Entrenadores cafeteros en el fútbol panameño

Conexión Colombia

Las buenas actuaciones de los entrenadores de Colombia en Panamá se materializaron con la primera clasificación a una Copa del Mundo.

Temas:

Richard Parra, el técnico más ganador en el fútbol panameño. Richard Parra, el técnico más ganador en el fútbol panameño.

Richard Parra, el técnico más ganador en el fútbol panameño. Foto por: Archivo

José‘Cheché’ Hernández José‘Cheché’ Hernández

José‘Cheché’ Hernández

Hernán Darío ‘Bolillo’ Gómez Hernán Darío ‘Bolillo’ Gómez

Hernán Darío ‘Bolillo’ Gómez

Jair Palacios Jair Palacios

Jair Palacios Foto por: Archivo

Sergio Guzmán Sergio Guzmán

Sergio Guzmán Foto por: Archivo

El técnico colombiano Richard Parra ganó con el Chorrillo su séptimo título en el fútbol panameño, y en su palmarés hay otros dos subcampeonatos, lo que lo hace ver como el entrenador extranjero más exitoso en el campeonato criollo.

Sin embargo, viendo el historial en los 30 años de los campeonatos domésticos de primera división, no solo Parra es el entrenador colombiano más exitoso, también aparecen sus compatriotas Sergio Guzmán, Jair Palacios y Gonzalo Soto, por mencionar solo estos cuatro en el plano local, que han dejado su huella en Panamá.

Ni qué decir a nivel de las selecciones, que con José Eugenio Cheché Hernández se prendió la primera vela de esperanza para soñar con estar en una Copa del Mundo, que más adelante la terminó de consumar Hernán Darío Bolillo Gómez.

¿Hay conexión en el fútbol panameño entre los entrenadores colombianos y los jugadores de este país o es mera coincidencia?

Parra responde que no es coincidencia, pero en cierto modo ha ayudado la cercanía de los dos países.

“Hay que recordar que Panamá perteneció a Colombia y eso hace que los panameños tengan algunas costumbres que dejaron los colombianos, entonces, en ese aspecto se siente que estamos tan cerquita, porque cuando a uno le hablan de Panamá uno piensa que está a la vuelta, y eso ha servido mucho para que no solo técnicos sino jugadores, preparadores físicos, hayan visto una oportunidad en el suelo istmeño, y que los panameños hayan tenido una oportunidad en aprender de los colombianos”, explicó Parra.

El técnico colombiano señaló que para nadie era “un secreto que el fútbol colombiano tiene más ventajas que el panameño, que apenas está creciendo, entonces los colombianos que han venido acá han puesto toda esa experiencia que consiguieron en su tierra, ya sea como jugadores o entrenadores. Son personas que han venido a trabajar con pasión y entrega, que han logrado triunfos en este bello país, lo que ha caído muy bien”.

Parra, de 49 años, llegó a Panamá en 2001 y, de inmediato, plantó bandera con el Árabe Unido de Colón, con el que ganó los dos torneos de ese año más el primero de 2002, lo que hasta hoy todavía representa un récord para un entrenador extranjero. Dieciséis años después, el entrenador cafetero continúa vigente.

¿Cómo es hoy el comportamiento del futbolista panameño de cara al campeonato doméstico?

Ahora el fútbol es más metódico, la gran mayoría de los clubes, por no decir todos, han llevado profesionales no solo en la parte de la dirección técnica, sino en la parte física, y eso ha sido muy importante, porque han llegado preparadores físicos muy preparados y eso le ha servido mucho al deportista panameño, que de por sí es un atleta.

Explicó que, en la parte técnica y fundamentación, hay jugadores bien dotados. “Desde 2001 que llegué siempre he encontrado jugadores bien dotados como Ninin Salinas, Puchito Medina, Alfredo Anderson, el mismo Blas Pérez, que teniendo buena talla era un jugador con buena técnica, solo por mencionar algunos. Siempre los ha habido”.

Hoy, subraya el entrenador cafetero, “de pronto hay más oportunidad para los jóvenes, porque los clubes están trabajando con mucho jugador joven, pero el talento no se pierde. De pronto han ganado en dinámica, porque el fútbol panameño es de ida y vuelta, pero también uno viendo esa técnica y esa fundamentación, en un país que de pronto no había tenido buen trabajo de base. Pero desde hace unos años se ha mejorado mucho y se trabaja la técnica individual, y en ese sentido, creo que el futbolista ha mejorado”.

Parra comentó que en el fútbol colombiano tanto al técnico como al hincha colombiano, siempre le han gustado los futbolistas bien dotados. “En Panamá, desde que yo llegué vi que a la hinchada también le gusta ver a ese jugador distinto, por eso la técnica y un jugador bien fundamentado siempre van a ser importantes en cualquier parte de su vivir”.

Por eso, dice, “cuando un jugador panameño va al fútbol colombiano, el día a día se le va haciendo costumbre y se da cuenta de que no está tan atrás, por la manera como algunos clubes han venido trabajando con buenos profesionales, lo que les cuesta menos”.

