literatura

Los pasos dados por Richard Ford

A causa de detectarle dislexia de forma tardía, Richard Ford repitió tercero de primaria, aunque gracias a eso aumentó su placer por la lectura.

Temas:

Este autor estadounidense ha publicado novelas como ‘Un trozo de mi corazón’ (1976), ‘El día de la independencia’ (1996) y ‘Acción de Gracias’ (2006). Este autor estadounidense ha publicado novelas como ‘Un trozo de mi corazón’ (1976), ‘El día de la independencia’ (1996) y ‘Acción de Gracias’ (2006).
Este autor estadounidense ha publicado novelas como ‘Un trozo de mi corazón’ (1976), ‘El día de la independencia’ (1996) y ‘Acción de Gracias’ (2006).

A causa de la dislexia, Richard Ford (Jackson, Estados Unidos, 16 de febrero de 1944) fue un estudiante regular y le costaba en particular la clase de matemáticas.

“Es difícil decir cómo la dislexia marcó mi personalidad. Por un lado, me desconcertó, ya que no fui diagnosticado de forma temprana. No me fue bien en la escuela, lo cual me frustró bastante”, recuerda quien ha publicado libros de cuentos como Rock Springs (1987) y novelas como Wildlife (1990) y Canadá (2014).

Aunque admite que este trastorno del aprendizaje de la lectoescritura, de carácter persistente, le permitió tener un sentido más profundo de lo que es la humildad, y también le brindó“la empatía para la gente que no tiene éxito cuando piensa que debe tenerlo. Tengo un tipo de mentalidad de un perdedor y no se me da la confianza en exceso o la arrogancia suficiente sobre mis logros, cualesquiera que estos sean”.

A causa de la dislexia repitió tercero de primaria y es un lector lento, pero gracias a eso aumentó su placer por la lectura y entendió el lenguaje de manera diferente, compartió.

“Más tarde me enseñéálgebra avanzada yo mismo. Simplemente no tenía maestros pacientes ni padres que pudieran ayudarme con las matemáticas. Si hubiera tenido un buen maestro o no hubiera tenido disléxico, y por lo tanto, hubiera sido capaz de concentrarse mejor en el salón de clases, probablemente habría sido un estudiante promedio de matemáticas”, dice el autor del guion El despertar de un ángel (1990), película dirigida por Michael Fields.

“Comencé a leer más en serio durante mi primer año en la universidad. No quería llegar a mi casa en Mississippi, así que desarrollé hábitos que me permitieron concentrar todo mi tiempo en mis estudios universitarios. Así que tuve tiempo de sobra para leer después de eso”, manifestó quien a los 19 años fue fogonero en el Ferrocarril Misuri Pacífico en Little Rock.

Cuando decidió seguir sus estudios superiores comenzó las carreras de Administración Hotelera y Literatura, ambas en la Universidad de Michigan. No terminó ninguna de las dos.

Luego se matriculó en Derecho en la Universidad de Saint Louis, y aunque no terminó siendo abogado sí conoció en este centro al amor de su vida: Kristina Hensley, con quien está casado desde 1968. “Cuando salí de la escuela de Derecho, el tiempo se abrió, y pensé que podría haber hecho otra cosa. Me ofrecieron un trabajo en un banco y hasta la CIA me ofreció un trabajo”.

PERIODISTA

En 1976 publicó su primera novela, Un trozo de mi corazón, y en 1981 le siguió La última oportunidad.

Aunque ambas fueron recibidas con elogios por los críticos, las ventas fueron poco satisfactorias, por lo que decidió dedicarse al periodismo en Inside Sports.

Cuando este medio escrito deportivo cerró, y al no conseguir empleo en la Sports Illustrated, volvió a la ficción. Esas experiencias fueron parte del germen de El periodista deportivo (1986), en la que su protagonista es el comunicador social, de clase media, Frank Bascombe, quien luego apareció en otros títulos suyos como El día de la independencia (1996), Acción de Gracias (2006) y Let me be Frank with you (2014).

“No pienso en las clases sociales o económicas cuando construyo mis personajes. No estoy tratando de escribir historias sobre la clase media, aunque tal vez no pueda evitarlo”, indica.

Preguntado sobre cómo le iría a Bascombe durante las administraciones de los presidentes Barack Obama y Donal Trump. “Con Obama nos recuperamos del colapso de las viviendas, cuando mucha gente venía de perder sus casas y sus ahorros. El empleo luego ganó terreno, aunque gran parte de ellos fueron empleos de servicios de baja remuneración. Los afroamericanos ganaron en todo tipo de maneras. Sin embargo, muchos estadounidenses perdieron empleos de mano de los extranjeros, pues los inmigrantes están dispuestos a trabajar por menos salario. Bascombe no se sentiría seguro con Trump”.

CONSEJOS

Ante el pedido que compartiera cuáles serían sus consejos para aquellos que inician en la escritura, ofreció ocho. “No tener hijos; casarse con alguien que tenga trabajo y que considere que ser escritor es un trabajo; nunca escribir bajo el efecto del alcohol; no escribir cuando estén cansados; nunca discutir con quien compartes la vivienda; no competir con otros; no envidiar a quienes tienen buena fortuna, y sobre todas las cosas, pensar que lo que estás haciendo es lo más importante del mundo y que es relevante para tu vida y la de los demás”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

21 May 2017

Primer premio

6 4 7 1

CACB

Serie: 19 Folio: 3

2o premio

0895

3er premio

9726

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código