Un viaje por el mundo de Gehry

Frank Gehry recibió el premio Príncipe de Asturias de las Artes por una obra ´virtuosa e innovadora´ en opinión del jurado.
‘Yo no puedo decidir qué construir. Alguien decide lo que quiere y yo trabajo para ellos’: Frank Gehry (izq.). LA PRENSA/Archivo/EFE. ‘Yo no puedo decidir qué construir. Alguien decide lo que quiere y yo trabajo para ellos’: Frank Gehry (izq.). LA PRENSA/Archivo/EFE.
‘Yo no puedo decidir qué construir. Alguien decide lo que quiere y yo trabajo para ellos’: Frank Gehry (izq.). LA PRENSA/Archivo/EFE.

Frank Owen Gehry (Toronto, Canadá, 1929) ha recibido más de 100 reconocimientos por su labor arquitectónica, entre ellos el renombrado Pritzker en 1989.

Ayer se le sumó otro galardón más cuando en España obtuvo el Príncipe de Asturias de las Artes.

Los expertos destacan su particular estilo de formas semidescompuestas, rectangulares, cúbicas, trapezoidales y cónicas.

Su idea, como dijo en una ocasión, es que un “edificio, una vez terminado, debe ser una obra de arte”.

“Simplemente hay quienes diseñan edificios que no son buenos técnica ni financieramente y los que están en el caso contrario”, explicaba recientemente en Londres.

Gehry, nacionalizado estadounidense desde finales de la década de 1940, ha firmado proyectos en América (incluyendo Panamá), Europa y Asia.

Entre sus obras más emblemáticas están el edificio Nationale-Nederlanden de Praga, el Museo Aeroespacial de California, el Museo Vitra Design de Alemania, el Museo de Arte Frederick Weisman en Minneapolis, el Centro Americano en París, el Museo de Historia de los Judíos Polacos en Varsovia, el Museo Samsung de Arte Moderno de Seúl y la Torre Gehry en la alemana Hannover.

De acuerdo con el arquitecto Reinier Rodríguez, el ingenio de Gehry alcanza altas cuotas con el Museo Gugenheim de Bilbao (1997) y la Ópera Disney de Los Ángeles (2003).

“Ambos proyectos están muy bien concebidos y estéticamente integrados. Algo muy difícil de lograr en un diseño deconstructivista”, explica Rodríguez.

“Destaco su tenacidad y su capacidad de convencer a sus clientes para llevar adelante proyectos tan diferentes a la generalidad”, anota quien conoció a Gehry en Panamá durante un almuerzo cuando este istmeño estudiaba la licenciatura.

Gehry, quien además diseña muebles, joyas y objetos domésticos, trabaja en estos momentos en los diseños del Eisenhower Memorial de Washington, en los del West Campus que Facebook edificará en California y en una torre residencial en Berlín.

MATERIALES

El jurado del Príncipe de Asturias de las Artes resaltó que la labor de Frank Gehry se ha caracterizado por un “juego virtuoso con formas complejas, por el uso de materiales poco comunes, como el titanio, y por su innovación tecnológica, que ha tenido repercusión también en otras artes”.

“Si le dan el presupuesto para usar materiales tan sofisticados como el titanio, me parece muy bien que los use, principalmente porque son parte fundamental de su propuesta visual. El uso de la tecnología como recurso de diseño, en su caso, forma parte del proceso natural de concepción de sus obras”, opina Reinier Rodríguez.

Sobre la obra arquitectónica de Gehry, Darién Montañez, coordinador de programa público y exhibiciones del Museo de la Biodiversidad o Biomuseo, destaca “sus formas aparentemente caprichosas y aleatorias, producto de un proceso iterativo y repetitivo, casi evolutivo, adonde se consideran innumerables variaciones desde el punto de vista funcional, constructivo y estético”.

Y este proceso, añade Montañez, “combina las herramientas computacionales más avanzadas, usando sistemas de modelado de información de construcción, con los procesos artesanales más básicos: el dibujo manual y las maquetas volumétricas con cubos de madera”.

PANAMÁ

I. Roberto Eisenmann, Jr. no solo está orgulloso de que Frank Gehry colaborara con Panamá al hacer el diseño del Biomuseo, sino que también está contento con el compromiso que tienen todos los que laboran en este proyecto que será inaugurado hacia finales de 2014.

“Aunque mucha gente no lo sabe, Gehry conoce Panamá muy bien, y ese entendimiento de nuestras condiciones climáticas y culturales están evidenciado en la arquitectura del Biomuseo”, indica Darién Montañez.

Pilar Arosemena de Alemán, presidenta de la Fundación Amador, opina que “debemos sentirnos orgullosos de tener una obra de un creador de su talla, hecha y pensada especialmente para nuestro país. Con la inauguración del Biomuseo, todos los panameños podrán experimentar personalmente el aporte que este artista le deja al mundo”.

“Es muy positivo que el mundo esté mirando a Gehry hoy, porque beneficia al Biomuseo como institución, pero también beneficia a Panamá como país, por ser su único edificio en Latinoamérica. Pero lo más importante es cómo se beneficia el público panameño, que ya puede interactuar con una obra arquitectónica de calidad mundial visitándola”, resalta Darién Montañez.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código