Una segunda oportunidad

La reforestación es una inversión de largo plazo, cuyo mantenimiento requiere de planificación y cuidado de al menos cinco años.
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_20141203O6nTC2.jpg /deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_20141203O6nTC2.jpg
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_20141203O6nTC2.jpg

Los meses de lluvia son propicios para la siembra.

La tierra húmeda y las precipitaciones prolongadas funcionan como sustento del nuevo plantón, aunque se requiere de mayores esfuerzos para que el arbusto sobreviva.

“Reforestar involucra varios años de mantenimiento”, coinciden Félix Magallón, de la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam), y Jenny Echeverría, de la Asociación Nacional para la Conservación de la Naturaleza (Ancon), quienes opinan que la reforestación puede resultar una práctica efectiva si se realiza de forma planificada, tomando en cuenta las características esenciales de la zona destinada para el cultivo.

En los últimos años, la reforestación se ha convertido en una actividad complementaria a los programas de responsabilidad social y empresarial y como apéndice educativo en colegios particulares y oficiales del país.

Esta actividad se encuentra reglamentada por la Ley N° 24 de 1992, que estableció los primeros incentivos y sobre en torno a esta práctica en el territorio istmeño, y que luego fue modificada por la Ley N° 6 de 2005.

Anam, en su Compendio estadístico anual, informa que en 2013 se reforestó un total de 1,066.12 hectáreas con plantones nativos de tipo maderables como el caoba, guásimo, roble y cedro, por ejemplo.

Plantar en la ciudad

Magallón explica que en la ciudad capital, el Municipio capitalino cuenta con una dirección de ornato, encargado de indicar en qué puntos se puede cultivar.

En algunos espacios cercanos al sector metropolitano, como el Parque Nacional Camino de Cruces o el Parque Nacional Soberanía, “se pueden efectuar actividades de reforestación, en coordinación previa con los directores de cada parque y con la administración regional de Panamá metro de Anam, cuya oficina está ubicada en el corregimiento de Curundú”, añade Magallón, técnico del departamento de desarrollo y manejo forestal técnico de Anam.

Las personas naturales o grupos comunitarios interesados en cultivar plantones, igualmente deben dirigirse a las autoridades mencionadas, agrega.

La directora de educación ambiental de Ancón, por su parte, realiza actividades de cultivo como parte del programa “Reduce la huella de carbono”, que se inició en 2008 y que hoy realiza el Parque Nacional Camino de Cruces.

Reforestar las áreas degradadas, disminuir la paja canalera y proteger los recursos hídricos figuran como los objetivos primordiales que abanderan esta iniciativa.

Cómo sembrar

Para la Anam, junio es el mes dedicado a los recursos naturales y el medio ambiente, razón que aprovechan para realizar jornadas de reforestación con las escuelas.

Sin embargo, el tiempo propicio para la siembra es una vez que se inicia la estación lluviosa, entre junio y octubre, según Echeverría, quien agrega que con ello se garantiza que la planta no quede propensa a la sequía.

De acuerdo con el técnico de Anam, las plantas, sean frutales, maderables u ornamentales, deberán escogerse según la zona donde se vaya a cultivar.

“Algunas especies frutales podrían proveer alimentación a la fauna de la zona si se siembra en una reserva natural, mientras que en un sitio con connotaciones recreativas podrían beneficiarse, ya sea maderables u ornamentales”, dice.

Según Magallón, la teca es de los árboles más resistentes, “pues en dos años tendrá de 2 a 3 metros de altura y comenzará a cerrar sus copas”, añade.

Las especies nativas como el roble, caoba o cedro espino suelen crecer de forma más pausada y su cuidado debe ser más frecuente con dos rutinas de mantenimiento por año, sesiones de abono y un plan de cuidado de al menos 5 años, explica Magallón.

Según Echeverría, en las jornadas de reforestación de Ancon se plantan cerca de 300 plantas en un terreno de una hectárea.

El cuido periódico de cada plantón dependerá mucho de las empresas o grupos participantes, que se comprometen a proveer a sus cultivos por un espacio mínimo de cinco años.

Para Echeverría, la reforestación es una práctica que debe ser vista como una inversión planificada con reversiones importantes a la largo plazo, pues la preparación del terreno, la elección de los plantones y su cuido posterior podrían oscilar en los 10 mil dólares.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código