MEMORIAS DE UN CAMPEÓN

J.J. Julio, 11 años después del título

El exdefensor no solo fue parte del único trofeo de Panamá Viejo FC, sino que también defendió los colores de la selección por alrededor de 10 años.

El 4 de febrero de 2001, el Panamá Viejo FC se coronó por primera vez en la entonces Anaprof, hoy Liga Panameña de Fútbol (LPF).

En aquel momento, los también conocidos como “los cangrejeros” se convirtieron en apenas el segundo equipo, junto al Eurokickers, en debutar en la lista de campeones, poblada por Plaza Amador, Tauro, San Francisco y Árabe Unido.

Los dirigidos por Gary Stempel se consagraron con un equipo plagado de jugadores del barrio de Panamá Viejo y de jóvenes futbolistas que luego se convertirían en iconos del balompié nacional.

Óscar McFarlane, Gary Ramos, Rodney Ramos, Juan de Dios Pérez, Anel Canales, Ricardo Phillips y Blas Pérez fueron solo algunos de los jugadores que conquistaron el trofeo.

La cinta de capitanía de este onceno le pertenecía al panamaviejero Juan Jesús Julio, conocido como J.J., quien a sus 49 años, todavía recuerda con claridad aquel momento.

“El partido contra el Tauro fue muy disputado. Los de Pedregal siempre fueron un equipo de bastante lucha y con muy buenos jugadores, pero nosotros veníamos con el hambre de ganar nuestro primer título”, cuenta Julio, quien tiene 25 años de ser contador en la Lotería Nacional y seis de manejar taxi. “Lo que habíamos hecho en la ronda regular nos había indicado que podíamos llegar a la final y que podíamos ser campeones”, añade el exdefensor, quien expresó que contaron con un gran apoyo de la comunidad, la que salió a las calles a celebrar aquel título.

SOBREVIVIENDO EN EL FÚTBOL

El crecimiento de Julio como jugador fue casi que a la par que el propio fútbol panameño.

“Cuando yo comencé, no había clubes, no había nada”, señaló. “Yo empecé jugando en la liga barrial de Panamá Viejo, hasta los 18 años, que unos amigos me llevaron al Unión Española. Allí jugué por cuatro años, hasta que desaparecieron y me quedé un año sin jugar. Luego me fui al Tauro en 1985, que estaba en la Liga Nacional de Ascenso (LNA). Estuve allí menos de un año, y después pasé al equipo Unión de San Miguelito en la liga JVC, en el que jugué con Rubén Guevara. En 1988 empezó la Anaprof, y yo comencé con el Deportivo Perú hasta que Panamá Viejo sacó un equipo y me fui a jugar con ellos”.

En aquel momento, “los cangrejeros” disputaban la LNA, en la que lograron una buena temporada y subieron a la primera división. “Me quedé con ellos hasta 2002, cuando el club desapareció”.

Sin embargo, durante todo el tiempo en que militó en los clubes panameños, Julio, como la mayoría de los otros futbolistas en Panamá, debió organizarse entre sus entrenamientos y otro trabajo. “Cuando empecé, lo que uno conseguía era a través de la federación, que era muy poco. Cuando empezó Anaprof, un jugador podía cobrar alrededor de 300 dólares al mes”.

Entonces, según cuenta Julio, los jugadores que aspiraban a poder sobrevivir de su salario en el fútbol esperaban ofertas del exterior. “Cuando empecé en la primera división, un amigo intento llevarme a España, pero el club al que me quería llevar desapareció. Luego, en el 86, me quisieron llevar para El Salvador, pero decidí quedarme con mi trabajo en la Lotería Nacional”.

Además, a pesar del claro incremento de salario en la LPF, Julio señala que el apoyo de la fanaticada ha ido en disminución. “Me acuerdo que por un Tauro contra Plaza, iban 4 mil o 5 mil personas. Ahora cualquier equipo juega contra un grande, y de a milagro son más de 100. Antes también se daban buenos premios, y no por patrocinadores, sino con el apoyo del público”, agregó, haciendo referencia a un automóvil que ganó Ricardo Phillips al ser escogido como el Jugador Más Valioso en 2001.

REPRESENTACIÓN NACIONAL

Además de su trayectoria en varios clubes locales, Julio también militó por 10 años con la selección nacional. “Compartí vestuarios con Jorge Méndez, (Ricardo) Halcón Buitrago, (Rubén) Tátara Guevara, (Alfredo) Poyatos, los gemelos (Julio y Jorge Dely Valdés) y Armando (Dely Valdés)”.

“Cuando empecé a jugar nunca pensé que podía estar en la selección. Vestir la camiseta te llena de orgullo, ya que no cualquiera puede llegar”, señaló el exdefensor. “Es una experiencia que solo se vive una vez”.

Según Julio, durante su paso por el combinado nacional, con el que anotó una vez, hubo muchos grandes jugadores, aunque fueron solo algunos los que los impresionaron. “Armando, Víctor Mendieta y Rommel Fernández fueron grandes jugadores de fútbol. Los gemelos también me sorprendían al jugar”.

Sobre los hermanos Dely Valdés, con quienes todavía Julio se topa en la liga de veteranos, el exseleccionado expresó que están haciendo un gran papel al frente de Panamá. “Con la cantidad de jugadores que hay profesionales, Dely Valdés tiene para escoger muchos jugadores. Julio está haciendo un gran trabajo con el equipo, ya que está viendo cuáles jugadores le sirven para ahora y cuáles para el futuro”, dijo. “Definitivamente que tenemos oportunidad de ir al Mundial, pero no será fácil”.

Julio cuenta también que jugar en la selección le significó un aporte económico. “Cuando uno estaba en la selección, después del partido a uno le tocaba 200 ó 300 dólares, dependiendo de la taquilla. En eliminatoria, le tocaba a cada jugador como 2 mil dólares”, finalizó Julio.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código