salón de la fama de las grandes ligas

‘SIETE SEMANAS DE AGONÍA’

Sus metas son las de asistir a los entrenamientos de primavera en marzo y al Salón de la Fama en julio próximo.
‘SIETE SEMANAS DE AGONÍA’ ‘SIETE SEMANAS DE AGONÍA’

‘SIETE SEMANAS DE AGONÍA’

‘SIETE SEMANAS DE AGONÍA’ ‘SIETE SEMANAS DE AGONÍA’

‘SIETE SEMANAS DE AGONÍA’

Agradecido a Dios por esta segunda oportunidad de vida, al igual que a los médicos, enfermeras y familiares que lo han atendido durante estos últimos dos meses, el ex grandes ligas panameño Rod Carew espera pacientemente por un trasplante de corazón.

El miembro del Salón de la Fama del béisbol de Grandes Ligas sufrió el pasado 20 de septiembre un infarto masivo, el cual requirió de una cirugía a corazón abierto de unas seis horas, durante la cual se le instaló un dispositivo de asistencia ventricular izquierda (LVAD por sus siglas en inglés) que actúa como un puente hasta que un paciente pueda recibir un trasplante de corazón.

Las revelaciones sobre este percance fueron hechas por Carew a en una nota de la revista Sports Illustrated, publicada ayer lunes.

El INFARTO EN UNA CANCHA DE GOLF

Según el relato, el infarto le sobrevino a Carew el pasado domingo 20 de septiembre, justo 11 días antes de su cumpleaños número 70, mientras jugada golf en forma solitaria en una cancha en San Diego, California, (Estados Unidos).

Luego de realizar su golpe de salida en el hoyo uno, sintió de repente una especie de quemadura en el pecho y sus manos se humedecieron, comentó Carew, quien de inmediato se fue al Club House y se tiró en el piso y le pidió a una de las empleadas que llamara a un paramédico.

“Lo siguiente que vi fue un hombre con un desfibrilador en sus manos. Él estaba gritando, ‘¡Lo estamos perdiendo! No lo podemos perder! Entonces me desmayé”, comentó el siete veces ganador del título de bateo de la Liga Americana.

Añadió que cuando se despertó en la sala de emergencia del hospital Riverside Community, lo único que vio fue más paletas del desfibrilador y más gritos de “¡No lo pierda!” y que cerró los ojos nuevamente sin saber si volvería a despertar.

“Yo estaba muerto, y me trajeron de vuelta a la vida”, afirma Carew entre sollozos poniendo su rostro entre las manos de acuerdo a la nota de Sports Illustrated, bajo la rúbrica de Steve Rushin.

Y aunque los médicos dijeron que Carew fue extraordinariamente afortunado de estar vivo, su corazón había dejado de latir en dos ocasiones distintas.

Hospitales y su nueva vida

Según relata el ex grandes ligas panameño, que a lo largo de sus 19 temporadas llegó a formar parte del exclusivo club de peloteros con 3 mil o más imparables (3 mil 53) fueron siete semanas de agonía durante las cuales estuvo en cinco hospitales.

Por ahora su nuevo estilo de vida está ligado a una especie de chaleco con el controlador de una pequeña computadora que lleva en la cintura y dos paquetes de baterías metidos dentro del chaleco.

Él levanta su camisa para revelar los tubos que van desde la batería al controlador y desde el controlador a través de su abdomen hasta su pecho, donde bombea el LVAD sangre a su corazón, de su ventrículo izquierdo a la aorta.

Por la noche conecta su dispositivo a una extensión, en un tomacorriente de pared y nunca sale de casa sin él y las baterías de repuesto en una bolsa que los Carew han venido a llamar la “miel”.

“Nos dijeron que para no olvidarlo le pusiéramos nombre a la bolsa y que lo tratáramos como a un miembro de la familia”, comenta Rhonda, la esposa de Carew.

“Mi hijo [Devon] y mi esposa han sido mis enfermeras. Devon me limpia y me pone en el inodoro. Él se preocupa por mí, lo mismo que mi esposa”.

Ahora convaleciente en casa de un amigo en los suburbios de San Diego, Carew reflexiona y liga este momento difícil por el que está pasando con el de la hija menor de su primer matrimonio, Michelle, que murió de leucemia mientras esperaba en una lista de trasplante de médula ósea.

“A veces me levanto por la mañana y lloro y me pregunto, ¿por qué yo?”.

“Pero no se puede decir eso. Vuelvo a cuando mi hija menor se estaba muriendo. Nunca le pregunté a mi amigo de arriba [Dios], ¿Por qué yo? Él es el único que tiene las respuestas”.

Recuerda además que esa dura crisis que le representó la pérdida de su hija Michelle a la edad de 18 años, le sucedió cuando él tenía 50.

OTRA OPORTUNIDAD DE VIDA

Cabe destacar que en medio de esta adversidad, Carew lo ha capitalizado como una oportunidad de ayudar a otros y está hablando públicamente con el expreso propósito de inspirar a otros que pueden requerir cirugía LVAD o el trasplante de corazón, e instar a los demás a ser más rigurosos sobre la salud del corazón.

“Lo primero que vino a mi mente”, dice de su improbable supervivencia, “es que tengo que llevarle este mensaje a la gente”

Él ayudará a la Asociación Americana del Corazón a hacer el mismo tipo de promoción que practicaba para aquellos pacientes de leucemia que necesitan trasplantes de médula ósea cuando Michelle murió en 1996. Su historia incrementó el número de donantes de médula ósea del registro nacional de Estados Unidos, salvando incontables vidas.

El béisbol igualmente es parte integral de su recuperación, y Carew se ha establecido como metas asistir a los entrenamientos de primavera en marzo y al fin de semana del Salón de la Fama en julio próximo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Consumo de producción agrícola ¿Qué provincia es el reino del aguacate?

En Panamá, 92 productores cultivan 363 hectáreas de aguacate de las variedades ‘simmonds’, choquete, ‘booth’ y criollo.
Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código