Un verano para Matisse

“Cuando supe que todas las mañanas vería esta luz, no podía creer mi suerte. Decidí no marcharme jamás de Niza. Pasé allí casi toda mi vida”, dijo en cierta ocasión Henri Matisse.

Unos nueve años después de la muerte en 1954 de este pionero del fovismo se abrió allí el museo Matisse y para el 50 aniversario de la suntuosa mansión en la parte alta de la ciudad, que alberga una de las colecciones más importantes del artista, Niza celebra “Un été pour Matisse” (Un verano para Matisse) con exposiciones que muestran su legado, su influencia y su universo.

“Matisse. La Musique a l´ouvre” lleva por título la muestra de su museo. De no haber sido pintor, Matisse habría sido músico. Al igual que Ingres, Matisse era un apasionado violinista.

Mientras que “Les années Jazz” en el Palais Lascaris recuerda que Matisse no sentía debilidad solo por la música clásica, sino que mientras pintaba escuchaba radio y el jazz. Y en “Bonjour Monsieur Matisse!”, en el museo de arte moderno MAMAC, se muestra la influencia de Matisse en artistas como Tom Wesselmann, Roy Lichtenstein y Andy Warhol.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código