En la ruta del progreso

Un reporte de la Anam muestra cómo el avance de varias obras en la ciudad capital ha requerido del sacrificio de centenares de árboles.

Cuando llegó 2012, la transitada Avenida Domingo Díaz conservaba aún un tono verde gracias a los árboles a lo largo de la franja de tierra que divide los sentidos de los carriles.

Un par de meses después, en el tramo de esa avenida desde la intersección del puente de San Miguelito con la Avenida Simón Bolívar hasta el hotel Riande Aeropuerto, en Tocumen, solo quedaban las bases de los troncos de lo que antes fueron cientos de árboles.

Es que entre finales de enero y mediados de febrero de 2012 fueron derribados 287 árboles en esa ruta para dar paso a los trabajos de ensanche de la vía, según un cuadro de tala autorizada en proyectos con estudios de impacto ambiental, suministrado por la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam).

Así, centenares de árboles dentro del entorno urbano de Panamá han pagado parte del precio que cobra el progreso.

El cuadro añade que en 2011 se autorizó al Ministerio de Obras Públicas el derribo de 79 árboles de especies variadas y 27 palmeras en las proximidades del viaducto en la Avenida de Los Mártires y de otros 67 árboles y 85 palmas reales en distintos puntos de la urbe, todos para hacer posible la ejecución de las labores del Plan Maestro de Reordenamiento Vial de la ciudad de Panamá.

En tanto, para el proyecto de saneamiento de la bahía se dio la luz verde para talar 288 árboles en los alrededores de Chanis y Costa del Este, mientras que para la construcción del Metro se han tenido que sacrificar hasta el año pasado 409 árboles, la cifra más elevada del reporte.

Se han otorgado otros permisos de tala, pero con cantidades mucho más pequeñas en otros sectores, informa la Anam.

Por el lado del Departamento de Ornato de la Alcaldía de Panamá, los informes de los primeros meses de 2012 solo registran talas de algunos pinos, palmeras, caoba y sauces, entre otras especies.

La Anam confirma que no existen estadísticas precisas sobre la cantidad de árboles que se echan abajo cada año por el crecimiento de la ciudad capital.

¿ALTERNATIVA?

No todos los árboles que se cruzan en el camino de la maquinaria pesada terminan formando parte del inventario del daño colateral de una ciudad en pleno crecimiento.

Hay un antecedente reciente: cuando el equipo de construcción del Metro llegó a la Vía España, un par de árboles cerca de la iglesia del Carmen fue arrancado con sus raíces y sembrado en terrenos del Canal del Panamá.

Pero no se trata de una labor sencilla. Para transplantar un árbol hay que hacer estudios previos y dependiendo del tamaño y de cuántas grúas se necesiten, el servicio puede costar entre 5 mil y más de 20 mil dólares, detalla Lorenzo Hincapié, de Tecno Jardines, una de las empresas en el país que puede mudar de ambiente a un árbol.

Y nada asegura que ese árbol vaya a sobrevivir luego del cambio a su nueva casa, destaca.

Por eso es que, comenta Hincapié, la mayoría opta por la tala cuando se tiene que quitar un tronco y sus ramas del medio, comenta.

EFECTOS

La eliminación de árboles en la ciudad trae consigo una serie de consecuencias.

La más concreta es el cambio que sufre el paisaje urbanístico que ve mermado su armonía y atractivo visual, comenta Alida Spadafora, directora ejecutiva de la Asociación Nacional para la Conservación de la Naturaleza.

Además, los árboles brindan sombra, lo que los convierte en uno de los reguladores del clima; ayudan a mantener una temperatura más agradable en comparación con las zonas en las que no llega la sombra de ni siquiera una rama, señala Rosa Montañez, directora ejecutiva de Fundación Natura.

Al respecto, Alida Spadafora destaca que si no fuera por la proximidad de áreas boscosas, la capital panameña sería una urbe aún más caliente de lo que ya es.

Para hablar de más consecuencias por la ausencia del verdor entre el concreto, Rosa Montañez cita un documento de arborización urbana de la Alcaldía Mayor de Bogotá, Colombia, titulado Importancia de los árboles en el contexto urbano, que destaca que los árboles son tan necesarios para una ciudad que sus beneficios son de “orden ambiental, recreativo, social, económico y paisajístico (...) Se constituyen en uno de sus indicadores de los aspectos vitales y socioculturales”.

El documento detalla que una de las principales bondades de la vegetación entre las calles y edificios es el control de distintos tipos de contaminación al disipar la polución del aire y amortiguar ruidos; además de ser un paliativo para el impacto de los rayos del sol y disipar algunos malos olores.

