Saramago: Nobel, octogenario y pesimista

José Saramago dice que no es nadie para darle consejos a los políticos, pero es consciente de que, entre sus lectores Iberoamericanos, su opinión pesa

En una sociedad donde reinan las apariencias y la hipocresía, seduce a más de uno el hecho de que Saramago diga lo que piensa.

Este año, el premio Nobel de Literatura ha vuelto a encender la hoguera del escándalo con la publicación de su más reciente novela, Ensayo sobre la lucidez (Alfaguara), en la que pone bajo la lupa a los políticos y su cuestionable relación con el pueblo a quien supuestamente representan.

Ensayo sobre la lucidez se desarrolla durante un torneo electoral en un municipio de un país cualquiera de América Latina.

La obra plantea lo que sería del sistema democrático si más del 80% de los ciudadanos decidieran espontáneamente votar en blanco.

Urge el debate

Aunque no propone que la gente salga a votar en blanco la próxima vez que deban ejercer ese derecho, Saramago sí se pregunta cómo reaccionarían los gobernantes ante esta inesperada situación que él ve como una forma de protestar ante una democracia global tan resistente como una burbuja de jabón.

Para el portugués, esta fragilidad se debe a que el sistema democrático está bajo el yugo del poder económico de las multinacionales, de la corrupción gubernamental y de la manipulación de muchos medios de comunicación. Y a que la democracia, hoy día, está “secuestrada y amputada” por fuerzas que no la dejan crecer a plenitud.

Su propuesta: que se inicie el debate y pronto, porque el sistema democrático tal como está hoy no durará por mucho tiempo.

Lo menos malo

Confiesa que ha viajado por medio mundo y que todavía no encuentra un presidente que se mantenga fiel a sus principios hasta el final de su periodo. “Tarde o temprano”, dice, “los vicios del poder lo atrapan a él o a sus colaboradores”.

Por otro lado, reconoce que mejor son las democracias actuales que las dictaduras de derecha o izquierda, civiles o militares de antaño. Y que las elecciones son la única “forma posible de participación y de intervención política de los ciudadanos”, porque permiten “cambiar un gobierno y poner otro, aunque en la mayoría de los casos, los cambios sean solo estéticos”.

También reconoce que los mandatarios no siempre son los villanos de la historia, pues sus acciones están limitadas por un capitalismo salvaje: “Los sistemas económicos son los que tienen el verdadero poder y son los que quitan y ponen presidentes en el continente americano. Estamos en manos de personas que no están interesadas en los seres humanos. Esa es una realidad fácilmente comprobable”.

Tampoco cree Saramago que exista un partido realmente renovador y mucho menos que pueda mantenerse incólume durante todo su periodo de gobierno.

Piensa José Saramago que estamos en medio de una severa crisis de autoridad en lo particular, y de responsabilidad en lo general.

Es el momento de la participación ciudadana, opina el autor de El Evangelio según Jesucristo. Cuando esto ocurra, “no les quedará a los partidos otra salida que cambiar su forma de actuar”.

“Para mí es fácil hacer una crítica contra cualquier tema porque yo no dependo de nadie, sino de mis lectores. El día que mis lectores digan: ‘lo que usted está escribiendo no nos interesa’, entonces sabré que mi tiempo terminó y se acabó. Mientras eso no ocurra seguiré opinando”, ya que “el mundo no me gusta tal como está”.

Cambiar el mundo

Intenta Saramago cambiar ese mundo escribiendo y con su palabra, pero “estoy muy consciente que no cambiaremos el mundo si primero no cambiamos la mentalidad de todos”.

Visto como está el planeta, colmado de guerras e injusticias, se pregunta cómo será el ser humano del mañana. “A lo mejor les parecerá que todo esto de los derechos es una estupidez, pues quizás su mentalidad habrá cambiado. Soy pesimista, pero no soy el único. Umberto Eco ha dicho que dentro de 50 años tendremos un tipo humano nuevo, que tendrá que ver muy poco con nosotros. Yo tengo 82 años, para entonces yo no estaré, pero los jóvenes tendrán mi edad y podrán confirmar o no lo que estoy diciendo”.

(Recientemente se llevó a cabo una rueda de prensa, vía telefónica, que concedió José Saramago a periodistas latinoamericanos con motivo de la publicación Ensayo a la ceguera. Mosaico estuvo presente).

Recuadro:

Saramago esencial

José Saramago nació el 16 de noviembre de 1922, en una aldea portuguesa de Ribetejo, en el seno de una familia de labradores y artesanos.

Por motivos económicos no puede acceder a una educación superior. Ejerce el periodismo, es asesor editorial y corrector de estilo antes de ser escritor tiempo completo.

Su bibliografía novelística se inauguró formalmente con Manual de Pintura y Caligrafía, de 1977, a la que siguieron Alzado del suelo, de 1980; Memorial del Convento, de 1982, y El año de la muerte de Ricardo Reis, en 1984.

Obras suyas como El hombre duplicado, La caverna, Ensayo sobre la ceguera y Ensayo sobre la lucidez han sido escritas íntegramente en su residencia de la isla española de Lanzarote (Canarias).

Ganó en 1995 el premio Camoes, principal galardón de las letras en lengua portuguesa. Tres años más tarde logra su consagración definitiva cuando obtiene el Nobel de Literatura.

En nombre de la Academia Sueca de Letras, el catedrático Kjell Espmark explicó los motivos por los que se le concediera el galardón por primera vez a un escritor en lengua portuguesa.

“La obra de José Saramago está marcada por un escepticismo epistemológico”, dijo Espmark, y agregó: “la ironía, la simpatía y la distancia sin distancia caracterizan su obra”.

Más noticias de impresa.prensa.com

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

22 Abr 2019

Primer premio

2 5 0 9

DCCB

Serie: 4 Folio: 7

2o premio

1518

3er premio

0711

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código