Los niños cantores

Los integrantes de Los Niños Cantores de Viena reflejaron el miércoles pasado una amplia capacidad y talento.

La presentación que ofreció el coro Los Niños Cantores de Viena el pasado miércoles, en el Teatro Anayansi, fue una experiencia de apreciación artística distinta a lo que suele verse en Atlapa.

En todo el centro del escenario estaba el órgano muy bien iluminado, custodiado por 22 niños, 11 en cada lateral. Eran los coristas formados y vestidos con su ya popular traje de marino.

El músico Florian Schawarz los dirigía y el programa estuvo bastante variado.

Un elemento clave que hizo interesante esta presentación y que quedó reflejado en la tarima fue la disciplina, una conducta que sin duda es la clave de que seres tan pequeños desarrollen tal capacidad de canto y armonía.

Resultó curiosa la mezcla de inocencia y profesionalismo en la mayoría de los 22 coristas. Por un lado, sus movimientos infantiles, gestos y hasta estornudos inesperados y, por otro, una exactitud en sus tiempos de entrada y completa coordinación con sus voces e instrumentos que, dependiendo de la pieza, sonaban con el órgano.

Increíblemente, estos pequeños cantan por todo el mundo y frente a miles de personas sin asomo de miedo. Como si fuera poco, entonan música religiosa, árabe, hindú, latinoamericana y ritmos contemporáneos.

La diferencia de describir esta capacidad interpretativa y presenciarla en vivo es abismal, o sea, estos pequeños modulan atinadamente los cantos, aun cuando no pertenecen a la cultura, idioma y país de donde provienen las letras y canciones que interpretan.

Seguramente, se preguntará usted ¿cómo lo hacen? De acuerdo con la Asociación Nacional de Conciertos, organización que los trajo a Panamá por quinta vez, los encargados del coro Los Niños Cantores de Viena realizan audiciones abiertas cada dos años.

Los niños deben tener buena voz y, sobre todo, estar dotados para la música.

Los interesados en ser aceptados deben ir a una escuela preparatoria donde reciben una enseñanza intensiva de teoría y práctica del canto, además del estudio de un instrumento musical.

Adicional a esto, el aspirante debe pasar pruebas físicas, vocales e intelectuales que son conocidas mundialmente por su extrema exigencia.

Sus presentaciones alrededor del planeta las realizan entre agosto y septiembre cuando están en su período de vacaciones.

Los Niños Cantores de Viena ya han venido a Panamá en los años de 1971, 1985, 1991 y 2006.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código