Fuerte y al medio

Despertemos, que ya Rusia pasó

Temas:

Disfrutar y aprender. Fueron las dos palabras que más escuchamos durante todo el Mundial.

Y Panamá disfrutó y aprendió muchísimo.

Lástima que ya se acaba la Copa del Mundo.

Todavía recuerdo el mes de noviembre cuando la selección nacional viajaba a Europa para jugar sus primeros partidos amistosos pensando en su aventura, meses después, por Rusia.

Recuerdo la despedida en el estadio Rommel Fernández frente a Irlanda del Norte y la aparición de un Cocobolo Rodríguez, que para sorpresa de todos, semanas después, iba ser titular en los tres partidos de Panamá en el Mundial.

El himno, el gol de Felipe Baloy, la canción Patria, la despedida de los cinco históricos, todos momentos que quedarán siempre grabados en la historia de Panamá.

Momentos que incluyen los rostros de felicidad y orgullo que vi de los aficionados panameños, que vivían su sueño, al poder caminar por toda Rusia con la camiseta de su selección, con su bandera, como uno de los 32 equipos participantes del Mundial.

Fueron sentimientos que pasaron de generación en generación, con adultos mayores llorando por no compartir el momento con amigos de toda la vida, pasando por el sentimiento de satisfacción de los más acérrimos aficionados que tantas veces salieron cabizbajos del Rommel, ahora disfrutando un momento que nunca pensaron que iba a llegar.

Todo eso y más fue Rusia.

Pero así como tanto se esperó este momento, así de rápido pasó.

No podemos olvidar darle las gracias a los jugadores y al cuerpo técnico, sin duda los responsables de haber podido dar este salto de calidad. Para ellos el agradecimiento eterno.

Y, ¿cómo decirles gracias?

Planeando desde ya Catar, mejorando la liga, sembrando más y ayudando a las bases.

Utilizando todo ese aprendizaje, usando todas esas experiencias, aprovechando todo ese contacto con las demás federaciones mundialistas y poniéndolas en práctica en Panamá.

No esperando a ver qué deja las elecciones de la federación para después tomar la decisión del rumbo a tomar.

No quedándonos con el que se perdió ante dos semifinalistas, sino haciendo una verdadera autocrítica de todo lo malo que se hizo allá.

Me quedo con la frase del Gavilán Gómez, minutos después del último partido ante Túnez, cuando mencionó las nuevas exigencias y responsabilidades para todos en el futuro.

“Espero que los muchachos que quedan hayan aprendido qué es un Mundial. Ellos tendrán la oportunidad de ponernos a vibrar con otro Mundial, pero ya no a participar sino a competir”.

Y eso va para todos.

Gracias, Rusia. Ahora, despertemos del sueño, que Catar ya está aquí.

El autor es periodista

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

15 Ago 2018

Primer premio

2 4 0 9

DCAD

Serie: 5 Folio: 8

2o premio

3610

3er premio

1029

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código