetto.

“Somos todos niños de la invasión. Somos personas que hemos crecido con pedazos de la historia, no estamos seguros de lo que sabemos, no estamos seguros de lo que pasó, y eso desde nuestro punto de vista como artistas tiene mucho que ver con nuestra falta de identidad”, afirma la actriz Alejandra Araúz, de 26 años.

En el segundo día de esa suerte de experimento social que realizaron los actores hasta ayer, como parte de las actividades de “20 de diciembre: Memoria de todos”, estos “niños de la invasión” observaron las reacciones de la gente.

Hubo desde quienes pasaron y no miraron hasta quienes contaron su propio testimonio.

‘Yo perdí a tu abuela’

“Una señora me contó la historia de cómo cuidaba a su abuela las noches antes y cómo murió. Yo empecé a llorar, porque me sentí conmovida por lo que le pasaba, y porque como la historia de ella se repiten miles. Me preguntó que por qué lloraba, que si yo había perdido a alguien y le dije: ‘Yo perdí a tu abuela”, comenta Alejandra, quien piensa que esta no es una lucha egoísta, que no lo hace porque haya muerto alguien cercano, sino porque murieron panameños.

“No hay bandos, es tener la memoria, aceptar la herida, poder pasar por un duelo, sanar y no repetir el mismo error”, concluye.

Movimiento artístico

“Hemos tenido varias disciplinas artísticas que han representado esta memoria histórica”, afirma Ana Elena Tejera, una de las organizadoras del evento junto con Mariela Aragón Chiari, quien ha estado investigando el tema a través del arte.

“Ahora tuvimos el estímulo de una obra de teatro (...) y poesías y relatos, que fueron hechos para la invasión”, dice Aragón Chiari, que presentó la noche del jueves la lectura dramatizada Noches Oscuras y la performance ¿Lobo, dónde estás?, en la Alianza Francesa.

En ese mismo lugar, un día antes se reunieron en el conversatorio “Arte y Memoria Histórica”: Consuelo Tomás (poetisa), Brook Alfaro (pintor), Juan Antonio Gómez (escritor) y Mario García Hudson (musicólogo).

Las actividades continúan hoy (ver tabla).

Henry Cárdenas, dedicado a la producción audiovisual, vuelve a proyectar su cortometraje Donde caen nuestros héroes (2011). La película, que forma parte del cine foro que presenta hoy la Biblioteca Nacional Ernesto J. Castillero R., recoge la “historia de un patriota que en contra de las adversidades decide luchar por la soberanía, como muchos que defendieron hasta con su muerte el concepto de nación”, dice su realizador.

Con todo el movimiento, Carlos Fong llega a una conclusión: “La cultura es una forma efectiva de llegar a la gente en esta clase de temas que son muy sensibles. Son un tabú. Nadie quiere hablar de la invasión, nadie la quiere recordar, pero es parte de nosotros”.

(Con información de Irlanda Sotillo).

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código