Actitud y resistencia

El día que los hermanos no entrenan no pueden dormir en horas de la noche. Ellos necesitan cansarse para poder relajarse.

La casa de la familia Vergara en Arraiján se ha convertido en un santuario para el deporte. Hay bates, cascos, pelotas, manillas, bicicletas, vestidos de baño y zapatillas especiales.

Los hermanos Kevin (14 años) y Kristel (12) Vergara, son los responsables de eso. El hermano más grande de casa practica béisbol, natación y triatlón, mientras que su hermana se dedica a la natación y al triatlón.

Papá y mamá ya perdieron la cuenta de cuántas medallas, trofeos y demás reconocimientos han recibido sus hijos, quienes son estudiantes del Instituto Justo Arosemena (IJA) y hoy son las Estrellitas Deportivas de la Semana de La Prensa.

Para Kevin, quien practica el béisbol desde los tres años de edad, esa es la única manera de desestresarse, mientras que el triatlón lo practica para correr.

Por su parte, su hermana Kristel comenzó a nadar desde los cinco años y según su padre, Rómulo Vergara, fue para darle mayor confianza en todo lo que hacía.

Para los hermanos, que en ocasiones han tenido que dejar de asistir a competencias para dedicarse a la escuela, el deporte es lo mejor que les ha pasado. “Del béisbol me gusta correr y lanzar”, comentó Kevin, mientras que para Kristel, entre más practica triatlón, más se motiva a seguir haciéndolo.

Kevin, quien entrena en el Yuyín Luzcando en Betania, juega como jardinero central, segunda base y lanzador, siendo esa posición la que más le gusta.

La pequeña Kristel admite que para ella lo más difícil es el ciclismo, “me canso demasiado, pero siempre doy un esfuerzo extra”.

A pesar de que los hermanos Vergara comenzaron a practicar deporte desde temprana edad, aún sienten algo de nervios a la hora de encarar un nuevo reto.

Por la mente de Kevin siempre pasa la frase: “es un juego, hay que divertirse, disfrutarlo y no pensar que voy a cometer errores”. “No me debo mortificar por eso, porque es como un juego que lleva a las personas a mejores caminos”.

Sabiendo que la mente les puede jugar en contra, ellos tienen muy claro cuáles son los puntos en los que deben apretar. “Lo más difícil es mental. Mantenerse positivo y no pensar en otras cosas”, dijo Kevin.

“Concentrarme en un solo objetivo. A veces hay distancias larga y uno se desconcentra por los nervios”, reconoció Kristel.

Esa dedicación y lucha por superarse a sí mismos los ha llevado a destacar en muchos eventos. El torneo que más recuerda Kevin fue el campeonato nacional en Bocas del Toro, mientras que para Kristel fue el Codicader en El Salvador.

El atleta que más admira Kevin es al chorrerano Mariano Rivera. “A pesar de salir de lugares difíciles, se ha mantenido como uno de los mejores lanzadores del mundo”. Por su lado, Kristel se inclina más por la dedicación que ha demostrado Michael Phelps.

Los atletas están conscientes de que en la vida siempre hay que tener una buena educación y complementarla con el deporte.

“Cuando sea grande me gustaría ser atleta olímpico”, dijo muy seguro Kevin, mientras que Kristel, quiere combinar la medicina con el deporte.

PAPÁS

Para Marlene y Rómulo la rutina de sus hijos cuando tienen competencia ya no es un problema. “A ellos hay que obligarlos a desayunar, ellos se comen el mundo, pero después del evento. Eso es una pelea eterna”, aportó el papá.

“Si los obligamos comienzan a sentirme mal del estómago, van al baño, ya hemos aprendido a darles cosas ligeras”, sentenció Rómulo.

“Nos levantamos a las 5:00 a.m., porque los eventos comienzan siempre a las 7:00 a.m. y como vivimos en Arraijan, nos toma tiempo”, indicó Marlene.

“Kevin era muy inquieto cuando estaba chiquito, se la pasaba barriéndose en la sala del apartamento donde vivíamos. Nosotros no pusimos muebles en el apartamento porque él se la pasaba barriéndose en las bases como en el béisbol y no le íbamos a quitar su espacio”, recordó sonreída la madre.

Una de las cosas que más recuerdan los padres es que ellos tenían muebles inflables que los recogían en una esquina y le daban espacio a Kevin para jugar.

La llegada de Kevin a la natación y al triatlón se dio de manera muy jocosa. “Empezó a nadar y el entrenador luego lo invitó a un acuatlón, no entendíamos el evento y nunca nos enteramos que él había ganado una medalla, hasta que regresamos al año siguiente a la misma competencia. Fue entonces cuando él se entusiasmo en noviembre de 2007 y comenzó a practicar triatlón”, aportó el papá.

El entrenador de triatlón de los hermanos Vergara es Yelena Antanópulos en el club Tritones de Panamá.

A pesar de que Kevin y Kristel tienen la agenda ocupada, tienen unas mascotas, ´Colocio´, un periloro (más grande que un perico y más pequeño que un loro) y una gata llamada ´Lucy´.

Para los papás de Kevin y Kristel, no hay palabra más que orgullo, cuando tienen que hablar sobre sus hijos.

“Sumamente complacido con la suerte que me ha tocado y esperando que sigan igual”, indicó Rómulo, orgulloso como todo padre.

En cuanto a la decisión que tomen sus hijos para el futuro, el padre indicó que eso “será de ellos y a nosotros solo nos toca apoyarlos”.

Para mamá, la sensación es la misma, orgullosa de sus hijos y del esfuerzo que realizan para estar bien en la escuela y en los deportes.

A los Vergara, el deporte, más que una distracción, se ha convertido en un lazo que los une día con día.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código