béisbol

Jaime Barría: ‘En Panamá no saben lo que pasé’

Jaime Barría repasa su temporada en las Grandes Ligas. Fue, sobre todo, un año de crecimiento. Estará en Panamá hasta febrero cuando se reintegre a su equipo.

Temas:

¿Cuándo madura un beisbolista de élite? La respuesta la tiene el panameño Jaime Barría a propósito de su última temporada en la Gran Carpa. ¿Cuándo madura un beisbolista de élite? La respuesta la tiene el panameño Jaime Barría a propósito de su última temporada en la Gran Carpa.
¿Cuándo madura un beisbolista de élite? La respuesta la tiene el panameño Jaime Barría a propósito de su última temporada en la Gran Carpa. Gabriel Rodríguez

El lanzador derecho de los Angelinos de Los Ángeles, Jaime Barría, regresó a Panamá tras una temporada en las Grandes Ligas que él califica de altas y bajas y de la que revela no estar del todo satisfecho.

“En Panamá no saben lo que me pasó en realidad esta temporada”, advierte Barría, quien en su segunda campaña en las Mayores solo ganó 4 juegos, perdió 10 y tuvo una efectividad de 6.42. Una temporada en nada parecida a la de 2018 en la que terminó con un registro de 10–9 y 3.41 de carreras permitidas. Al panameño se lo consideró uno de los mejores lanzadores de su organización.

El serpentinero panameño compartió con niños de la academia de béisbol de Rolando Aroche, un cubano radicado en Panamá desde hace 21 años. Fue él quien le enseñó a Barría los secretos del béisbol.

El ‘59’ en casa

En el terreno de juego ubicado en Brisas de Golf, el panameño número 59 en desempeñarse en la pelota estadounidense reveló detalles de su actuación en este 2019, un año marcado por los 24 cuadrangulares que le conectaron en 82 episodios lanzados, el doble en comparación con 2018 cuando le pegaron 17, en 129 entradas.

“Nadie en Panamá sabe lo que me pasó esta temporada”, reiteró Barría antes de detallar cómo de un día para otro cambió su estatus en la organización de los Angelinos. “Ya le había comunicado a mis padres que me había ganado el puesto y que sería el quinto abridor de los Angelinos en 2019”.

El inicio de la campaña de ‘El Pana’, como le dicen, dio un giro en el último juego de la pretemporada. Una señal inequívoca de su futuro inmediato. “El mánager ya me había dicho que sería el quinto picher de la rotación angelina. Entonces viajé a Los Ángeles: me tocaba lanzarle a los Dodgers”.

El panameño contó que Brad Ausmus lo llevó a su oficina y le comunicó que comenzaría en la Triple A. Fue un trago amargo para Barría que al menos no lo bebió en solitario. “En la reunión estaba José Molina”, un compañero que le ayudó a procesar la noticia. “Fue bastante frustrante, estuve casi tres días sin comer ni hacer nada”.

Comenzó así la temporada de Barría, de 24 años de edad, con el preámbulo de una campaña que califica como frustrante por los roles impuestos y a los que sin embargo, como todo un profesional, supo adaptarse.

Muestra de su capacidad de adaptación son varias de sus presentaciones como abridor. La dirección mandaba primero a la loma a un lanzador de relevo para tirar la primera entrada. Después Barría se hacía cargo del juego. “Quisieron experimentar. No me sentía cómodo, y me fue mal en este rol. Permití más de 20 carreras en pocos innings, y se me disparó el porcentaje de carreras limpias”.

En otras ocasiones acudió a la virtud de los supervivientes de acomodarse según las circunstancias. “Esto cambiaba mi rutina para abrir un partido. La preparación era diferente, con un lanzador adelante mío tenía que ir al bullpen a esperar, y me enfriaba. Eso no pasa si llegas para comenzar el juego. En esta situación no me fue mal”.

Barría mostró otro descontento con las veces que pasó de ser llamado al equipo grande y luego, sin importar su rendimiento, era enviado de regreso a Triple A, sin mencionar el número de partidos. El panameño preguntaba invariablamente el por qué, y la respuesta era invariable: son movimientos que tiene que hacer la organización.

Fueron momentos muy difíciles para el panameño. Su mente se ocupó con esa presión de tener siempre que lanzar bien para hacer números. “De todas formas era bajado a las sucursales de Los Ángeles, hasta donde llegaban los mensajes de aliento para que no me rindiera”.

Al margen de los obstáculos, el grandes ligas panameño fue forjando una “buena” relación con sus compañeros. Menciona especialmente a Albert Pujols, uno de los peloteros que lo orientó en su llegada a la Carpa Grande.

Y habla de Mike Trout, a quien describe como un pelotero humilde al momento de compartir las estrategias para mejorar en el juego, sin importar que es considerado por él y por otros colegas como el mejor jugador del mundo.

Barría nunca estuvo solo. No está de más, lo dice con firmeza, ponderar el apoyo de su familia. “Fue clave” para sortear los sinsabores de su campaña de 19 partidos y en la que dio 27 bases por bolas y ponchó a 75 contrarios.

Sostiene que se siente cómodo en la organización y que otro factor de influencia en su desempeño de este año fue el cambio en la dirección de la novena, que apuntaló una marca de 72–90. Una de sus peores desde 1999.

“En mi primer año el director fue Mike Scioscia, y en este, Brian Ausmus. Pero además cambiaron varias cosas: vino un coach de picheo nuevo al que tuve que adaptarme a su estilo, quería que tirara curvas y me quitó el sinker, un lanzamiento que me ayudó el año pasado”.

“Sí, me hizo falta”, insistió el panameño al referirse a una de sus marcas personales, el sinker. Es un lanzamiento de recta de dos costuras y que se convierte en una especie de cara o sello: se mueve y obliga a los bateadores a golpear la bola hacia el terreno o los lleva a conectar elevados.

Recuerda que le pedían que en la cuenta de dos strikes les tirara arriba a los bateadores, al margen de considerar esto peligroso, ya que el lanzamiento puede quedarse en el centro. “En ese momento quería tirar mi sinker y no podía”.

Estos problemas de ninguna manera le impiden a Barría evaluar la temporada como positiva y de aprendizaje. Salió bien librado como abridor ante equipos como los Dodgers, los Astros y los Atléticos.

Barría se quedará en Panamá hasta febrero del próximo año. Deberá reportarse a los campos de entrenamiento de los Angelinos, ahora bajo la tutela de Joe Maddon.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

20 Nov 2019

Primer premio

4 1 8 9

DDDB

Serie: 8 Folio: 7

2o premio

8025

3er premio

4855

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código