El universo de las palabras

´Maestra Palabra´ ha recorrido Argentina, Colombia, México, EU, España, Bosnia-Herzegovina, Guinea Ecuatorial, Madagascar y Marruecos, entre otros.

Las fechas no son el fuerte de Nicolás Buenaventura, profesional del cuento hablado. Por eso cree que esta es la tercera vez que se presenta en Panamá, aunque no lo sabe a ciencia cierta.

Este oriundo de Cali (Colombia) calcula que “Maestra palabra” se le ocurrió hace siete años, cuando unió textos suyos provenientes de sus obras Cuentos para mujeres (1990), La palabra (1991), A contracuento (1992), La guerra de los cuervos y de los búhos (1993), Los cuentos del Espíritu (1995) y Mitos de creación (1998).

Hace una semana hizo escala en Panamá por unas horas, venía de Colombia rumbo a Costa Rica. En ese lapso conversó de su labor y de sus planes.

¿Cómo nace ´Maestra Palabra´?

–De una circunstancia: en muchos festivales en Occidente no me pueden invitar con los músicos con los que trabajo por presupuesto. Cuando eso ocurre, me invento un recorrido solo.

¿Cómo seleccionas las historias?

–Las elijo la noche de la función, que es cuando siento lo que necesito contar. No tengo una estructura rígida.

¿Qué te llevó a contar historias?

–Vengo de Cali, la capital de la salsa en mi país. Si uno no sabe bailar no consigue novia. Por eso me tocó contar cuentos. Y sí, me funcionó.

¿Alguna otra razón?

–Una tía me contó un secreto, a los 6 ó 7 años y todavía está adentro. Crecí con cuentos e historias.

¿Cómo se aprende?

–El primer oficio es escuchar y se van metiendo las historias. El oído es un órgano que permite que muchas cosas ingresen al alma; es una puerta de entrada y luego esas historias deben salir de alguna manera.

¿Para ser cuentero se necesita de...?

–Uno piensa en articular o hablar correctamente o tener una buena dicción o una voz clara, pero conozco cuenteros con poca voz y poco aliento, pero que son extraordinarios.

¿La palabra es lo esencial?

–Todo comienza con las palabras. No hay dos palabras iguales, entre más palabras tenga uno, mejor es la historia. Contar historias es una relación nueva con las palabras. No se puede pensar lo que no puede nombrar. El cuento es un instrumento de pensamiento porque me hace pensar al escucharlos y contarlos.

¿Hay palabras en desuso?

–Sí. Casi nadie habla de la palabra justicia, piensan que no es prioridad y consideran más importante la palabra seguridad. La palabra viejo y vieja desaparece porque se debe decir adulto mayor o de la tercera edad. No señor, yo quiero ser viejo.

¿Qué es lo que más le gusta?

–La relación con el público es el placer primordial y creo en lo que hago. Los cuentos me los creo de tal manera que cambian mi vida y mi relación con los demás.

¿Hay otro espectáculo entre manos?

–Acabo de terminar Dar a luz, la aventura del pensamiento primera parte, con los cantantes Marta Gómez y Souleymane Mbodj. Se estrenó este año en Barcelona, luego en Madrid, en Canarias y hay funciones hasta 2012. Es un proyecto en tres partes, caminar y morir son las otras.

¿Cómo surge?

–Es la historia de una mujer que no consigue parir porque la criatura está sentada y no se quiere dar vuelta y la partera usa un cuentero. Entre los kunas existe una tradición que cuando una mujer no puede parir se canta una canción que cuenta los orígenes de la comunidad y se le canta al vientre y la criatura se da vuelta.

¿Cada cuento tiene su forma de ser narrado?

–Así mismo es. Cada cuento tiene sus silencios, ritmo, música, olor y sabor. Tienes que encontrar las palabras clave porque cada palabra es un universo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

25 Jun 2017

Primer premio

8 9 8 4

BBAD

Serie: 21 Folio: 4

2o premio

6710

3er premio

5570

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código