Esos tics infantiles

Los movimientos o sonidos repentinos y repetitivos, ajenos a la voluntad y control de la persona, son más frecuentes de lo que se cree en los niños.

Sacudir o ladear la cabeza, morderse las uñas o los labios, taparse la boca con la mano, tocarse el pelo a cada instante, fruncir el ceño, estirar el cuello, carraspear, tragar saliva, arrancarse pelitos de las cejas, guiñar o cerrar los ojos...

El repertorio de tics, esas contracciones involuntarias que involucran a un determinado grupos de músculos, es tan amplio como grande la preocupación de los padres, cuando observan que su hijo o hija ha adoptado la ´desagradable costumbre´ de realizar estos movimientos de forma repetitiva y, a menudo, espasmódica.

Los tics no son un desorden poco frecuente entre la población infantil, ya que hasta uno de cada seis niños, el 16.86%, presenta alguno de estos movimientos o sonidos repentinos y repetitivos, según una investigación epidemiológica del Hospital General Yagüe de Burgos (España).

La incidencia de los tics es mayor en los niños que en las niñas, y suelen desaparecer o disminuir con la edad, de acuerdo con los datos del estudio, que ha sido realizado en la población infantil de España, un total de mil 158 escolares, aunque son aplicables a otros países del mundo occidental.

“Los tics son un trastorno muy frecuente. Antes se creía que era un trastorno raro, y como únicamente se estudiaba en pacientes que consultaban por ello, solo se veían tics graves. Ahora se ha visto que la mayoría son trastornos leves, que no tienen repercusión funcional”, ha explicado al servicio digital de información científica SINC la neuróloga Esther Cubo, autora principal de este nuevo trabajo sobre los tics infantiles.

Según la doctora Cubo, “los tics, que son el trastorno del movimiento más común en la población infanto-juvenil, fluctúan y aumentan en un contexto de estrés, como pueden ser problemas en la familia o en la escuela”.

Para la investigadora, “existe todavía mucho desconocimiento, incluso entre el personal médico, porque se cree que para poder diagnosticar a un paciente con tics tiene que tener asociada coprolalia (insultos, palabras malsonantes) y, de hecho, está clasificado como una enfermedad rara”.

Aunque la causa es todavía desconocida, los estudios epidemiológicos señalan que “a medida que van pasando los años, si no desaparecen, los tics disminuyen en cuanto a intensidad y frecuencia”, añade la doctora Cubo.

Según el doctor Emilio Fernández-Álvarez, del Servicio de Neuropediatría del Hospital Sant Joan de Déu (Barcelona, España), “los tics son movimientos estereotipados, involuntarios, inoportunos, no propositivos, absurdos, irresistibles, de los músculos esqueléticos o faringo-laríngeos. Estos últimos son los responsables de la emisión de sonidos o ruidos”.

Según el doctor Fernández-Álvarez, autor del libro Entender los tics, los tics son la expresión de un trastorno orgánico, aunque factores emocionales puedan jugar un papel en su expresión. Los tics suelen iniciarse entre los 5 y 10 años: el 99% de los casos, antes de los 15 años, por definición son transitorios y desaparecen espontáneamente antes de un año.

Más noticias de Vivir+

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código