La memoria, a prueba

Un estudio reciente halló que tomarle foto a un objeto para recordar sus detalles facilita su olvido más rápidamente.
El ‘ojo de la mente’ y el ‘ojo de la cámara’ no son iguales a la hora de almacenar información. Fotolia. El ‘ojo de la mente’ y el ‘ojo de la cámara’ no son iguales a la hora de almacenar información. Fotolia.
El ‘ojo de la mente’ y el ‘ojo de la cámara’ no son iguales a la hora de almacenar información. Fotolia.

La fotografía ayuda a capturar recuerdos. Pero también ayuda a olvidar más rápido.

Un estudio publicado en la revista Psychological Science encontró que la acción de tomar fotos para así acordarse de algo específico puede, por el contrario, hacer que se olvide de ello con mayor prontitud.

Investigadores de la Fairfield University hallaron en su muestra analizada que aquellos que al asistir a un museo tienden a capturar imágenes de lo que se exhibe tienen menos probabilidades de acordarse de los detalles de algo expuesto en comparación con aquellas personas que se dedicaron a observarlo con detenimiento.

La psicóloga Linda Henkel, autora de la investigación, dijo en un comunicado de la revista que cuando las personas se apoyan en la tecnología para que recuerde algo por ellos puede ocurrir un efecto negativo en el hecho de cómo ellos recuerdan la experiencia vivida. “Estos resultados muestran que ´el ojo de la mente´ y el ojo de la cámara no son iguales”, citó Kendel.

PROCESO NEUROLÓGICO

Tomarle fotos a algo con la intención de recordarlo podría fomentar más rápido el olvido, debido a factores neurológico-cerebrales, así como aspectos en la fase de codificación y recuperación, tales como la organización del material codificado, el contexto, factores emocionales y la ansiedad, indica la psicóloga Ana María Florez, presidenta de la Asociación Panameña de Psicología.

Para la neuropsicóloga Emelyn Sánchez, de la Clínica Neuropsicológica de Panamá, al utilizar un medio externo, el almacenamiento de la información “podría no darse porque no se le prestó la suficiente ´atención´ al estímulo para que este pueda ser almacenado como corresponde. No consideraría que sea una falla en el proceso de recordar ya que no hay estímulo que evocar; más bien, no se dio uno de los pasos necesarios para almacenar la información”.

La especialista agrega que la memoria se puede dividir en tres pasos: la exposición al estímulo, el almacenamiento y el recobro. Solo si hay un cambio químico, es decir, una sinapsis, se da la memoria a largo plazo, y solo si esto ocurre es que podemos recordar. La información se almacenará de acuerdo al tipo de estímulo en la memoria visual, auditiva, procedural, biográfica, etc.”.

Para cuidar la memoria es necesario dormir entre siete u ocho horas diarias, de noche, “ya que es a través del sueño nocturno que consolidamos nuestra memoria”; llevar una dieta rica en omega 3 y vitamina B12, y evitar el consumo de alcohol, menciona Sánchez.

Florez añade a la lista resolver sudokus, crucigramas y sopas de letras, así como socializar y hacer ejercicios al aire libre.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código