Literatura

Los premios

Un grupo de escritores, que ha sido distinguido en diversos certámenes de Iberoamérica, responde una pregunta: ¿para qué sirven los premios literarios?

Temas:

Los premios Los premios
Los premios

Para Leonardo Padura, los premios son como una caja de sorpresas. La primera reacción del autor cubano cuando ganó el Princesa de Asturias de las Letras 2015 fue hacerse una pregunta: “¿por qué yo y no otros?”.

“Cuando te toca, lo disfrutas”, confiesa Padura, el padre del detective Mario Conde, quien al recibir el Asturias supo que era algo importante para el devenir literario de su país natal.

También comprendió que, entre otras, lo obtuvo “gracias a mi empeño, porque no soy el más talentoso escritor en Cuba, soy el más trabajador. También algo de suerte que influye en estas distinciones”, añade Padura, quien, como el resto de los participantes de esta nota, formó parte del cartel de Centroamérica Cuenta, encuentro que ocurrió a finales de mayo en la ciudad de Managua (Nicaragua).

Leonardo Padura opina que el Asturias se concede a un autor en representación de lo que ha hecho un país con la imaginación y las palabras. Por eso se siente “en deuda” con otros escritores cubanos, y citó como algunos de sus más relevantes referentes nacionales a José María Heredia y Heredia, Alejo Carpentier, Eliseo Diego, Guillermo Cabrera Infante y Reynaldo Arenas.

La española Marta Sanz, de la mano de su libro Farándula, se quedó en 2015 con la versión número 33 del premio Herralde de novela.

“El Herralde me permitió la posibilidad de llegar a más lectores y a ser más visible como escritora. Aunque me hizo ser más frágil y susceptible de ser lastimada por estar en el foco de las miradas críticas diversas”, añade.

Advierte que no siempre esta clase de logros sirve de mucho. Sanz recuerda que cuando fue finalista del  Premio Nadal  en 2006 con su novela   Susana y los viejos quedó tan entusiasmada, que le dijo a su esposo que iba a dejar la docencia universitaria para dedicarse por completo a la creación. “Fue un error, porque no pasó nada. De allí que la sensación del éxito es algo sospechosa”, resalta.

“El verdadero triunfo es poder publicar tus libros, más allá de vender mucho o poco, o si eres muy aplaudido”, indica por su parte Ricardo Menéndez Salmón, responsable de las obras Niños en el tiempo (2014) y El Sistema (2016), que han cosechado, respectivamente, el premio Las Américas y el Biblioteca Breve.

Por la novela El infinito en la palma de la mano, Gioconda Belli triunfa en el Biblioteca Breve y en el Sor Juana Inés de la Cruz.

Si bien esa doble felicidad le parece increíble, comenta la también poeta nicaragüense que los premios no necesariamente aseguran que tu libro llegará a muchas manos y que será un hit en la lista de los más vendidos en las librerías del mundo.

Luis Leante (España) comparte que le pareció estupendo recibir en 2007 el Alfaguara de Novela por Mira si yo te querré, no tanto por el dinero recibido ni por la publicidad conseguida, ni porque le dio más seguridad como narrador, sino porque esta distinción le permitió conocer una veintena de países del continente americano, lo que le permitió recibir y adquirir una cultura y un conocimiento que bajo otras circunstancias no habría podido experimentar.

VEA Para poder triunfar a plenitud

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código