El béisbol es su vida

Edwin Nieto es el orgullo de toda su familia. Ha logrado llevarse cuatro títulos en un solo campeonato y ayudó a Panamá a ir al mundial.

Tenía tres años y medio de edad cuando por primera vez llegó a un cuadro de béisbol, agarró un bate y dio un roletazo al campo corto. Como vio que tiraron la bola a primera base, decidió correr a tercera base para llegar a salvo.

“Eso es lo que dice mi papá, yo no me acuerdo”, dijo entre risas Edwin Nieto Jaén, segunda base y jardinero izquierdo del equipo infantil de Coclé que representará a Panamá y a América Latina en el Mundial de Pequeñas Ligas, en Williamsport, Estados Unidos, en agosto próximo.

Nueve años después de ese momento memorable, la familia Nieto Jaén se viste de gloria cuando su gran campeón y el más pequeño de la familia logra conectar un imparable de oro para que Panamá A (Coclé) venciera 6-5 a Venezuela y clasificar a Panamá a la cita mundialista.

Hoy, Edwin es la Estrellita Deportiva de la semana de La Prensa gracias a su tenacidad, esfuerzo y coraje; fortalezas que además le valieron los títulos de campeón segunda base, campeón bate, campeón anotador y jugador más valioso, además de la ansiada copa del equipo campeón en el Campeonato Latinoamericano infantil que se realizó en Panamá en días pasados.

“Ese momento cuando logramos ganarle a Venezuela, fue una alegría muy grande la que viví, hasta lloré”, recordó el béisbolista, al que le gustaría formar parte del roster de los Mets de Nueva York como campocorto o segunda base, cuando cumpla su meta de llegar a Grandes Ligas.

“Yo admiro a Carlos Lee, él es un ejemplo para todos nosotros los que jugamos béisbol”, comentó el pequeño Edwin, quien reside en Barrio Unido en Aguadulce, Coclé y cursa el séptimo grado del colegio Rodolfo F. Chiari.

El pequeño jugador admite que no sabe de más nada que no sea béisbol, “siempre estoy jugando o practicando, no importa en dónde esté”.

Para sus padres, ver el éxito que ha tenido Edwin jugando béisbol es un sentimiento que los une cada vez más.

“Como papá me siento muy orgulloso de ver los logros que él ha alcanzado y esperamos que siga cosechando triunfos en el béisbol, él se lo merece, es un buen hijo, compañero y hermano”, acotó Edwin Nieto padre.

Para su padre, quien toda la vida se ha movido en el béisbol coclesano, sería algo maravilloso que su hijo sea un gran profesional y que “ojalá Dios lo premie con llegar a las ligas mayores”.

Mientras que para Lineth Jaén, madre del jugador, las emociones de cada juego la hacen tener el corazón a mil por hora.

“Ay, yo estoy feliz, contenta y orgullosa de mi hijo; él es un niño muy responsable, muy serio y solo se dedica al béisbol y a la escuela”.

“Siempre lo estamos apoyando, ahora para Williamsport, la hermana Katherin lo va a apoyar, yo sé que él llegará muy lejos”, dijo Lineth con los ojos dilatados de tanta emoción.

Por su parte, Katherin confesó que Edwin se porta bien cuando está solo, pero que cuando tiene compañía siempre inventa un poquito más de la cuenta, pero nada fuera de lo normal.

“Él es el niño de la casa, nuestro mayor orgullo y nos da mucha felicidad verlo hacer lo que le gusta y que todo le salga bien; además es muy responsable y desde los tres años y medio solo vive para el béisbol”, sentenció Katherin. Mientras su familia comenta cómo es Edwin, él comienza a practicar bateo con su mejor amigo, José Sabino, quien además es su vecino.

“Él es mi mejor amigo y siempre me está ayudando a practicar”, comentó Edwin, mientras vestía la camiseta de Panamá que utilizó en el Latinoamericano.

Entretanto ellos seguían practicando, Edwin padre comienza a recordar que fue en el estadio Rod Carew de Aguadulce donde su hijo realizó el histórico recorrido de home a tercera base, después de pegarle a la pelota.

“Después de allí él entró al equipo Los Padres en las categorías prebimbín y bimbín, luego le cambiaron el nombre al equipo a los Thunders, donde también juega con Edison González, otro de sus grandes amigos”, comentó papá mientras miraba a Edwin jugar con la pelota y el bate.

A pesar de tener 12 años, Edwin es consciente de que las cosas en la vida no son fáciles, ni gratis. “Sé que tengo que meterle ganas a la escuela y al deporte ahora que comenzamos los entrenamientos para Williamsport”.

Aunque es una superestrella en Coclé, Edwin confesó que después de nueve años de experiencia en el terreno, aún siente nervios durante los primeros episodios, pero cada vez que cae un out, se le va quitando.

Mientras llega el momento de viajar a Williamsport, Edwin sigue entrenando con Luis González y definiendo el béisbol en tres palabras: amor, pasión y entrega.

“Yo no tengo preferencia para jugar, me gusta tanto defender como batear, yo soy feliz”, finalizó Edwin.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

periplos alrededor del mundo Corte Suprema, una agencia de viajes

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código