También aportan al control de la erosión y estabilidad de taludes, prevención de desplazamientos (debido a la profundidad y dimensiones de sus raíces), protección de cuencas y contribuyen a la regulación del ciclo hídrico, fuera de que son de beneficio económico para quienes los tengan en su propiedad al incrementar el valor del terreno.

COMPENSACIÓN

Para evitar sentir los efectos de la tala de árboles urbanos se debe cumplir con la adecuada reforestación.

Joaquín Díaz, de la Anam, indica que, por lo general, las empresas que manejan grandes proyectos cumplen con el compromiso de compensar la vegetación que consumieron.

Por el contrario, apunta Díaz, suelen haber muchos más problemas con proyectos de menor envergadura con estudios de impacto ambiental para que cumplan al 100% con el compromiso.

En caso de que no cumplan, la Anam debe exigir la compensación de árboles o sancionar a los responsables del proyecto, agrega.

Como los proyectos mencionados en el cuadro de tala autorizada en la urbe son recientes, la reforestación debe empezar este año, destaca Díaz.

De acuerdo con el cuadro, por los 287 árboles cortados en la Avenida Domingo Díaz se deben sembrar otros 2 mil 870, mientras que por los 409 de los trabajos del Metro hay que compensar con mil 396. En tanto, por los árboles y palmeras caídas a causa del Plan Maestro de Reordenamiento Vial se debe reforestar con otros 2 mil 490.

Hay reforestaciones “puras” que se realizan en distintas áreas protegidas cercanas a la zona metropolitana, mientras que la otra alternativa es determinar, una vez concluidas las obras, las áreas verdes que destinen los proyectos y sembrar allí para mejorar el paisaje, relata Díaz.

Spadafora y Montañez destacan la importancia de compensar la pérdida de árboles en zonas cercanas en las que se registró la tala, siempre que sea posible.

El control de árboles plantados en la capital llevado por el Departamento de Ornato de la Alcaldía de Panamá muestra que, en lo que va del año, se han sembrado mil 250 árboles en el parque Andrés Bello, el parque Summit y el centro de convenciones Atlapa, entre otros.

El documento detalla que las plantaciones se dieron en el marco de alguna actividad en pro del ambiente, como el Festi Harpía, Feria Ambiental Reciclón, Feria por la Salud del Planeta y por la conmemoración del Día Mundial de la Tierra.

PARA TENER EN CUENTA

Festejo

Junio fue declarado como el Mes del Árbol y el 5 de junio de cada año como el Día Mundial del Medio Ambiente.

Para sembrar

Dentro de la ciudad se pueden plantar árboles en parques municipales, orillas de ríos y quebradas y en áreas protegidas, luego de tramitar el permiso con la Alcaldía (si es en zona municipal) o con la Anam.

Norma

El artículo 3 del decreto 310 que dicta medidas de protección para árboles longevos está en proceso de modificación por motivos de seguridad, debido a que los árboles veteranos pueden representar un riesgo de daños a la propiedad privada o a las personas.

Multa

La tala ilegal, anillamiento, envenenamiento o destrucción de árboles implicará una multa de 25 dólares por metro cúbico.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Rescatistas panameños se encuentran en México, con el objetivo de reforzar las labores de rescate y asistencia humanitaria.
Cortesía/Sinaproc

TRAS SISMO DE 7.1 GRADOS Panamá lidera uno de los equipos de rescate en México

Panamá lidera este jueves 21 de septiembre de 2017 uno de los grupos que –con el uso de equipo liviano– se encuentra apoyando las labores de búsqueda y rescate bajo los escombros de los edificios que colapsaron en la ciudad de México, tras el potente sismo de 7.1 grados ocurrido esta semana.

Así lo dio a conocer el director general del Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc), José Donderis, quien detalló el apoyo que está brindando el grupo de socorristas panameños, conformado por 35 especialistas.

El equipo de rescatistas panameños participó este miércoles 20 de septiembre en tareas de rescate en estructura colapsadas en el área de Linda Vista, en la ciudad de México. Allí se localizaron tres cuerpos y este jueves acaban de ser reasignados a dos sectores más, contó Donderis.

 


"Esperamos localizar a personas con vida en las próximas 48 horas, ya las tareas de rescate en superficie terminaron", agregó el funcionario.

Donderis dijo también que se prepara a un segundo equipo USAR (Urban Search And Rescue) Panamá, que fue asignado al área entre las calles de Quéretaro y Medellín. Este equipo va a trabajar en conjunto con los bomberos del estado de Tijuana, detalló el jefe del Sinaproc.

Más de 50 sobrevivientes han sido rescatados de varios sitios de desastre en ciudad de México, desde que el sismo de magnitud 7.1 sacudió la tarde del martes el centro del país, dejando hasta ahora al menos 245 muertos y mil 900 heridos.



Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código