Parlamentando

Aunque sé que nadie me creería, me gustaría mucho poder escribir algo bueno de la Asamblea, para variar. Sin embargo, los honorables diputados me lo hacen simplemente imposible. Esta semana hubo una queja de los diputados de oposición, frente a lo que, dicen, ha sido "un robo" de sus proyectos por parte del presidente, Martín Torrijos y el PRD. Y para justificar su argumento citan dos ejemplos concretos: el decreto ejecutivo que prohíbe fumar en lugares públicos y la ley que redujo el impuesto al combustible. En el primer caso, en la comisión legislativa respectiva, dormía el sueño eterno un proyecto del diputado panameñista Alcibiades Vásquez. Los señores del PRD, haciendo gala de una indiferencia imperdonable, ya que tienen mayoría en todas las comisiones, decidieron desatenderlo. Así, ante la falta de acción de los diputados en este tema, el Ejecutivo les robó el mandado con un decreto. Con respecto a la reducción del impuesto al combustible, el también diputado panameñista José Blandón alega que había presentado un proyecto similar, sin que sus colegas del PRD le dedicaran la más mínima atención, hasta que desde la Presidencia de la República los pusieron a trabajar. Y todavía algunos diputados se preguntan la razón de su mala imagen.Lo cierto es que, aunque los diputados ahora en oposición no demostraron ser mucho mejores antes, ahora los grandes culpables de la inercia de la Asamblea son los señores del PRD. No hay vuelta de hoja. No tienen iniciativa, nada dicen de los importantes temas nacionales que están pendientes y, aunque nuevamente han empezado un "canto a la bandera" con el asunto de la modificación de su reglamento interno para "dizque" reducir sus privilegios, lo cierto es que algo sigue oliendo muy mal por los pasillos, oficinas y el hemiciclo del Palacio Justo Arosemena. Y eso, no lo disimula nadie, aunque se paseen en un Porsche por la ciudad.La pérdida de identidad de los diputados, así como del sentido de su alto ministerio, es tan grave, que ni siquiera se dan cuenta de que, por ejemplo, recibir en el pleno legislativo a una "Miss Panamá" que, elegante ella, pedía colaboraciones para "representar dignamente al país", constituye una falta de orgullo simplemente vergonzoso. Pues eso precisamente sucedió esta semana. Y lo que sería impensable en cualquier país medianamente serio, en Panamá se convirtió en un momento de jolgorio legislativo. Uno se pregunta, ¿será que los señores diputados no se dan cuenta de que cuando una "Miss" decide ir a la Asamblea a pedir "colaboración", significa que los considera como una especie de relacionistas públicos? ¿No se dan cuenta de que su calidad de Órgano del Estado queda reducida casi a la categoría de agencia de publicidad? Es una vergüenza. Y lo peor es que, a juzgar por la cara que ponían frente a la "Miss" y la atención que le prestaron, aún no se han enterado. Y así nos va.

Más noticias de impresa.prensa.com

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

CONTENIDO PATROCINADO Líderes que transforman la sociedad panameña

USMA Panamá
Foto: USMA

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

21 Jul 2019

Primer premio

0 7 6 8

ACCB

Serie: 10 Folio: 13

2o premio

6752

3er premio

8565

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código