“En Colombia ganan en profesionalismo, porque el jugador sí tiene que estar entregado a su club un 100%, en su manera de alimentarse, en saber que tiene que ir a un gimnasio para poder desarrollarse, en mejorar la parte física. Entonces, los panameños que han venido a Colombia se dan cuenta de que las sesiones de entrenamientos son casi iguales”.

Parra señaló que hubo técnicos colombianos que llegaron a Panamá y han enseñado que pusieron su granito de arena, aunque reconoció que para los extranjeros que tuvieron antes como Gary Stempel, Miguel Mansilla y él mismo, que plantaron una semilla más lejana, les tocó enseñar cosas desde la parte personal hasta la deportiva, en una época que afirma fue más difícil.

Agrega que después vinieron otros a nivel de selecciones como Cheché Hernández, “que me imagino cambió muchas cosas y aportó mucho, y ahora con lo de Hernán Darío Gómez, que clasificó a Panamá a su primera Copa del Mundo en Rusia.

“Bolillo tuvo a Carlos Bejarano, que fue portero mío en Árabe, lo tuvo en Medellín, lo mismo que a Amílcar Henríquez, entonces él ya conocía lo que tenía el fútbol panameño; además, enfrentó a jugadores como Nelson Barahona”, señaló.

Dice que mientras pudo le habló a algunos técnicos que venían a Panamá sobre lo que era el fútbol panameño para que no llegaran ciegos.

PARRA Y CHORRILLO

Sobre su último logro con el Chorrillo, del que dijo no sabe si continúa, indicó que “nadie esperaba que Chorrillo llegara a la final y la ganara, pero para mí es orgullo porque los muchachos en el día a día, durante las sesiones de entrenamiento, entendieron lo que se les decía, ellos sabían que esto del fútbol tiene que ser un buen trabajo físico y buen trabajo mental, se la creyeron y tengo que ser un agradecido con ese grupo que tuve, desde el cuerpo técnico y la parte dirigencial que creyó en mí”.

No sabe si continúa para el próximo torneo. “Yo hablé con un directivo, no llegamos a un acuerdo, quedamos en que en unos días hablábamos, pero tengo que ser un agradecido del Chorrillo”.

Dice que conocer al jugador panameño ha sido una ventaja y un plus, “pero no solo conocerlo, sino estar cerca de ellos, saber qué necesita y cómo lo puede tratar”.

Asegura que hoy el técnico que llegue a Panamá tendrá una autopista.

“A nosotros nos tocó una trocha, abrir un campo, ya ahora esto es una autopista en todos los sentidos, en el campo dirigencial, la parte física, futbolística, ahora se le hace mucho más fácil al técnico que venga a trabajar a Panamá”.

Subrayó que “estoy muy agradecimiento con la gente, muchos saben que yo soy un panameño más, que a la institución que vaya me entrego al 100%, que quiero a Panamá”.

Del hecho de que algunos lo quieran para una selección juvenil, dice que “muchos deben sentirse identificados conmigo, pero eso ya pasa por la parte dirigencial”.

De la final, recordó que una noche antes “hablé con los muchachos del partido, de los detalles tácticos y técnicos que íbamos a hacer. Y un rato hablamos de la parte personal de cada uno. A mí me llegó al corazón y sé que el día del juego ellos entraron a la cancha pensando en todo eso, yo quedé impactado con la actitud, te lo juro que yo en mucho tiempo no había visto un equipo con una actitud en una final, tanto en el primer tiempo, el descanso como en el segundo. Ellos entendieron lo de las palabras actitud y aptitud, y lograron lo que quisieron”.

TÉCNICOS COLOMBIANOS

Richard Parra: ganó siete torneos, seis con Árabe Unido y uno con Chorrillo, dos veces fue subcampeón. Cuartos de final en la Concachampions:

Sergio Guzmán: Seis torneos con Árabe Unido, todos semifinalistas. Cinco veces finalistas, tres campeonatos y dos subcampeonatos; además de cuartos de final en la Concachampions.

Jair Palacios: Un título con Árabe Unido, un título con Plaza Amador. Una ronda regular invicta con los placinos, dos subcampeonatos.

Gonzalo Soto: Dos títulos con Tauro en 2003 y dos subcampeonatos.

Carlos Collazo: Dos títulos con el Plaza Amador.

Sergio Angulo: Un campeonato con Tauro.

Saúl Suárez: dos subcampeonatos con La Previsora y otro con Árabe Unido.

Juan Pablo Lopera: Subcampeón con Río Abajo.

Virgilio Rodríguez: Subcampeón con Veragüense.

Mauricio Álvarez: Subcampeón con Plaza Amador.

Winston Cifuentes: Subcampeón con Árabe Unido.

Cheché Hernández: subcampeón con Panamá en la Copa Oro 2005 y primera hexagonal final.

Hernán Dario Gómez: Tercer lugar en la Copa Oro 2015 y primer entrenador en clasificar a Panamá a una Copa del Mundo en Rusia 2018.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

19 Sep 2018

Primer premio

7 4 7 2

CBBA

Serie: 5 Folio: 5

2o premio

8555

3er premio

0439

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código