La nueva economía es la gente

En el Foro de Ciudades Sostenibles, el experto Marc Weiss habló sobre la importancia de un desarrollo que tome en cuenta a las personas.
En opinión de Marc Weiss, la oportunidad del istmo ‘es la de incluir a todo el mundo y beneficiarse con el crecimiento económico’. LA PRENSA/Yazmín Saldaña. En opinión de Marc Weiss, la oportunidad del istmo ‘es la de incluir a todo el mundo y beneficiarse con el crecimiento económico’. LA PRENSA/Yazmín Saldaña.
En opinión de Marc Weiss, la oportunidad del istmo ‘es la de incluir a todo el mundo y beneficiarse con el crecimiento económico’. LA PRENSA/Yazmín Saldaña.

Una ciudad verde, sostenible y amigable es posible. La clave es pensar fuera de lo común. Así lo afirmó Marc Weiss en el Foro Internacional de Ciudades Sostenibles, celebrado el jueves pasado en Panamá.

El istmo tiene el potencial de crear una red de industrias, teniendo lugares más verdes y atrayendo valor humano.

“Panamá puede competir convirtiéndose en un lugar más sostenible y transformando lo que están haciendo. Eso es el futuro”, afirmó Weiss, director de GUD, una organización internacional que ha trabajado en 15 ciudades del mundo ayudando a crear ambientes sostenibles.

El experto, que dictó una conferencia sobre Estrategia Económica Metropolitana, Innovación Sostenible y Prosperidad Inclusiva, invitó a los panameños a identificar sus propios “activos”.

Con “activos” se refiere a las fortalezas de las que puede sacar provecho la ciudad.

“Sean ustedes mismos. Busquen lo que los hace especiales, lo que hace diferente a su gente”, recomendó Weiss, quien explicó que “los activos tal vez no sean obvios. Lo que piensan que es un pasivo puede ser todo lo contrario”.

Y ejemplificó con el caso de lugares abandonados y con edificios en desuso, esto puede ser una ventaja en lugar de una desventaja.

“Las cosas fundamentales en el crecimiento económico son las mismas que para conseguir una buena calidad de vida”, dijo el experto. Estas son transporte e infraestructura, educación, investigación y tecnología, pero también otras cosas como el ambiente y la cultura.

Crisis y oportunidades

De acuerdo con su experiencia, el experto identificó dos tipos de motivación para llegar a ese punto, la crisis y la oportunidad.

En el caso del istmo, la gran oportunidad es la de incluir a todo el mundo y beneficiarse con el crecimiento económico, según Weiss.

Esto, teniendo en cuenta que un buen ambiente se traduce en una buena economía.

¿Por dónde empezar? El experto considera que se puede ir por partes. Primero, promoviendo un uso mixto de los espacios públicos para lograr que la ciudad sea más amigable.

Es decir, que puedan circular peatones, bicicletas, motos y que las personas puedan conseguir lo que necesitan sin ir tan lejos. Y así, al fin superar “esta pesadilla de tráfico que tienen”, expresó Weiss.

Casos internacionales

En el caso de NoMa (Washington DC, Estados Unidos), en el que trabajó Weiss, existen 13 maneras distintas de transportarse, incluyendo autobús, tren, bicicleta, carros, taxis y caminando.

Además, la otrora abandonada área de Washington se convirtió en un atractivo por sus edificios verdes.

Un punto importante para el proyecto fue la inclusión de todos los sectores para la planificación, contando a las poblaciones de bajos recursos.

“No siempre lo nuevo es mejor que lo viejo y tampoco más es mejor que menos”, destacó el experto, quien también mencionó el ejemplo del estado de California.

Fue allí en donde se llevó a cabo la primera política económica sostenible (1979-1983), y en donde ahora se alzan las grandes compañías de tecnología.

“Si no hubiésemos protegido California, no sería lo que es hoy”, dice.

Tres aspectos influyeron para que California se convirtiera en un caso exitoso.

El primer aspecto es la calidad de vida, imprescindible para el crecimiento económico, según Weiss.

El Estado cuenta con centros educativos prestigiosos y una ciudad bonita en la que la gente se siente motivada a vivir.

El segundo aspecto es la innovación tecnológica, que ayudó a que fuera más sostenible. Y el tercero fue la eficiencia de los recursos.

“Para lograr ciudades sostenibles es necesario el trabajo de todos. Gobierno, empresa privada y de cada uno de nosotros”, dijo Weiss al final de la conferencia.

>>> El nuevo urbanismo para una ciudad bella y funcional

Una ciudad sostenible dependerá del diseño de sus calles, plantea Víctor Dover, expresidente nacional del Congreso para el Nuevo Urbanismo (Estados Unidos) y experto en planificación urbana y de carreteras que participó en el foro internacional “Ciudades sostenibles”, organizado por el Green Building Council en Panamá.

La construcción “verde” va más allá de la tecnología en los edificios y el ahorro de energía; también debe incluir a las calles, añade. Las edificaciones deben estar adaptadas al clima del lugar; en el trópico, por ejemplo, se puede aprovechar la arquitectura tradicional y crear sombra. Y es importante que haya un uso mixto del espacio. La gente tiene que andar más libre y relajada. Las personas manejarán menos si las calles están conectadas a sus entornos y con más intersecciones, y así se reduce la huella de carbono. No es malo usar el transporte público, caminar o montar bicicleta. Todo esto hace una experiencia memorable.

“El urbanismo debe considerar el hábitat, la sostenibilidad y el arte. ¿Por qué una ciudad no puede ser funcional y a la vez hermosa”?

Dover se refiere a la importancia de crear entornos en los que las personas se sientan cómodas y quieran estar allí. “Para que una ciudad sea sostenible tiene que ser competitiva y bella. A menudo, se piensa que hay que sacrificar la calidad de vida para poder hacer plata, pero no tiene que ser así”, explica Dover. La belleza de un edificio es lo que lo diferencia de otro. El deseo de estar en un sitio agradable influye en las decisiones, y las decisiones en bienes raíces suelen ser en un 80% emocionales.

Por otro lado, es posible recuperar hábitats para el peatón y la convivencia humana sin muchos gastos ni complejidad. Al crear entornos para los peatones, los beneficios no solo son emocionales, sino de conveniencia. Por ejemplo, las personas pueden bajar de su edificio y comprar vegetales frescos en la calle.

Cuando se quiere cambiar un sitio, hay que analizar las prioridades –espacio para vehículos o para la gente– y qué es lo más económico y factible. En Panamá, Dover observó que la prioridad parece haber sido cómo apiñar más carros en un mismo lugar. “Existe una tensión entre la calidad de vida y el desarrollo. La densidad es alta, pero el uso está desconectado. Si los carros ahogan la ciudad, baja la calidad de vida y se gastan millones de dólares para solucionar el tranque con más calles”. Es importante coordinar el sector público y el privado, y que exista un liderazgo. En Panamá, si se siembran más árboles se logrará un cambio rápido. Además, Dover recomienda estimular el uso de las bicicletas, especialmente muy temprano en la mañana y al atardecer. En la medida que haya más peatones y ciclistas, la calle será más segura respecto a los accidentes, concluye.

TAMARA DEL MORAL

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

KNOCKOUT Julio Escobar: 'A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios'

A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios
Roberto Cisneros

Esta semana se cerró la etapa de pruebas del Concurso por la Excelencia Educativa. Hoy Julio Escobar, su creador, que además preside la Fundación para la Promoción de la Excelencia Educativa –que ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código