Cuota de sacrificio

17 DE DICIEMBRE

El 20 de diciembre de 1990 publiqué un artículo, en un diario de la localidad, titulado: Testimonio a un año de la invasión—los sucesos de El Chorrillo, y replicamos hoy para que las próximas generaciones no olviden este doloroso episodio:

La pesadilla era interminable, dos horas de bombardeo continuo, balacera de todo calibre, zumbidos de la aviación de guerra, ruidos ensordecedores de grandes tanques de batalla, gritos desgarradores de militares y civiles que caían perforados por el plomo o la explosión de una bomba de un enemigo desconocido.

Por fin después de 120 minutos en espera del momento de mi destino final pude comprobar que tanto mi familia y yo estábamos físicamente bien. Fuimos evacuados hacia la iglesia de Fátima, en calle 26, El Chorrillo. Allí pasamos más de cinco horas; se podía palpar la tensión y el miedo de miles de chorrilleros, la mayoría niños y mujeres, que después de haber visto tantos cadáveres tirados y desgarrados en las calles sentían la angustia de ser los próximos en no ver un nuevo amanecer.

Al aparecer en las primeras claridades del día se inició el fuego en el barrio. Muchos hombres y algunas mujeres abandonaron la iglesia y se dirigieron a sus cuartos para ver qué podían rescatar de sus pertenencias, y otros buscaban la forma de evadir el cerco de los estadounidenses para salir del barrio y dirigirse a otras comunidades más seguras y buscar alojamiento donde un familiar o amigo.

Los que nos quedamos tuvimos que seguir soportando la situación de guerra en el campo de refugiados de Balboa, con la tensión latente porque los gringos decían a los refugiados que esperaban un ataque de los Batallones de la Dignidad (civiles defensores de Noriega).

Fueron varios días de soportar sueño y frío en ese campo de refugiados. Cinco días de interminables filas para comer, para ir al baño y para entrar cuando salías a buscar contacto para donde irte. Hace 25 años de la invasión que se ensañó contra uno de los barrios más pobres de este país, donde vivía gente humilde, pero buena, integrada por afroantillanos, santeños, chiricanos, veragüenses, coclesanos, darienitas y de todos los lugares del interior del país, así como extranjeros, que llegaron a la ciudad capital en busca de mejores oportunidades de vida.

El Chorrillo antes de la invasión era un barrio alegre en el que reinaba el entusiasmo, unos escuchaban música de regué, otros cumbias típicas y tamboritos. En una esquina de la calle te encontrabas con un cuarteto que, con guitarra en mano y unas maracas, interpretaba una alegre guaracha y en la otra calle disfrutabas de las alegres tonadas de la comparsa Los Campesinos preparándose para el Carnaval. La gente disfrutaba estos eventos, que eran parte fundamental de su vida, además de deleitarse con frías cervezas zonians y las sabrosas fritangas y saus, característicos de esta comunidad.

Esa alegría por la vida, ese entusiasmo de una existencia surrealista, esa conformidad con lo poco que se tenía, eran parte de la tradición del barrio que se vino forjando desde su creación en la época de la construcción del Canal. Esto lo acabó la malévola invasión, porque hoy El Chorrillo que se reconstruyó es otro.

Los viejos habitantes no han vuelto a retomar los buenos tiempos del pasado y los jóvenes han heredado lo que sembró la invasión: violencia autodestructiva.

Más noticias de impresa.prensa.com

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

CENTRO DE CONEXIONES AÉREAS DE TOCUMEN China, un reto para el turismo panameño

Aeropuerto Internacional de Tocumen Mitradel ordena arbitraje entre Copa Airlines y sindicato

Los empleados se mantuvieron fuera de sus puestos.
LA PRENSA/Alex E. Hernández

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código