Sueño incompleto

Martín Luther King murió hace 36 años y la población negra de Estados Unidos sigue siendo la más pobre del país

Una hora después de que King fuera divisado en el balcón de ese típico motel gringo, la figura más notoria del movimiento por los derechos civiles era declarado muerto en el St. Joséph Hospital, por heridas de bala.

El New York Times tuvo un titular de ocho columnas el 5 de abril: "Martin Luther King es asesinado en Memphis; un blanco es el sospechoso; Johnson llama a la calma".

Inmediatamente después de los disparos, la población se tiró a las calles a protestar. No faltaron los disturbios. Lyndon B. Johnson, incluso, tuvo que aplazar un viaje a Hawaii.

Primero fue un ministro

Rosa Parks tenía 42 años cuando decidió no ceder su puesto a los pasajeros blancos que lo reclamaban. Estados Unidos todavía tenía leyes racistas vigentes y la separación de puestos en los autobuses, según el color de piel, era una de ellas. Por su "osadía", Parks fue arrestada y encarcelada.

Pero mucho antes de este incidente ocurrido en 1955, el ministro Vernon Johns, de la Dexter Avenue Baptist Church, había comenzado las protestas. Se sentó en la sección de blancos y cuando el conductor le ordenó que se quitara, Johns invitó a los demás pasajeros a unírsele. Y el 2 de marzo de 1955, una chica llamada Claudette Colvin también quiso "violentar" las leyes segregacionistas para el uso del transporte público y fue bajada de otro autobús en Montgomery.

Lo de Parks fue la gota que derramó el vaso. Y King estaba allí, en ese mismo autobús, y el movimiento tomó más fuerza a la par de los provocativos discursos del nuevo ministro de la Dexter Avenue Baptist Church.

El movimiento, que nació en la iglesia bautista que lideraba King, comenzó con el recordado boicot de la comunidad negra a la línea de autobuses de Montgomery que duró un año. Muchos negros caminaban hasta ocho millas diarias o utilizaban los "taxis colectivos" que las iglesias donaban. Aunque Montgomery City Lines resintió económicamente el boicot, no levantaron la medida hasta que la Corte Suprema declaró que las leyes segregacionistas para el uso de autobuses era ilegal.

El gran sueño

Corría 1963. El movimiento por los derechos civiles había organizado una gran marcha en Washington. La televisión decía que eran 25 mil personas, pero cuando King decide encontrarse con los manifestantes -reunidos detrás de la Casa Blanca- se encuentra con 250 mil personas que lo siguen, a ritmo de cánticos gospel, hacia el monumento a Abraham Lincoln. Fue allí donde pronunció, improvisadamente, el discurso conocido como "Yo tengo un sueño". Un año después ganaba el Nobel de la Paz.

Tres meses después de la marcha, John F. Kennedy fue asesinado y su sucesor, Lyndon B. Johnson, consigue la aprobación de la Ley sobre Derechos Civiles en 1964. La nueva ley, sin embargo, no era del todo satisfactoria, porque era ambigua sobre el voto de los negros. La lucha termina el 6 de agosto de 1965, cuando Johnson firma la Ley sobre el Derecho al Voto.

Tres años después King era muerto a balazos.

James Earl Ray fue encontrado culpable de este asesinato y condenado a 99 años de prisión. Hasta su muerte, en 1998, Ray proclamó su inocencia.

¿Culpable? ¿Inocente?

Esperaba a un tal "Raúl" en una casa situada al frente del Motel Lorraine el 4 de abril de 1968, cuando escuchó los disparos que mataban a Martin Luther King.

Esa fue la versión que dio James Earl Ray luego de que fuera condenado a 99 años de prisión al declararse culpable del asesinato del líder del movimiento por los derechos civiles. Lo hizo, diría, para evitar la silla eléctrica.

Pasó toda su vida intentando reabrir el caso para demostrar su inocencia y denunciar la conspiración de la que fue víctima él y King, pero nunca lo logró. En su empeño lo acompañaba la familia de King, que decidió creer en su versión.

James Earl Ray murió el 23 de abril de 1998 a la edad de 70 años, enfermo de una cirrosis en el hígado, luego de intentar infructuosamente que las autoridades le permitieran viajar a otro estado para someterse a una evaluación de un experto en transplantes. También tenía dañados los riñones.

Era uno de nueve hermanos de una familia pobre de Illinois.

Intentó ser parte del Ejército, pero fue expulsado por "inadaptable". Un año después cometería su primer crimen, por el que fue condenado a tres meses de servicio comunitario.

En 1967 se convierte en prófugo de la justicia al escaparse de la prisión estatal de Missouri, en la que cumplía una condena de 20 años por robo a mano armada y, cuando ocurre el asesinato de King, se inicia una de las mayores "cacerías" humanas de la Policía, cuando empieza un operativo para dar con él en más de 100 ciudades de la nación. Fue capturado dos meses después del asesinato en el aeropuerto Heathrow de Londres.

Más noticias de impresa.prensa.com

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

17 Nov 2019

Primer premio

2 0 5 9

BADD

Serie: 16 Folio: 15

2o premio

4777

3er premio

4109

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código