Amor por la velocidad

Luis tiene dos hermanos, Karla Daniella (13 años) y Juan Felipe (10 años), que lo apoyan en todos los pasos que da en el mundo del ´karting´.

Tiene 11 años y ya es el piloto oficial del equipo italiano Emilia Kart (60cc), donde milita desde 2010, después de ser visto por un coach, mientras participaba en una prueba en Costa Rica, gracias al equipo ha recorrido muchos países de Europa.

¿De quién hablamos?, pues de Luis Ángel Ramírez Cedeño, actual campeón nacional de karting en la categoría 60cc y uno de los mejores prospectos del karting en Centroamérica, razón por la cual fue escogido como la Estrellita Deporitva de la semana de La Prensa.

Su carácter es fuerte, inocente y muy serio, pero eso no le impide disfrutar de los placeres de la vida: subirse a uno de sus carros y manejar a toda velocidad, mucho más ahora que está recién debutado en la categoría 125cc, que es para niños de 13 a 17 años.

La afición de Luchito como le dicen sus amigos, por el karting y la velocidad, se lleva en la sangre. “Desde que él tenía meses de nacido, su padre le llevaba los carros a los estacionamientos de la casa y los aceleraba para que los escuchara y se fuera familiarizando, pero Luchito se asustaba y se ponía a llorar”, recordó Karla Mara de Ramírez, madre del piloto.

El temor que sentía el papá de Luchito, Luis Ramírez, de que a su hijo no le gustara el deporte que él practicaba y le robaba la calma, poco a poco fue desapareciendo.

“Desde los cuatro años empezó a pedir que lo montáramos en un carro a correr”, recordó la madre, quien confesó que después llegó un viaje a Holanda, donde fue el debut de Luchito en el karting.

“Íbamos todos los fines de semana a los centros de entrenamientos para ver si le llegaban los pies a los pedales; le poníamos cojines en el respaldar del asiento para darle más empuje”, dijo entre risas la madre.

Finalmente, en Utrecht, Holanda, llegó el gran día para Luchito, quien pudo debutar en una escuelita de karting.

Desde ese día hasta la fecha, lo único que no ha cambiado es el amor de Luis por el karting. “Cuando manejo no siento nada, solamente estoy bien concentrado, en mi mente el único pensamiento es ganar”, dijo Luchito, quien es dueño de cuatro karts.

Una de las facilidades que ha tenido Luis al pertenecer al equipo italiano Emilia Kart es que ha podido correr en las mismas pistas de los circuitos de Fórmula Uno (F1).

“Es una experiencia muy grande, esas pistas antes las conocía por la televisión cuando veía las carreras de Fórmula Uno con mi papá, es impresionante estar allí”, reconoció Luchito, quien no oculta que su gran sueño es convertirse en piloto de la F1, en parte gracias a su admiración por Ayrton Senna.

A pesar de su gran amor por la velocidad, Luchito nunca ha dejado de ponerle atención a los estudios y siempre está pendiente si se necesita hacer algo en casa.

Eso lo confirma su tía madrina, Magali de Torrijos. “Luis es un niño muy tranquilo, obediente, dado a ayudar a los demás, siempre apoya a los hermanos, cuando está en casa le gusta jugar playstation, pero igual, todo tiene que ver con carros”.

En el tema de educación, Luchito es estudiante destacado del Panamerican School y algo que agradece toda la familia es que la dirección del colegio nunca les dice que no cuando piden permiso para llevarlo a competencias internacionales.

“He visitado muchos países de Europa como Italia, Francia, Holanda, además he ido a Bélgica, Venezuela, El Salvador y Costa Rica, para competir”, comentó el piloto, quien este año enfrenta el reto de correr con rivales de mayor edad y experiencia en la categoría 125cc en lo que es el karting local.

Según comentó su madre, a Luchito le consiguieron un permiso para saltar de categoría antes de tiempo, pues como ya tenía experiencia, siempre ganaba la división 60cc, donde militó hasta el año pasado.

Para su madre, verlo correr en una categoría más fuerte la llena de alegría y contrario a lo que muchos piensan, no le da miedo. “Si en algún momento me pongo nerviosa antes de la carrera, Luchito llega y me dice, mamá tranquila, que voy a ganar y ver esa actitud, me deja tranquila”, reconoció.

Antes de comenzar una competencia, ya sea en Panamá o en el extranjero, Luis debe colocarse la cruz que le regaló su abuela materna, Carmen Ortega de Cedeño, “sin ella, él cree que no le irá bien”, dijo la madre.

Después de ponerse la cruz, el futuro piloto de Fórmula Uno reza y le pide a su abuelita Carmen que haga lo mismo por él.

Mientras ellas rezan, quien no va a las carreras por que los nervios la matan, es su madrina. “Yo le doy seguimiento por teléfono, no puedo estar allá”.

FUERTE

El gran desarrollo que ha tenido Luis en el karting se debe a que desde 2010 acude en tiempo de vacaciones al Emilia Kart en Italia para estar de lleno con el equipo.

Después que el coach en Costa Rica lo vio y habló con el papá para que lo dejara ir a Italia, la familia se reunió y decidió hacer un esfuerzo económico para darle la oportunidad a Luchito.

Para finales del presente año e inicios de 2013, la escuela de kart pidió la presencia del piloto panameño en sus filas, porque le ven talento innato para el deporte, según su madre.

Mientras todos los planes de competencias internacionales siguen armándose, Luchito participa en competencias locales, saca buenas notas en la escuela y sobre todo, se mantiene entrenando con Celso Chávez en el Rockero Alcázar de Curundú, para tener la suficiente fuerza corporal a la hora de pilotar el kart de la categoría 125cc, que es pesado.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código