Cinco mitos sobre el virus zika

Temas:

Aunque se cuenta con datos muy sugerentes, hace falta más evidencia que compruebe que el zika provoque la detención del crecimiento craneal del bebé en gestación. Reuters Aunque se cuenta con datos muy sugerentes, hace falta más evidencia que compruebe que el zika provoque la detención del crecimiento craneal del bebé en gestación. Reuters
Aunque se cuenta con datos muy sugerentes, hace falta más evidencia que compruebe que el zika provoque la detención del crecimiento craneal del bebé en gestación. Reuters

1. Es completamente seguro que la infección por zika en embarazadas causa microcefalia en el feto.

Falso. Hace falta todavía más evidencia científica que confirme la relación causal, no casual, del virus en provocar la detención del crecimiento craneal del bebé en gestación.

Los datos recogidos hasta la fecha, no obstante, son muy sugerentes. Se ha observado un incremento de 20 veces o más en el diagnóstico de microcefalia en las poblaciones brasileras con epidemia de zika; el virus se ha detectado en la placenta, líquido amniótico y tejido cerebral de fetos cuyas madres infectadas padecieron la enfermedad; y otros patógenos vinculados a microcefalia (toxoplasma, citomegalovirus) fueron descartados mediante pruebas diagnósticas confiables.

En un análisis retrospectivo realizado en la Polinesia francesa durante un brote de zika (2013-2014), los casos anuales de microcefalia aumentaron de 1 a 17 durante el período de circulación del virus.

Se espera la conclusión de un estudio de casos y controles pareados para confirmar la fortaleza del vínculo.

Por otro lado, en octubre de 2015 se puso en marcha una investigación prospectiva de una cohorte colombiana de 5 mil embarazadas que tendrán su parto en mayo o junio 2016. Queda, por tanto, poco tiempo para asegurar o refutar la causalidad.

2. La liberación de mosquitos transgénicos es la causa de microcefalia.

Falso. Los casos de microcefalia en Brasil ocurrieron en poblaciones distantes a las que participaron de ensayos con mosquitos genéticamente modificados.

El pueblo de Piracicaba participó en el experimento y está localizado a 1,700 millas de Recife, lugar donde hubo un incremento inusitado de neonatos afectados con microcefalia.

Estos Aedes vuelan menos de una milla durante toda su corta vida y solo mosquitos machos fueron liberados, los cuales no pican al ser humano.

Similares ensayos han sido realizados en Asia, Islas Caimán o Panamá y ninguna señal de microcefalia ha sido observada.

3. La microcefalia ha sido ocasionada por vacunas administradas a embarazadas o por la toxicidad de un larvicida esparcido en el agua potable.

Falso. Las vacunas de tétanos, tosferina y gripe han sido aplicadas a embarazadas a nivel mundial, incluso durante los primeros meses de la gestación, demostrando un altísimo perfil de seguridad.

El larvicida usado en Brasil es el pyriproxyfen, ampliamente utilizado en Estados Unidos y otros países desde hace más de 15 años, para eliminar las moscas que afectan perros o gatos y detener la proliferación de larvas de diversos insectos.

Además, gran número de casos de microcefalia ha ocurrido en áreas brasileras que no han utilizado este larvicida.

4. La relación causal del zika con el síndrome de Guillain-Barré solo ha sido detectada en Brasil.

Falso. Evidencia retrospectiva colectada del brote de zika, que ocurrió en la Polinesia francesa durante los años 2013-2014, sugería dicha asociación.

A la fecha actual, cinco países de América (Brasil, Venezuela, Colombia, El Salvador y Surinam) han observado un significativo incremento de casos de Guillain-Barré en áreas afectadas por el zika.

En Colombia, por ejemplo, la tasa de ocurrencia de este síndrome en la población general es de 1.3 casos por 100 mil habitantes, pero sube a 230 por 100 mil en personas infectadas por zika.

5. El zika se transmite frecuentemente por contacto sexual.

Falso. La picadura de mosquitos Aedes que portan el virus es la forma habitual y notoriamente más efectiva de transmisión de la enfermedad.

Aunque el virus se ha detectado en el semen de hombres infectados y en la sangre transfundida de donadores infectados, estas vías de transmisión son anecdóticas y relativamente ineficaces.

El virus del zika también se ha aislado en la leche de mujeres gestantes, pero hasta la fecha ningún caso de transmisión a infantes ha sido documentado.

(El autor es médico pediatra e infectólogo, jefe del Departamento de Infectología del Hospital del Niño. Email: xsaezll@cwpanama.net / Twitter: @xsaezll)

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código